Instituto de Arquitectura y Urbanismo

Félix Duque y una charla entre la arquitectura y la filosofía

El 29 de septiembre, el filósofo español brindó una charla para docentes, alumnos e invitados en la que trazó un recorrido por la historia de las ciudades y presentó el concepto de ‘mépolis’ para referirse a las grandes urbes actuales.

El catedrático español Félix Duque presentó una línea de tiempo ilustrada con imágenes de ciudades emblemáticas y analizó el desarrollo urbanístico a través de los siglos. Con un recorrido por los distintos nombres asignados a las urbanizaciones a través de los siglos —desde apolis a megalópolis—, propuso acuñar un nuevo término para designar las ciudades que habitamos en el siglo XXI.

“En los albores del siglo XX, surgió un fenómeno extraño, único en su género: la ‘megalópolis’, la gran ciudad. Ciertamente, metrópolis han existido al menos desde Babilonia y Roma en cuanto sedes del poder imperial. Pero megalópolis se levanta desde los presupuestos racionalistas de la tecnociencia, del mercado libre y, en su interior, de la asombrosa convivencia de una arquitectura fría, geometrizante y ahistórica (paralela al purismo de las vanguardias), por un lado, y de las mezclas de gentes y de pueblos, con la consiguiente destrucción (o metamorfosis) de las jerarquías tradicionales, por el otro. Todo ello, a duras penas ligado a una uniformización funcional que no conoce ya tanto leyes cuanto códigos”, afirmó el reciente doctor Honoris Causa por la UNSAM.

“Pues bien, a principios del siglo XXI, y tras la agonía del posmodernismo, surge una nueva metamorfosis que llega incluso a negar no solo a metrópolis o megalópolis, sino a la idea misma de ciudad en cuanto asentamiento y centro de un territorio. La nueva ciudad, mépolis (no-ciudad), vive del transporte y se transporta ella misma, a través de autopistas de múltiples estratos. Y la transformación de la ya obsoleta industria pesada en industria informática y del espectáculo conlleva igualmente la aparición de nuevos cuerpos posthumanos, adecuados a la hegemonía de la virtualidad y a la comunicación de micro-transgresiones banales, como retroalimentación de los propios excesos fomentados y propiciados para el sostenimiento de no-ciudad. Pero en el horizonte despunta un nuevo concepto, el de las ecociudades, que unido a la noción de los cronotopos puede devolver su dignidad a la orgullosa invención de Caín”, describió Duque.

, , , ,

Nota actualizada el 10 octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *