Escuela de Ciencia y Tecnología,Notas de tapa

El Centro Universitario de Imágenes Médicas recibió equipamiento de última generación

Galería

El Tomógrafo por Emisión de Positrones- PET/CT (del inglés, Positron Emission Tomography/Computed Tomography) fue instalado en el Centro Universitario de Imágenes Médicas (CEUNIM) del Campus Miguelete y se sumó al resonador magnético arribado en noviembre de 2017. El Centro abrirá sus puertas a fines de 2018.

Por Gaspar Grieco. Fotos: Pablo Carrera Oser

El CEUNIM, dependiente de la Escuela de Ciencia y Tecnología (ECyT) de la UNSAM —experiencia pionera desde muchas perspectivas dentro del sistema universitario argentino— abrirá sus puertas a fines de 2018. La directora del CEUNIM, Amalia Pérez, destaca la importancia de la llegada del nuevo equipo: “En términos de tecnología, la UNSAM ha adquirido en cada uno de estos componentes la mejor versión de la época para lograr los objetivos del CEUNIM, vinculados con la formación de recursos humanos, la investigación de procesos biológicos y la oferta de servicios en el área del diagnóstico por imágenes de alta complejidad”.

El Centro estará destinado a la docencia y la investigación y a brindar servicios a la comunidad. En este sentido, su aporte será fundamental para el cuidado de la salud de la población local incorporando prestaciones de alta complejidad en el área del diagnóstico por imágenes.

Pero, ¿cuáles son las potencialidades de estas tecnologías? El PET/CT permite conocer y cuantificar actividades metabólicas a nivel molecular en los seres vivos. La resonancia magnética tiene una excelente resolución temporal y espacial que la habilita para describir estructuras y fisiologías altamente específicas.

Respecto del PET/CT, desde el punto de vista práctico, para efectuar un estudio al paciente se le debe inyectar material radioactivo mediante la administración de un radiofármaco. Esta es una molécula que tiene en su estructura un átomo radioactivo ligado químicamente a un fármaco cuyo objetivo es direccionar dicha sustancia a un órgano o porción de tejido determinado. “Por ejemplo, si se quiere estudiar el corazón, se administra al paciente un rafiofármaco que se acumula en el músculo cardíaco. Luego se coloca al paciente en el equipo PET/CT para generar imágenes tomográficas del órgano a partir de las emisiones radioactivas del isótopo utilizado”, explicó la directora del proyecto. En el mismo acto se adquiere una imagen tomográfica de Rayos X con el CT que cumple el rol de colaborador desafectando a la imagen del PET de fenómenos físicos que interfieren en su cuantificación y aportando con ello a la calidad diagnóstica del método.

“Cuando la patología en estudio lo requiere se efectúa un último paso que es la integración de la imagen del PET/CT a una imagen similar del paciente, obtenida en el resonador e integrando los dos resultados para lograr fusionar la información de ambas técnicas”, apuntó Pérez.

todos

 De izq. a der.: Alejandro Valda, Amalia Pérez, Federico Golmar y Jorge Euillades 

Luego del montaje y la calibración de los dos equipos, el CEUNIM comenzará a prestar servicios de diagnóstico sanitario para la región y también para la investigación. No obstante, el Centro aún espera la llegada de otros equipos de mayor costo y complejidad: el ciclotrón y los laboratorios de radiofarmacia. “Con ellos se podrán elaborar nuestros propios radiofármacos e incursionar en la investigación en radioquímica, área de interés central en el desarrollo de nuevas técnicas de detección de patologías”, agregó Perez.

Características del Edificio del CEUNIM

El subsuelo, que alojará el ciclotrón, requirió la construcción de un búnker con paredes de entre 70 y 90 centímetros de espesor y un techo de 1,2 metros de espesor, con un total de 230 metros cúbicos de hormigón. El resto de las paredes tiene un espesor promedio de 25 centímetros del mismo material. En este nivel se alojará también el laboratorio de radiofarmacia.

El primer piso, que alberga al PET/CT, requirió, además de las paredes de hormigón, blindajes de plomo por un total aproximado de 3 toneladas y un techo con blindaje de plomo y de chapa de hierro para blindaje magnético de unos 28 metros cuadrados.

El resonador, alojado en el segundo piso, tiene un peso de 12 toneladas. Está alojado en una sala y encerrado a su vez en una Jaula de Faraday cuya función es eliminar los campos electromagnéticos externos y aislar por completo los campos electromagnéticos que se generan en el interior.

Sobre el CEUNIM

Creado en 2008 por resolución del Consejo Superior y bajo la dirección de Amalia Pérez, tiene como misión profundizar el vínculo entre los sectores académico y de la salud en el área del diagnóstico por imágenes de alta complejidad.

En cuanto a la formación de recursos humanos especializados, la UNSAM ofrece, a través de su Escuela de Ciencia y Tecnología, la Tecnicatura Universitaria en Diagnóstico por Imágenes, la  Licenciatura en Física Médica y la Especialización en Física de la Medicina Nuclear como carrera de posgrado. Todas cuentan con el reconocimiento oficial de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN). La Escuela cuenta además en su oferta académica con la carrera de Ingeniería Biomédica, orientación especialmente indicada en el desarrollo, utilización y mantenimiento de estas complejas unidades formadas por un edificio diseñado especialmente y la tecnología que lo habita.

En abril de 2015, la UNSAM se incorporó al Plan Nacional de Medicina Nuclear mediante un convenio con la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) para la construcción y equipamiento del CEUNIM en el Campus Miguelete.

 

Nota actualizada el 5 de julio de 2018

Un comentario

  1. Gerardo Castro dice:

    Impresionante!! Un orgullo para nuestra universidad, de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *