Escuela de Economía y Negocios

Ciencia y desarrollo sostenible: ¿Cómo se orienta la investigación?

Valeria Arza (CENIT – Escuela de Economía y Negocios – UNSAM) y Tommaso Ciarli (UNU-Merit y SPRU, University of Sussex) presentaron en un webinar resultados preliminares del proyecto global de investigación STRINGS, que investiga cuánto ayuda la ciencia a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por las Naciones Unidas (ODS). Mostraron un mapeo global de la investigación y el análisis de un caso concreto, la ciencia aplicada al Chagas.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas organizan las prioridades sociales, económicas y ambientales para impulsar procesos de desarrollo sostenible. En esta línea, el proyecto global de investigación STRINGS (Steering Research and Innovation for Global Goals) investiga si las inversiones en ciencia, tecnología e investigación en países de ingresos medianos y bajos se orientan a acciones relevantes y beneficiosas para el desarrollo sostenible. En Argentina, Valeria Arza (CENIT-EEyN-UNSAM) lidera el equipo de investigación que trabajó sobre la investigación aplicada al Chagas y estudió el diferencial que puede aportar un enfoque de ciencia abierta. 

 

En el encuentro “La contribución de la ciencia a los objetivos de desarrollo sostenible”, Valeria Arza junto a Tommaso Ciarli (UNU-MERIT y SPRU, University of Sussex) presentaron algunos estudios preliminares sobre las investigaciones realizadas en el marco de STRINGS, cuyo informe final se publicará en diciembre de 2021. Ciarli presentó el mapeo global que se logró en el proyecto, para entender la complejidad de las relaciones entre ciencia, tecnología e innovación y los ODS. Además, remarcó la importancia de la desigualdad económica en la ciencia: “El 94% de la investigación asociada a los ODS se realiza en países de ingresos altos y medio altos. También notamos que la mayor parte de la ciencia no está relacionada con los ODS”, aseguró. Asimismo, Ciarli destacó que existe un problema de distribución y que, en promedio, los países de ingresos más bajos dedican más investigación a los ODS 1 y 2, pobreza y hambre cero. “El problema está en que las investigaciones que están orientadas a los ODS, se enfocan en su mayoría a un sólo objetivo, el de salud, y no en los otros, más ligados a la problemática social”, concluyó. 

 

Por su parte, Valeria Arza, quien lideró el trabajo de STRINGS en Argentina, presentó los resultados centrales del análisis de la investigación orientada al Chagas. Explicó que el Chagas es una problemática multidimensional y planteó una pregunta: ¿Qué puede aportar la ciencia abierta en relación a las necesidades sociales relevantes para el Chagas? “El 3,5% de la población argentina tiene Chagas, es un problema socio-ambiental, rural y urbano, con múltiples dimensiones: salud, medioambiente, gobernanza, educación, vivienda e infraestructura, entre otros”, destacó. Para el estudio, Arza y su equipo realizaron un ejercicio de mapeo multicriterio con 23 actores y les consultaron sobre las prioridades sociales de investigación. “En primer lugar aparecieron cuestiones de gobernanza y articulación de políticas públicas, relacionadas con el ODS 16; eso nos sorprendió”, cuenta Arza. “Recién después aparecían otras cuestiones asociadas a educación, vivienda, salud, pobreza”.

También analizaron casi 18 mil publicaciones asociadas al Chagas del período 1990-2019. Al cruzar los temas efectivamente investigados con las necesidades sociales identificadas en torno al Chagas, encontraron muy poca alineación.

En relación al aporte de las prácticas de  ciencia abierta, Arza aseguró que trabajaron con un ejercicio econométrico que les permitió medir su importancia “La colaboración es más importante para las publicaciones relacionadas con los ODS, especialmente cuando hay colaboración entre países donde hay enfermedad de Chagas y otros donde no”, señaló Arza.  “El hecho de que los estudios sean interdisciplinarios es significativo para orientar la investigación científica a cualquiera de los ODS”.

 

Sobre el cierre del encuentro, Tommaso Ciarli remarcó la propuesta del proyecto STRINGS. “Proponemos que sea mucho más abierta la discusión acerca de cómo alinear la ciencia con los ODS. Y, sobre todo, al interior de cada uno de ellos: en relación a la salud, hay mucha más investigación en cáncer que en Chagas o en malaria, que tienen mucha mayor mortalidad”, afirmó. Haciendo referencia a la importancia de las publicaciones de los trabajos, Valeria Arza destacó: “Los estudios interdisciplinarios no siempre tienen un espacio donde se puedan publicar, y las publicaciones son importantes. Llevan más tiempo, porque hay que congeniar metodologías. Son muy importantes pero tienen muchas barreras”.

 

El encuentro puede verse nuevamente en el canal de Youtube de la Escuela de Economía y Negocios. 

, , , , , , ,

Nota actualizada el 22 de octubre de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *