Escuela de Arte y Patrimonio

Restaurar en cine: el trabajo de la UNSAM en El tango del viudo y su espejo deformante

Especialistas de la Escuela de Arte y Patrimonio UNSAM fueron parte de un equipo internacional que recuperó y restauró este film inconcluso del mítico cineasta chileno Raúl Ruiz. Ahora, luego del estreno mundial durante la 70º Berlinale, la película retoma el circuito de proyecciones por todo el mundo.

Por Romina Bisignano e Ivana Blanco. Imágenes: POETASTROS.

A más de 50 años de su filmación, la película El tango del viudo y su espejo deformante volvió a ver la luz: se trata del primer largometraje realizado en 1967 por el prolífico cineasta chileno Raúl Ruiz. Gracias a la iniciativa de la cineasta y directora de cine Valeria Sarmiento y a la productora POETASTROS, el desafío de finalizar su obra inconclusa fue posible.

El proyecto fue realizado íntegramente en Latinoamérica gracias a la labor y unión de profesionales e instituciones de México, Chile y Argentina. En nuestro país, un grupo de especialistas de la Tecnicatura en Animación 3D y Efectos Visuales de la Escuela de Arte y Patrimonio (EAyP) fue el encargado de la etapa de restauración digital. Al respecto conversamos con el responsable del equipo, Juan Ignacio Bousquet. 

¿Cómo fue realizar un proyecto de estas características en la UNSAM?
El proyecto pudo ser restaurado gracias a un convenio celebrado con la productora chilena POETASTROS: Galut Alarcón y Chamila Rodríguez estaban camino a terminar una obra inconclusa de Raúl Ruiz, y la idea nos entusiasmó tanto que en seguida pensamos en ponernos a trabajar en la preproducción de la restauración. En la EAyP dictamos de manera gratuita un workshop de tres meses sobre restauración digital gracias a una beca para formadores del FNA: fue único en Latinoamérica y ha capacitado con estas técnicas a más de 60 estudiantes. Poder realizar este proyecto en la UNSAM le dio un marco académico-profesional a la formación y nos permitió unirnos al resto de las instituciones que formaban parte, conformando un equipo multidisciplinario.

¿En qué consistió el trabajo realizado a partir de ese momento?
El material de la película estaba casi completo, a excepción del último rollo que nunca fue encontrado. Tampoco tenía sonido, no se había grabado aún. Solo contábamos con la imagen, el cuaderno de notas de Raúl y las ideas que había llegado a compartir en vida con Valeria Sarmiento. Se realizó la reconstrucción del guion y el doblaje posterior gracias al impresionante trabajo de un grupo de personas sordas, quienes desgrabaron los diálogos leyendo los labios de lxs actorxs. Todo esto permitió también que la película filmada en el 67 fuera concluida cincuenta años después con el gran aporte creativo de Sarmiento, dándole un giro experimental a la obra y generando un final justamente “deformante”.

¿Cómo se conformó el equipo en la Universidad de San Martín?
Desde la Tecnicatura, Leandro Visconti colaboró con toda su experiencia en supervisión de efectos visuales y aportó posibles soluciones; Agustín Álvarez coordinó la producción local con POETASTROS; y yo fui el encargado de la restauración digital y su supervisión. También hubo un aporte fundamental: la colaboración invaluable de Felipe Bonacina, hijo del director de fotografía y cámara de la película, Diego Bonacina. Una suerte absoluta poder contar con él, dado que estaba muy interiorizado en los procesos y en la técnica con las que fue realizada la película.

¿Cuál es la importancia de haber realizado este trabajo en particular?
Es muy destacable que sea el primer proyecto realizado íntegramente en la región. Aquí participó el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y la Universidad de Concepción (Chile); la Filmoteca UNAM (México); y la Escuela de Arte y Patrimonio UNSAM (Argentina). El tango del viudo sienta precedentes de un equipo multidisciplinario y latinoamericano, que logra concretar un proyecto con estreno internacional en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Berlín, la Berlinale, ya en 2020. Debido a la pandemia, el resto de las proyecciones fueron suspendidas pero afortunadamente el circuito ahora se está reactivando.

 

En Argentina, el film se estrenó por primera vez en el 35° Festival de Cine de Mar del Plata (2020). En ocasión del Día Nacional del Cine en Chile, el pasado 29 de noviembre se realizó una avant premiere con la Universidad de Concepción y además, a inicios de diciembre, la película de Ruiz también participó en la 36° edición del Festival de Cine de Trieste, Italia. De esta manera, el circuito de proyecciones vuelve a ponerse en marcha y continuará en 2022 por otras partes del mundo.

LA PELÍCULA
La historia gira en torno a un hombre cuya mujer se suicida y se le aparece como un fantasma que lo sigue por todas partes: debajo de la cama, debajo de las mesas… A fuerza de frecuentar al fantasma, el hombre comienza a parecerse a él. El tango del viudo y su espejo deformante es un misterioso espiral en el que descubrimos que este hombre nunca estuvo casado y que se trata simplemente de un desdoblamiento de personalidad y un juego esquizofrénico. Una ficción que se mira en un espejo… que la deforma.

, , , , , ,

Nota actualizada el 29 de diciembre de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *