#SAAPUNSAM,Escuela de Política y Gobierno,Notas de tapa

María Matilde Ollier: “Debemos promover una comunidad académica plural y comprometida”

Galería

La decana de la Escuela de Política y Gobierno hace un balance del XIV Congreso Nacional de Ciencia Política, que reunió a más de 2 mil participantes en el campus de la UNSAM.

Por María Matilde Ollier. Fotos: Pablo Carrer Oser y Leandro Martínez

La decimocuarta edición del Congreso Nacional de Ciencia Política que organiza la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP) reunió en el Campus de la UNSAM a un total de 2042 participantes, de los cuales más de 200 vinieron del exterior.

Fue una oportunidad única para dialogar con referentes internacionales de la ciencia política como Steven Levitsky, Charles Jones, Donatella della Porta, Richard Snyder, Javier Auyero, Eduardo Viola, Octavio Amorim Neto, Flávia Biroli, Christina Holtz-Bacha y Kenneth Roberts, entre otros.

La Escuela de Política y Gobierno (EPyG) de la UNSAM tuvo el privilegio de ser anfitriona de este evento, el más importante de la región, realizado por primera vez en una universidad de la Provincia de Buenos Aires, que además es pública y se encuentra asentada en el conurbano. En representación de la Escuela, expusieron sus trabajos en paneles, simposios y conferencias 36 investigadores/as, 20 docentes, 12 becarios/as —doctorales y posdoctorales— y 17 estudiantes de grado y posgrado.

El nivel de participación confirma la consolidación del lugar que ocupa nuestra institución en los debates e investigaciones politológicos: en menos de treinta años, ha incrementado su matrícula, ampliado su oferta académica e incorporado profesores-investigadores formados en la UNSAM y en otras prestigiosas casas de estudio del país y del exterior.

La nueva edición del Congreso se destacó no solo por la cantidad —alrededor de 600 paneles— sino por la calidad de los debates, que permitieron trazar un diagnóstico del estado del arte de la ciencia política y de las discusiones más actuales y pensar horizontes a futuro de nuestra disciplina. Al respecto, quisiera señalar tres ejes de reflexión presentes en las cuatro jornadas.

El primero tuvo que ver con la descomposición del sistema de partidos —la cual no constituye una novedad— y con la aparición de nuevas identidades, alejadas de los clivajes tradicionales pensados por la ciencia política. En sociedades polarizadas, tanto en América como en Europa, estamos ante el apogeo de inéditos nacionalismos y frente al surgimiento de liderazgos populistas diferentes a los conocidos en el siglo XX. Ambos fenómenos desafían nuestras categorías tradicionales de análisis.

En relación con eso, un segundo tema de debate abordó las características de los espacios públicos contemporáneos atravesados por la lógica de las nuevas tecnologías de la información, las redes sociales y la hipercirculación de datos y noticias.  En las campañas electorales, los políticos y sus equipos apelan cada vez más a las fakenews, los trolls y los bots; estrategias todas que ponen en cuestión la búsqueda de la verdad y las posibilidades de la ciencia social para producir conocimiento riguroso y objetivo.

El tema de género, tan presente en la agenda de nuestras sociedades, también ocupó un lugar central en el Congreso. Con investigadoras, periodistas, legisladoras e integrantes de ONG’s especializadas, discutimos la cuestión de la paridad y la implementación de la ley de cuotas en pos de garantizar la igualdad de género y los derechos de las mujeres a tener voz en la toma de decisiones, dando cuenta de la distancia entre la legislación y su puesta en práctica. Además, en el marco del Congreso también se realizó un pañuelazo que reunió a investigadoras, profesoras, estudiantes y trabajadoras de la Universidad para reclamar por el aborto legal, gratuito y seguro.

Por último, cabe destacar que el Congreso reflejó el compromiso de la EPyG con la pluralidad de perspectivas y métodos de estudio, con la calidad académica y con la diversidad de actores. Es fundamental, en el contexto de la “grieta”, la promoción de una comunidad académica plural y comprometida con la mejora de nuestras sociedades.

En ese sentido, el evento nos mostró la importancia de ampliar los horizontes de análisis, tender puentes hacia otras disciplinas y vincularnos con otros actores como periodistas, dirigentes políticos, artistas y miembros de organizaciones de la sociedad civil.

, , , , ,

Nota actualizada el 8 de agosto de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *