Escuela de Humanidades

Carlos Greco: “Tedesco estaba comprometido con la educación como generadora de justicia social”

Galería

A un año de su fallecimiento, la Escuela de Humanidades homenajeó al gran pedagogo argentino, creador del Programa para la Mejora de la Enseñanza de la UNSAM. Participaron del encuentro familiares, autoridades, docentes y estudiantes de la Universidad.

Por Alejandra Harraca. Fotos: Pablo Carrera Oser

La apertura del homenaje dedicado a Juan Carlos Tedesco estuvo a cargo del rector Carlos Greco, quien agradeció la asistencia de todos los presentes. “Tedesco tuvo un rol destacado en la política pública argentina y en el campo de la investigación. Fue una persona de convicciones que supo darle sentido a cada una de sus funciones y roles, y que entendió la educación como una política de Estado capaz de transformar la vida de la gente”, expresó ante un Teatro Tornavía colmado.

En esa línea, Greco añadió: “Comprometido con superar las dicotomías entre calidad y eficiencia y justicia e inclusión —que encierran en sí mismas un falso dilema—, Tedesco creía que la educación generaba justicia social. Era una persona escéptica, contundente, comprometida y convencida de que lo que hacía era un acto de servicio público. En este sentido, tenemos la obligación de reconocer y recordar su legado educativo. Debemos respetarlo y ponerlo en valor replicando sus ideas y su compromiso”.

Rector Carlos Greco y panelistas invitados

El panel de homenaje estuvo integrado por Silvina Gvirtz, secretaria de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas del Municipio de La Matanza; Daniel Filmus, exministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación (2003-2007); y Darío Pulfer, director del Centro de Documentación e Investigación acerca del Peronismo (CeDInPe) y director de la Colección Ideas en la Educación Argentina de la Universidad Pedagógica Nacional (UNIPE).

Jorge Steiman, moderador de la mesa, señaló la necesidad de activar y hacer circular “al Juan Carlos que conocimos y que tanto nos enseñó dejándonos un legado de compromiso con la educación que sigue vigente”.

A su turno, Pulfer habló del archivo de Tedesco que fue donado a la UNIPE, el cual permitió el encuentro con un material “impresionante y ordenado que requirió la formación de un núcleo de estudio interuniversitario”. En relación a dicho corpus, Pulfer explicó: “Se trata de un material que refleja un sistema de pensamiento con una lógica y una densidad muy grandes”. Más tarde, Pulfer recordó algunas facetas más íntimas de Tedesco: “Carlos era una persona de ciudad, tanguero, futbolero, familiero, con un humor particular y preocupado por la sociedad y la igualdad. Tenía un pensar inquieto, de base local pero con proyección regional y universal”.

Luego, Gvirtz reforzó la figura de Tedesco como maestro y compartió anécdotas personales del ámbito académico destacando su “enorme grandeza y paciencia”. Asimismo, la pedagoga repuso algunos conceptos problematizados por Tedesco tales como la distinción entre las necesidades y las demandas y entre la justicia educacional y la necesidad de eficiencia, y el sentido de la educación en su función política y de justicia social. Carlos fue un buscador de consensos, un optimista. Al mismo tiempo, siempre fue un escéptico comprometido con la democracia”, concluyó Gvirtz.

A su vez, Filmus comentó que Tedesco hubiera disfrutado del debate por los 100 años de la Reforma y también de gritar los goles del último mundial, como tantos otros mundiales que compartieron juntos. “Probablemente se hubiera reído de nosotros por este homenaje”, bromeó el exministro, quien luego recordó: “Juan Carlos era simple, humilde, liso, llano, directo, generoso. Recuerdo su grandeza cuando me propuso ser secretario de Educación y celebro el momento en el que tuvimos el privilegio de tenerlo como Ministro. Me asombró su respuesta, que daba cuenta de su humildad y de su voluntad de transformación, el no-miedo de embarrarse en la gestión. Aquellos años tuvieron como resultado la sanción  de dos leyes: la Ley de Educación Nacional (2006) y la Ley de Financiamiento Educativo (2005)”.

Tras señalar que Tedesco fomentaba el debate en todos los espacios y recordar su gran capacidad para generar consenso y reflexión,  Filmus también recuperó algunos conceptos que consideró relevantes, asociados sobre todo con la necesidad de desvincular la educación del mercado. “Tenemos que educar para el trabajo y no para el mercado. Juan Carlos nos interpela a invertir las preguntas que le hacemos a la educación: ¿Cuánta justicia social se requiere para que haya una escuela que aporte a la igualdad social? ¿Cómo llegan los chicos a la escuela y en qué condiciones? Aquí la figura del docente es fundamental, ya que ningún cambio puede entrar a la escuela si no es de su mano”, concluyó Filmus, emocionado.

, , , , , , ,

Nota actualizada el 11 de julio de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *