#InvestigaciónUNSAM,Instituto de Investigaciones Biotecnológicas,Instituto de Nanosistemas,Notas de tapa

Un proyecto liderado por investigadores del CONICET y la UNSAM obtuvo financiación del sector privado

El proyecto, que buscará identificar nuevos blancos terapéuticos contra el cáncer de mama, se da en el marco de la convocatoria del Laboratorio GlaxoSmithKline y la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. El grupo está integrado por investigadores del Instituto de Nanosistemas y el IIB-INTECH de la UNSAM, el IFIBYME (UBA-CONICET), el CEFYBO (CONICET), la Academia Nacional de Medicina y la Facultad de Medicina (UBA).

Texto: Alejandro Zamponi. Fotos: Pablo Carrera Oser

En el marco de la convocatoria 2017 para Proyectos Concertados con Empresas (PCE), la filial argentina del laboratorio GlaxoSmithKline (GSK) y la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT) financiarán 5 proyectos por un total de 15 millones de pesos. El proyecto que más financiamiento obtuvo ($ 5,2 millones) es el liderado por los investigadores del CONICET en la UNSAM y en la UBA Juan Pablo Fededa (IIB-UNSAM) y Albana Gatelli (IFIBYNE/UBA-CONICET), cuyo objetivo está centrado en la “búsqueda de nuevos blancos terapéuticos contra el cáncer de mama utilizando una plataforma de análisis genético basada en CRISPR/Cas9 aplicada en modelos animales”.

p1100050

Juan Pablo Fededa, investigador adjunto del CONICET en el IIB-UNSAM y coordinador del proyecto

“La convocatoria requería que los proyectos fueran presentados por grupos de al menos diez investigadores especializados en inmunología, biotecnología y enfermedades respiratorias, inmunológicas/inflamatorias u oncológicas. La ventaja que tenemos en la UNSAM es la expertise que hay en sus diferentes institutos y la capacidad que desarrollamos para articular una red con colegas de otras instituciones”, señala Fededa. Por su parte, la investigadora del CONICET en el Instituto de Nanosistemas (INS) Marina Simian —especializada en nuevos tratamientos contra el cáncer de mama mediante la utilización de drogas tradicionales y nanotecnología— amplía: “Si bien no vamos a curar el cáncer de mama en los próximos tres años, este estudio básico despertó suficiente interés como para que GSK quisiera invertir. Debe ser lo más grande que hay en inversión privada en la Argentina”.

Interdisciplina en acción

El estudio se basa en la técnica de edición genética CRISPR, considerada uno de los mayores avances de la ingeniería genética y un método clave en el tratamiento de enfermedades humanas como el cáncer. “Este va a ser el primer screening en vivo que se hace en la Argentina utilizando la herramienta de edición génica CRISPR-cas 9. Va a ser masivo, con hasta 5 mil genes, lo que representa aproximadamente el 20 % del genoma”, detalla Fededa, quien agrega: “Manejar esa tecnología y generar esta plataforma es muy importante porque servirá para la búsqueda de la función génica en diferentes sistemas y preguntas”. (Ver recuadro sobre la técnica CRISPR-CAS9)

El screening se aplicará al estudio del cáncer de mama. El modelo será aportado por los especialistas del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIBYNE-UBA-CONICET) Albana Gattelli, Edith Kordon, Omar Coso, Santiago Rodríguez Segui y Marina Simian. Hasta ahora, los genes que regulan el cáncer de mama triple negativo se desconocen —una hipótesis es que se trata de genes que afectan al sistema inmunológico, encargado de atacar los tumores—. Al respecto, la participación de las especialistas en inmunología Andrea E. Errasti y Eugenio Carrera Silva (Facultad de Medicina, UBA) será fundamental. El equipo se completa con la investigadora del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO/CONICET) Eva Wertheimer, quien junto con el especialista en patología Roberto Meiss (Academia Nacional de Medicina) validará los hallazgos en muestras de pacientes.

El equipo completo

p1100590

De izq. a der.: Eugenio Carrera Silva (Academia Nacional de Medicina), Albana Gatelli (IFIBYNE/UBA-CONICET), dos miembros de GSK, Juan Pablo Fededa (IIB-UNSAM), Israel Gloger (director global de un programa de GlaxoSmithKline), Marina Simian (INS-UNSAM) y Rosana Felice (directora médica de GSK Argentina)

 

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN

Coordinación y screening de genes

  • Juan Pablo Fededa, IIB-INTECH/UNSAM-CONICET
  • Manuel de la Mata, IFIBYNE/UBA-CONICET

Modelo

  • Albana Gattelli, IFIBYNE/UBA-CONICET
  • Marina Simian, INS/UNSAM
  • Edith Kordon, IFIBYNE/UBA-CONICET
  • Omar Coso, IFIBYNE/UBA-CONICET
  • Santiago Rodríguez Segui, IFIBYNE/UBA-CONICET
  • Eva Wertheimer, CEFYBO/CONICET

Inmunología

  • Eugenio Carrera Silva, Academia Nacional de Medicina
  • Andrea E. Errasti, Facultad de Medicina/UBA

Patología

  • Roberto Meiss, Academia Nacional de Medicina

Bioinformática

  • Santiago Rodríguez-Sequi, IFIBYNE/UBA-CONICET

Sobre la técnica CRISPR-CAS9 y el screening masivo de genes

En 1987 se planteó por primera vez que las bacterias poseen un sistema para defenderse de ciertos virus, al que se denominó CRISPR/Cas9. A partir de 2012 este sistema comenzó a ser utilizado por investigadores de todo el mundo como una herramienta eficaz para desactivar o editar genes en diversos tipos celulares.

La implementación de esta técnica es de gran utilidad tanto para el mejoramiento animal y vegetal como para el área de la salud, en la que se evalúa su potencial terapéutico. Asimismo, este sistema con menos de una década de desarrollo puede ser aplicado de manera masiva y sistemática en screenings genéticos “agrupados”, que permiten desactivar miles de genes a la vez para conocer sus funciones.

El objetivo del proyecto financiado por GSK y ANPCyT es identificar los genes involucrados en el desarrollo del cáncer de mama. Para ello se prepararán muestras con miles de células tumorales, cada una de las cuales será previamente editada con CRISPR-Cas9. Dichas células se aplicarán luego en ratones para hacerlas competir entre sí en la generación del tumor. El estudio biológico de los tumores así generados permitirá identificar los genes que fueron necesarios para el desarrollo tumoral. Dichos genes serán los potenciales blancos terapéuticos a los que se dirigirán los fármacos.

La enfermedad a investigar

El cáncer de mama triple negativo representa alrededor del 15 % de los casos de cáncer de mama en el mundo. Se distingue por su desarrollo no estimulado y por la ausencia de receptores de hormonas estrógeno, progesterona y del factor de crecimiento HER2. A diferencia de los tres tipos de cáncer restantes, se ignora qué genes están involucrados en su desarrollo, por lo que no existen blancos específicos y los resultados de los tratamientos suelen ser más pobres.

“En países como Estados Unidos se están probando tratamientos experimentales que regulan el sistema inmune. De hecho, ya existen casos en los que pacientes con la enfermedad avanzada fueron curados”, explica Simian en relación al estudio publicado en la revista Nature Medicine. “Esta terapia funciona muy bien en melanomas”, completa Fededa.

, , , , , , , , , , , , , ,

Nota actualizada el 25 de julio de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *