Dolly Pussi

Instituto de Artes Mauricio Kagel

Primer Festival de Cine de la UNSAM

Autoridades de la Universidad, el INCAA y la Municipalidad asistieron a la apertura oficial. Se proyectó el film mudo “El último malón” (1917) del santafesino Alcides Greca, con música en vivo de la Orquesta Sinfónica de San Martín.

Fue como en los viejos tiempos: la pantalla proyectaba las imágenes en blanco y negro intercaladas con placas de texto y, en vivo, la Orquesta Sinfónica de San Martín y seis voces le ponían música, sonidos y letra. Así, emulando la época del cine mudo, la UNSAM abrió oficialmente su Primer Festival de Cine Latinoamericano, que del 26 al 30 de septiembre exhibió más de un centenar de films y documentales de todo el continente.

La presentación se hizo en el Auditorio Carpa del Campus Miguelete. Asistieron autoridades, docentes y estudiantes de la Universidad, representantes del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), el intendente Gabriel Katopodis y vecinos de San Martín.

El vicerrector de la UNSAM Daniel Di Gregorio dio por inaugurado el Festival. “Queremos que esta primera edición marque el inicio de una larga trayectoria de nuestra Universidad como espacio de encuentro de productores y realizadores de todas las expresiones artísticas de Latinoamérica”, dijo. Y contó que en total se recibieron más de 200 trabajos, de los cuales fueron seleccionados 113, que se proyectaron a lo largo de las cinco jornadas del Festival. “Es una gran convocatoria que esperamos que sea cada vez más grande”.
También el profesor Tito Lorefice destacó la cantidad de interesados en participar de la iniciativa: “De México para abajo, sólo con excepción de Costa Rica que tuvo un problema de correo, todos los países del continente están presentes en este festival”. El director de la Unidad Académica de las Artes dijo que esta muestra de arte busca ser un espacio de encuentro de la Universidad con el pueblo de San Martín y con el arte de toda América Latina. “Una universidad es mucho más que sus paredes, sus techos y sus aulas. Es una experiencia viva que enriquece y se enriquece con los distintos puntos de vista sobre la realidad. Por eso esta es una celebración: porque disfrutamos de conocer otras poéticas y de acceder a otras realidades”.

En representación del INCAA estuvo Germán Calvi, coordinador general del Plan Operativo de Promoción y Fomento de Contenidos Audiovisuales y Digitales, quien felicitó a Dolly Pussi, directora de la Diplomatura en Cine, por la puesta en marcha del festival. “Esto es una bisagra. Porque Dolly representa lo mejor de la cultura y del cine revolucionario latinoamericano, la historia de resistencia y lucha en los ‘60, de revolución en los ‘70, de evolución en los ‘80 y también de este gran momento después de los ‘90”. Además destacó la importancia de que una universidad pública “se anime a este tipo de ideas y más aún de que sea esta casa amiga”.
El intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, invitó a los vecinos a asistir a y disfrutar del Festival, una gran oportunidad para mirarse como vecinos y encontrarse con el arte de todo el continente. “Tenemos de hacer de San Martín y de su cultura una marca de identidad, porque estamos convencidos de que nuestra ciudad se reencuentra y se enriquece con el arte. Y este es un paso más en ese sentido. Uno muy grande”.

La última en hablar fue Dolly Pussi, que contó la historia de Alcides Greca, un abogado santafesino nacido en San Javier y cineasta amateur que en 1917 hizo una película para recordar el último levantamiento indígena de su provincia, protagonizado en 1904 por los mocovíes en su pueblo. “El último malón es fascinante, porque es a la vez un tesoro político, histórico y cinematográfico: Greca reunió a los mocovíes que habían sobrevivido a la represión del malón y a los criollos que habían participado trece años después. Y sólo usó dos actores”, contó la cineasta. Y recordó que fue Fernando Birri, creador de la primera escuela de cine del país en 1953 –donde ella se formó- quien rescató y difundió este film que prácticamente se había olvidado. “Lo menciono no sólo por esto sino porque además quiero decir que esa escuela de cine y Birri son los parámetros de esta Diplomatura en Cine Documental de la UNSAM. Somos hijos de ellos”.

Luego de sus palabras, la Orquesta Sinfónica de San Martín junto a seis solistas vocales de la UNSAM, acompañaron la proyección de El último malón con una composición escrita especialmente para el film por el director de la Diplomatura en Usos de la Voz, Santiago Chotsourian.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *