Secretaría de Gobierno y Relaciones Institucionales

Cátedra Abierta de Solidaridad: Pensar el encuentro con lxs otrxs después de la pandemia

La Cátedra Abierta de Solidaridad de la UNSAM elaboró “El triple cuidado solidario”, una propuesta para cuidarse y cuidar a lxs otrxs durante y después del aislamiento preventivo. Se trata de una herramienta social y comunitaria que piensa los nuevos modos de vincularse en clave solidaria. ¡Conocé la propuesta!

El triple cuidado solidario

No ver “al otrx” como amenaza, sino como lo que completa mi yo social. Y así cuidarnos.

 

Por Cátedra Abierta de Solidaridad

Planteada desde siempre en el estudio de las relaciones entre seres humanos, la cuestión de la otredad es fundamental: cómo veo al otrx, cómo lx percibo, cómo me vinculo con su esencia y existencia —claramente, distintas de la mía— y, sin embargo, tan relacionadas.

Los efectos de la pandemia en estas relaciones, ya de por si problemáticas, generan nuevas preocupaciones. Preocupan cuáles de las pautas excepcionales que la pandemia y el aislamiento social exigen quedarán instaladas como prácticas culturales y cuáles serán los formatos concretos que tomarán los nuevos modos de vincularse.

Al respecto, compartimos la mirada del filósofo Darío Sztajnszrajber:

“En aquellas sociedades que apostaron a la cuarentena, el otrx es un agente de contagio permanente e inminente. Aparecen entonces dos preocupaciones: la primera tiene que ver con que la pandemia en algún momento se controlará o terminará, pero esa forma de relacionarnos con el otrx creo que va a quedar. Va a haber una desarticulación del lazo social que nos va a poner en relación con el otrx desde el plano de la amenaza, el miedo. Esto hace pensar si la figura de la otredad no fue siempre la figura de un agente de contagio. Antes de la pandemia, en aquellas sociedades en las que al otrx se lo niega, se le escapa —en filosofía decimos desotrar—. Tal vez, podamos pensar que, antes de la pandemia, ya era alguien a quien le rehuíamos por lo que, desde su otredad, podía traernos de contaminación. Por eso, es interesante separar la enfermedad de lo que son las representaciones sociales de la enfermedad y de cómo se van reconfigurando las relaciones con lxs otrxs.

La segunda preocupación es cómo se va instalando en la sociedad civil una forma de vincularse con el semejante, con el vecino, en términos de delación, de un espíritu policíaco, en el que estamos preocupados por saber qué hace, si cumple, si sale, si no sale…

Cuando la pandemia pase, esa forma de vincularnos con el otrx —alguien a quien hay que estar siempre vigilando—  si eso queda, toda esa riqueza que las sociedades fueron ganando para sí en términos de apertura, de vínculo con las necesidades del otrx, se van a ir perdiendo. Lamentablemente, el gran ganador de esto va a ser el individuo, en su peor acepción o fase que es el individualismo o neoindividualismo, que prioriza las fronteras cada vez más pequeñas, hacia lo personal”.

Atendiendo a estas dos preocupaciones, surge el desafío de cómo abordar los vínculos desde la dinámica real que van a tener para que, desde allí, se puedan transformar en vínculos solidarios.

El encuentro futuro con el otrx no será, de suyo, intrínsecamente solidario. Habrá que —intencionalmente, volitivamente, humanamente— querer hacerlo así.

Leé el documento completo acá.

Contacto: [email protected]

Nota actualizada el 27 de julio de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *