Instituto de Investigaciones Biotecnológicas, Instituto de Nanosistemas, INTECH

Tres institutos se unieron para crear la Escuela de Bio y Nanotecnología

Galería

El Consejo Superior de la UNSAM aprobó la creación de una nueva unidad académica conformada por los institutos de investigación en bio y nanotecnología de la Universidad. La nueva estructura promoverá la sinergia interdisciplinaria en las actividades de formación e investigación, así como el funcionamiento autónomo de los Institutos, con participación de todos los claustros.

Por Alejandro Zamponi. Fotos: Pablo Carrera Oser

 

El Consejo Superior de la UNSAM aprobó por unanimidad la creación de la Escuela de Bio y Nanotecnología (EByN), que integra a tres Institutos de las ramas de las ciencias exactas y naturales ya existentes en la Universidad: el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB), el Instituto Tecnológico Chascomús (INTECH) y el Instituto de Nanosistemas (INS). La propuesta de creación fue aprobada durante el inicio de la IX Reunión Ordinaria, tras escuchar los argumentos de representantes de cada instituto, que fueron acompañados de un detallado documento de 124 páginas (disponible haciendo clic aquí). 

Hablaron Juan Ugalde, decano del IIB; Galo Soler Illia, decano del INS; Natalia de Miguel, vicedirectora del INTECH; y Diego Comerci, investigador del IIB. En sus intervenciones destacaron que la propuesta de creación de la Escuela era el resultado de la reforma del Estatuto de la Universidad de fines de 2019 (ver recuadro) y de la madurez alcanzada por los institutos, que hacían posible una reconfiguración del funcionamiento institucional con el formato de Escuela para promover la democratización y la participación de todos los claustros. También destacaron la oportunidad de impulsar una mayor interdisciplinariedad en las actividades de investigación y formación, así como coincidieron en la vocación por convertir a la EByN en un polo de desarrollo en tecnologías transversales.

 

Juan Ugalde: “La EByN no es un punto de llegada: es un punto de partida”

El primero en hablar fue el decano del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas, Juan Ugalde. “Con la reforma del estatuto de la Universidad en 2019 empezamos a repensarnos y tratar de entender cómo debíamos reconfigurarnos. Hace más de un año llegamos a la conclusión de que teníamos que trabajar en la consolidación y el crecimiento de un proyecto de Ciencia y Tecnología, para que fuera más amplio, más transversal y más poderoso que el que desplegamos hasta aquí, sin perder de vista nuestra filosofía fundante”, introdujo. “Nuestro credo consiste en que la enseñanza de calidad está íntimamente ligada a la creación de conocimientos originales”, dijo.

“Los Institutos tienen una lógica de funcionamiento distinta a la de las Escuelas. Ser Escuela requiere una mayor madurez y nuestros Institutos la han alcanzado. Vamos hacia un mayor co-gobierno, con un Consejo de Escuela, para democratizar la vida institucional dentro de nuestras unidades”, explicó Ugalde.

“El IIB y el INTECH están ampliando sus capacidades al asociarse con el INS. Y esto es muy bueno porque el mundo se ha vuelto más interconectado y más interdisciplinario. La única manera de ampliar nuestros horizontes es ampliando nuestros saberes. Esto es importante para las nuevas generaciones, que queremos formar en esta concepción. Esta nueva Escuela va a servir para dar forma a eso”, apuntó Ugalde.

Luego de agradecer a las comunidades de los tres institutos, Juan Ugalde dedicó unas palabras a su padre, que fue uno de los pioneros de la biotecnología en Argentina: “Rodolfo Ugalde fue el padre fundador del IIB y del INTECH y nos enseñó el sentido del trabajo del día a día, pensando proyectos y estructuras que nos trasciendan. Esta nueva Escuela es en parte el fruto de esa visión y la continúa. No es un punto de llegada, sino uno de partida”, cerró.

 

Galo Soler Illia: “Vamos a crear el ecosistema de la bio-nanotecnología. Es algo que no existe en Argentina”.

“Nuestro trabajo como investigadores del IIB, el INTECH y el INS consiste en programar la materia viva o inanimada, organismos y materiales. Estamos yendo hacia regir la vida de los objetos y organismos que nos rodean”, planteó Soler Illia. Luego aseguró: “Es tremendo lo que estamos por hacer, no tiene límites. Algunos de los conocimientos que desarrollamos ya han sido explotados por la Universidad, pero lo que viene es mucho mejor, con la sinergia entre quienes investigamos en estos tres institutos, pero también con los grupos que hacen ciencia dentro de este Campus. Pero no sólo de investigación, sino también de transmitir nuestro conocimiento”.

“Queremos ser un faro de atracción. Queremos que los alumnos vengan de todos lados a querer aprender bio y nano y ciencias y ser un motor de un área que en Argentina todavía falta desarrollar. Estamos en camino a hacer propuestas innovadoras, que articulen mucho a la Universidad con otras instituciones para poder generar más y mejores recursos humanos, más rápido y con experiencia en el campo. Alumnos que puedan trabajar en investigación, tener espacios donde podamos tener a investigadores, alumnos y profesionales de empresas, trabajando en los mismos lugares, trabajando en nuevos problemas y desarrollando tecnologías críticas. Tenemos una enorme posibilidad y hoy estamos dando un enorme paso en ese sentido”.

“Esto es una alegría para la Universidad. Vamos a tener una Escuela con el nombre de tecnologías transversales muy potentes, como la bio y la nanotecnología. Nadie en Argentina lo tiene, entonces vamos a ser una referencia, un faro”, cerró el decano del INS.

 

Diego Comerci: “El gran desafío es la democratización de nuestros Institutos y el trabajo interdisciplinario en Bio y Nanotecnología”. 

“El desafío es crear esta nueva Escuela sin perder el funcionamiento y la individualidad de los tres institutos que la conforman. Los Institutos van a seguir funcionando, pero se va a agregar una nueva capa de complejidad que nos va a permitir la democratización de nuestros institutos con la participación de todos los claustros en la vida académica, y nos va a permitir también avanzar en la visión estratégica que presentaron Juan y Galo”, aseguró.

“El desafío es desplegar toda esta fuerza para hacerla crecer. En el siglo XXI la nueva revolución que se viene es la bio y la nanotecnología aplicada a la resolución de los problemas ambientales, producción de alimentos y salud. Queremos ser un polo de aglutinación y atracción para desplegar toda esta fuerza”.

 

Natalia de Miguel: “Somos tres institutos fuertes y esta unión va a potenciar nuestras capacidades, por lo cual es un paso muy importante.

Luego de la presentación, lxs consejerxs se manifestaron a favor de la creación de la Escuela. Antes de la votación el rector Carlos Greco dijo: “Desde la conducción de la Universidad apoyamos fervientemente este nuevo y mayor desafío que asumen los tres institutos. Quienes presentaron la propuesta tienen el compromiso de construir a partir del legado de quienes fueron sus fundadores, un proyecto académico-científico-institucional de mayor jerarquía. Es un orgullo y un deber mantener el legado de Rodolfo Ugalde y Carlos Frasch, quienes de la nada crearon esto que es una referencia internacional”. Luego el cuerpo del Consejo Superior aprobó por unanimidad la creación de la EByN.

 

La EByN en números

La nueva Escuela tiene 174 docentes, de los cuales 104 son investigadorxs full time de doble dependencia. A eso se suman 122 becarixs y 71 no docentes, entre lxs cuales hay profesionales médicxs, veterinarixs y bioquímicxs. Este conjunto de personas está organizado en alrededor de 50 grupos muy activos de investigación en los campos de la biología, la biotecnología, la nanotecnología y la química. 

En los últimos 10 años, los institutos IIB, INTECH e INS generaron 350 proyectos nacionales e internacionales que significaron un volumen de mil millones de pesos que ingresaron a la universidad, de los cuales al menos un 40% está transformado en infraestructura y equipos instalados.

Además, el IIB formó 205 doctores en Biología Molecular y Biotecnología y sus graduados están trabajando actualmente en los mejores centros de investigación y empresas biotecnológicas de Argentina y del mundo.

 

 

Contexto

La estructura académica de la UNSAM comenzó un proceso de reconfiguración a partir de la reforma del estatuto en 2019. El primer Instituto en convertirse en Escuela fue el IDAES (clic aquí). Luego fue el turno de los Institutos Tarea-IIPC y de Artes, que se unieron en la Escuela de Arte y Patrimonio (clic aquí). El Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental (3iA), el Instituto de Transporte y el Instituto de Arquitectura y Urbanismo están trabajando en una propuesta para conformar una nueva Escuela.

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nota actualizada el 13 de diciembre de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *