home, Instituto de Investigaciones Biotecnológicas

Ambulancias, hisopos y laboratorios: Cómo trabaja el equipo de la UNSAM para detectar COVID-19 

Galería

En forma completamente ad honorem, un equipo de investigadorxs y becarixs del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas y personal no-docente de la Universidad analiza los hisopados que envía el Municipio de San Martín y empresas privadas para detectar coronavirus. Ya realizaron más de 7 mil tests. 

Por Gaspar Grieco. Fotos: Pablo Carrera Oser

Una de las tareas sustantivas de la universidad pública es aportar beneficios y soluciones a la sociedad ¿Sabías que la UNSAM realiza testeos para detección de Covid-19 en forma completamente gratuita? Desde agosto de 2020 un equipo de 18 personas concurre todos los días al Campus para analizar los hisopados que envía el Municipio de San Martín. El equipo está compuesto por investigadorxs y becarios del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) y por trabajadorxs no-docentes.

Todos los días a las 8 de la mañana arriban al Campus Miguelete las ambulancias que envía el Municipio de San Martín con parte de los hisopados que se realizan en el distrito, junto con planillas que identifican a las personas hisopadas. En ese momento el equipo entra en acción: los investigadores y becarios analizan las muestras en el Laboratorio de Bioseguridad Nivel 3 (BSL3) y los trabajadorxs no-docentes digitalizan la información de las planillas en un código interno de la Universidad.

Una vez en el Laboratorio de Bioseguridad, lxs especialistas realizan la parte más riesgosa: abrir los hisopos que pueden contener material infeccioso y realizan el procesado de extracción y purificación del material genético. Luego esas muestras que ya no contagian van al primer piso del IIB donde se hace la reacción de RT-PCR para determinar si contienen ARN viral. 

“Hacer esto a nuestra gente no le suma nada curricular ni monetario, lo hacen completamente ad honorem y no sabés el orgullo y la emoción con la que trabajan. Y lo contentos que se ponen cuando baja la tasa de positividad. Somos conscientes de que vivimos en una sociedad y estamos todos afectados por esta pandemia. ¿Cómo no vamos a utilizar nuestros equipos, nuestros recursos y nuestro tiempo para aportar en algo que sabemos hacer?”, dice Diego Comerci, investigador del IIB y coordinador del proyecto junto con el decano Juan Ugalde.

El IIB cuenta con tres equipos RT-PCR para investigación, de los cuales uno fue puesto a  disposición de este trabajo que desde que empezó hace menos de un año ya realizó más de 4400 diagnósticos. Los insumos son financiados por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Salud de la Nación, el Instituto Malbrán y la Fundación Innovación y Tecnología (FUNINTEC) de la UNSAM . 

Eliana Mailen “Mei” Fernández es biotecnóloga y becaria doctoral. Ella es parte del equipo que realiza las detecciones de Covid-19 en las muestras purificadas. “Nosotros recibimos las muestras con los ARN de los pacientes que pueden o no contener carga viral. Los amplificamos artificialmente mediante la técnica de PCR, es decir, creamos muchas copias de este ARN y si es viral es detectado”, explica y comenta: “Al principio fue un reto poner a punto la técnica porque se usan reactivos distintos a lo que nosotros veníamos usando en nuestra investigación. Ninguno de nosotros había trabajado en diagnóstico, siempre trabajamos con muestras de laboratorio”.

Fernández cuenta que el número de casos positivos a nivel nacional se condicen con la cantidad de hisopados que llegan al laboratorio: “Cuando empezamos la segunda ola vimos un aumento de positividad en las muestras que reflejaban lo que estaba pasando a nivel nacional y sentimos una suerte de desesperación, ya que sabíamos que un montón de personas a las que nosotros les estábamos detectando el ARN positivo quizás se morían. Cuando empezaron a bajar los casos en las últimas semanas sentimos un alivio. Las medidas de restricciones funcionaron y fueron positivas porque nosotros vemos menos casos de positividad”.

Claro que para poder gestionar el diagnóstico de alrededor de 60 muestras por día es necesaria una adecuada logística y organización. Lxs trabajadores no-docentes del sector de mantenimiento tienen la tarea de digitalizar parte de la información de las planillas que llegan con las muestras con un código interno de la Universidad y luego cargar los resultados en el  Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA) del Ministerio de Salud de la Nación. 

“Me siento orgullosa de poder colaborar, de estar al servicio de la sociedad y de mi Universidad en un momento tan desafiante. Entendemos que no se trata de simples planillas para digitalizar, son personas que están esperando el resultado, su diagnóstico. Siento que eso hace que el trabajo que realizamos en equipo sea de una forma muy respetuosa y humanizada. Y en eso se basa el compromiso de hacer nuestro trabajo de la mejor manera y con la esperanza de que nuestro pequeño aporte contribuya a que la persona reciba el resultado en el menor tiempo posible”, dice Tamara Werhun, trabajadora no-docente de la Secretaría General de la UNSAM.

Soluciones público-privadas

Pero todo este trabajo no se agota en el sector público, varias empresas de urgencias médicas contrataron los servicios de la UNSAM para la detección del virus en sus hisopados. Estas muestras son testeadas con las tiras reactivas ELA Chemstrip Covid-19 de la empresa CHEMTEST creada e incubada en la UNSAM. Esta técnica no requiere la utilización de equipos RT-PCR y logra un diagnóstico más rápido. 

Fabiana Fulgenci es docente e investigadora del IIB y está a cargo del equipo de ocho personas que diagnostican las muestras del sector privado. “Recibimos las muestras, las procesamos y las informamos. Este servicio comenzó en abril de este año y ya analizamos unas 3 mil muestras”.

En julio del 2020, Fulgenci fue convocada por el Municipio de San Martín para brindar una capacitación en las técnicas de diagnóstico al personal del laboratorio Covid del Hospital Municipal Dr. Diego Thompson. Allí, la investigadora formó al personal y se quedó trabajando hasta diciembre en jornadas de más de ocho horas sin cobrar un solo peso.

Diegpo Comerci se muestra orgulloso del trabajo de lxs investigadorxs del IIB y de lxs trabajadorxs no-docentes de la UNSAM y convoca a toda la comunidad universitaria a colaborar: “Estoy  conmovido y emocionado por la entrega y el compromiso de docentes, investigadores y no docentes que en forma absolutamente desinteresada están brindando parte de su tiempo todos los días para esto. Por otro lado, siento que es una obligación, porque nosotros somos parte del sistema de ciencia y tecnología de la Nación. Si sabemos hacer el diagnostico por más que a nosotros no nos sume nada curricularmente en nuestra carrera de investigador, esto es una cuestión humana, un compromiso ético”. 

Nota actualizada el 23 de junio de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *