IDAES

Un estudio del IDAES y el CELS alerta sobre la situación crítica de los hogares inquilinos

El informe revela que más de un 66% de quienes pagan alquiler en AMBA tuvieron que endeudarse durante el último mes.

Luego de seis meses de medidas para mitigar los efectos de la pandemia, la situación económica de los hogares inquilinos empeoró por la reducción o interrupción de los ingresos. Según una encuesta que hicieron el CELS y el IDAES, en el AMBA el 66.6% de los hogares inquilinos tuvo menos ingresos y el 42.3% tiene deudas de alquiler.  Si bien el 30 de septiembre vencía inicialmente el Decreto de Necesidad y Urgencia 320/20, que prohíbe los desalojos y prorroga de manera automática los contratos,  recientemente se anunció que su vigencia se extenderá hasta el 31 de enero de 2021. El DNU no suspendió los aumentos sino que difirió su cobro, por lo que los incrementos se vienen acumulando como deuda suplementaria, que deberá ser pagada una vez que venza el decreto. En este sentido, los inquilinos tendrán que pagar hasta en seis cuotas lo adeudado a partir de febrero de 2021. En los casos en los que hubiera deudas por falta de pago, también se podrá abonar en seis cuotas, aunque con intereses.

La crisis que atraviesan los hogares inquilinos debe ser leída junto a otras decisiones económicas que toman las familias en este contexto precario. El 66.5% de los hogares inquilinos tuvo que endeudarse en el último mes. Esos préstamos fueron utilizados principalmente para cubrir gastos cotidianos, pagar deudas a familiares o amigos y la cancelación de expensas e impuestos. El 48.7% afirmó que debe destinar una mayor parte de sus ingresos para cubrir el alquiler.

Según la encuesta la perspectiva de lxs inquilinxs sobre su futuro es pesimista. El 43.8% piensa que deberá empeorar su calidad habitacional y tomar decisiones que implican hacinamiento o un mayor uso del transporte público, dos consecuencias que van en contra de las medidas para enfrentar la pandemia. De ese 43.8%, un 18.6% afirma que se irá a vivir con otros parientes, un 15% se irá a una vivienda más chica, un 7.1% se irá a una vivienda alejada de su vida cotidiana y un 3.1% se resignará a vivir en una vivienda más precaria. En todos los casos, se trata de un deterioro de las condiciones de vida.

El estudio fue coordinado por el decano del IDAES, Ariel Wilkis, y contó con la participación de la becaria doctoral Florencia Labiano. Se realizó sobre una muestra de 805 casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires,  por encuesta telefonica y muestreo aleatorio simple. Fechas de realizacion: 31/08/2020  al 15/09/2020. Margen de error: 3.5%

, , , , , , , , , , , ,

Nota actualizada el 25 de septiembre de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *