Escuela de Política y Gobierno

Reorganizar la cursada en tiempos de cuarentena: Experiencias de enseñanza virtual en la EPyG

Encuestas, instructivos y plataformas digitales son algunas de las estrategias que emplean lxs docentes de la Escuela de Política y Gobierno de la UNSAM. Gracias a estas herramientas y al continuo acompañamiento institucional, la mayoría de lxs estudiantes de grado y posgrado pudo iniciar el primer cuatrimestre.

El último informe elaborado por la Secretaría Académica de la Escuela de Política y Gobierno (EPyG) de la UNSAM indica que “el objetivo de las medidas adoptadas por la Escuela fue asegurar que los estudiantes pudieran continuar con sus estudios durante la cuarentena”. El aislamiento social preventivo y obligatorio decretado por el gobierno nacional trajo como desafío, para los distintos niveles del sistema educativo, la readecuación de las modalidades de cursada a partir de dispositivos, herramientas y plataformas virtuales.

Gracias a la adopción de acciones rápidas y efectivas y al continuo acompañamiento institucional, el 85,17 % de los estudiantes de grado de la EPyG (2293 estudiantes sobre un total de 2692) y la totalidad de lxs estudiantes de posgrado que se inscribieron para cursar materias durante el primer cuatrimestre de 2020 pudieron iniciar las clases conectándose a las plataformas propuestas por sus docentes.

Plataformas digitales

Para las carreras de grado, la Secretaría Académica de la Escuela promovió el uso de plataformas como Google Classroom, que permiten la realización de cursadas virtuales de manera sincrónica y diacrónica, ya que no todxs lxs estudiantes cuentan con una computadora personal o tableta, ni una buena conexión a internet en sus casas, pero sí tienen acceso a plataformas través de sus teléfonos celulares. Para el posgrado se implementó el sistema de videoconferencias a través de Zoom, que permite mantener la cursada sincrónica.

Las primeras semanas de cursada fueron claves para lxs docentes, que buscaron nuevas maneras de  vincularse sumando herramientas y repensando las prácticas. “Antes de comenzar con las clases les envié a todos un breve cuestionario sobre acceso digital. Les pregunté si en los lugares donde cumplían el aislamiento obligatorio tenían acceso a internet con wifi, con qué dispositivos (computadora, tableta, teléfono) cursarían y qué manejo de TIC tenían. Con esa información pude planificar y armar mejor las clases”, cuenta Fernanda Page Poma, profesora de Metodología de la Investigación. Junto con Micaela Díaz Rosáenz, profesora de otra comisión de la materia, dinamizaron las clases con videos “estilo youtuber” en los que la docente explica contenidos y recursos disponibles en la web (charlas TED, fragmentos de videos, etc.).

En el curso de Metodología Cualitativa, la profesora Deborah Pragier optó por utilizar Google Classrroom: “En el aula virtual colgamos los materiales y audios de las clases teóricas. Proponemos a los estudiantes que escuchen los audios mientras leen la bibliografía para orientarlos en la lectura de los textos que después vemos en clase y luego pasamos a un intercambio en el tablón”, explica.

Clase de Metodología de la Investigación

Estrategias de seguimiento y acompañamiento institucional

La EPyG desplegó distintas estrategias para que estudiantes y docentes puedan familiarizarse con la cursada virtual: instructivos para el uso de Google Classroom y Zoom, capacitaciones virtuales a los directores de carreras en plataformas digitales y un espacio para consultas técnicas y pedagógicas de los estudiantes a través del Programa de Tutorías. Además, el Centro de Estudiantes colaboró en la digitalización de la bibliografía.

Una vez que la cursada comenzó, la Secretaría Académica realizó una encuesta entre lxs profesorxs de grado para evaluar la cantidad de estudiantes que había podido comenzar a cursar, las plataformas que se estaban utilizando y las principales dificultades que habían encontrado. Los resultados arrojaron que el 85 % de lxs estudiantes inscriptxs estaban cursando las materias en las que se habían anotado. Además, permitió relevar los diferentes problemas en el acceso y conectividad. Próximamente, la Secretaría Académica realizará un sondeo similar entre lxs alumnxs.

Lograr un lazo afectivo en la virtualidad

“Mi mayor preocupación era cómo recrear en la modalidad virtual el lazo afectivo que se establece entre docentes y estudiantes en el espacio áulico”, dice Mariela Cuadro, directora de la Licenciatura en Relaciones Internacionales y profesora de Teoría de las Relaciones Internacionales II. Para poder acercarse a sus alumnxs, Cuadro propone el uso de un lenguaje cálido, amable, incluso improvisado, que permite llenar de oralidad los textos que sube. En cada presentación, audio o video que comparte, la profesora evita la solemnidad y busca “incluir algunos chistes, imágenes y otros materiales que les permiten a lxs estudiantes recuperar la atención”. Por su parte, Fernanda Page Poma propone trabajos en grupo para que lxs estudiantes puedan dialogar, ayudarse y colaborar entre ellxs.

En tiempos de cuarentena, el panorama de inicio de clases en la EPyG es muy alentador e impulsa a su comunidad a seguir trabajando para garantizar una cursada masiva y de excelencia. “La predisposición de lxs estudiantes es muy buena, siguen las lecturas y participan activamente; el compromiso con la materia es claro. Como docentes, atendemos  todas las dificultades de acceso a las plataformas y al material en la medida de nuestras posibilidades. Estamos haciendo grandes esfuerzos para que el cuatrimestre se desarrolle de la mejor manera posible”, destaca Déborah Pragier.

, , , , , ,

Nota actualizada el 29 de abril de 2020

Un comentario

  1. Miguel Di Chiara dice:

    Es lo que viene, aprovechar la virtualidad como otro modo de enseñanza, grabar las clases, colgarlas y volverlas a ver, no es la asistencia al aula la unica forma de aprender

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *