Escuela de Hábitat y Sostenibilidad, Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental, Instituto del Transporte

Ingeniería Ambiental e Ingeniería en Transporte: dos carreras estratégicas orientadas a aportar ideas y capacidades para enfrentar los problemas de nuestro tiempo

En el día de la Ingeniería Argentina, lxs directorxs de las carreras de Ingeniería Ambiental y de Ingeniería en Transporte analizan el perfil profesional de lxs graduadxs y plantean los desafíos de la disciplina. Ambas carreras son cogestionadas por la Escuela de Hábitat y Sostenibilidad (EHyS) y la Escuela de Ciencia y Tecnología (ECyT) de la UNSAM.

En nuestro país, la ingeniería es considerada una disciplina fundamental para lograr consolidar el desarrollo industrial y relacionar conocimiento con innovación productiva. En este sentido, el desarrollo de carreras de Ingeniería constituye un aporte vital para la formación de profesionales competentes que estén preparados para afrontar creativamente los desafíos de la sostenibilidad y para resolver los problemas de nuestro tiempo. Se trata de carreras de grado consideradas de interés público y estratégicas para el desarrollo nacional, que con el correr del tiempo lograron consolidar ciertos rasgos y características distintivas respecto de otras ofertas similares en la región metropolitana.

Diana Mielnicki y Soledad Villaverde, quienes se desempeñan respectivamente como directora y coordinadora de la carrera consideran que “la Ingeniería Ambiental de la UNSAM tiene una fuerte formación en ciencias básicas y se caracteriza por la formación práctica, en laboratorio, salidas a campo y planta piloto. En las materias avanzadas, el trabajo en proyectos y talleres favorece la formación activa que requiere un ingeniero hoy en día: debe colaborar con profesionales de distintas disciplinas, trabajar en equipo y defender proyectos”.

Por su parte, el director de la carrera de Ingeniería en Transporte, Gustavo Piazza, considera que, a diferencia de otras propuestas, “la Ingeniería en Transporte de la UNSAM pone el foco en el diseño integral de los sistemas de transporte, y en la gestión y en la optimización de estos sistemas, tanto para cargas como para pasajeros, para todos los modos, e incluyendo aspectos tecnológicos, ambientales, de servicios, económicos, legales y otros que se van viendo a lo largo de las materias de la carrera”.

Un perfil formativo centrado en la innovación y la interdisciplinariedad

 

Ambas carreras desarrollan un perfil profesional de sus graduadxs, con una sólida formación científica y tecnológica, capacitadxs para la innovación y el trabajo interdisciplinario y colaborativo. En el caso de la carrera de Ingeniería Ambiental la directora y la coordinadora consideran que aquellas personas que se gradúan tienen conocimientos provenientes de diversas disciplinas y competencias para ”diseñar, proyectar y planificar obras y procesos tecnológicos para el tratamiento de efluentes líquidos, emisiones gaseosas, y residuos sólidos urbanos, industriales y agropecuarios, y para realizar estudios y evaluaciones de impacto ambiental, diseñar y aplicar sistemas de gestión ambiental, entre otras cualidades”. 

 

Lxs ingenierxs en Transporte se preparan a lo largo de la carrera para ser “muy conscientes de la función social del transporte, lo que les permite integrar equipos de planificación, investigación, ejecución o gestión con una visión amplia, integradora y con sensibilidad social”, afirma Gustavo Piazza, y agrega: “son profesionales capacitadxs para colaborar con otras disciplinas en brindar respuesta a los complejos desafíos que enfrenta el transporte y la movilidad, siempre en el marco de una visión orientada al desarrollo social equitativo e inclusivo”.

Múltiples oportunidades de inserción profesional

En ambas carreras se abre un abanico amplio de posibilidades para el desarrollo profesional de nuestrxs ingenierxs. El campo laboral comprende numerosas áreas y actividades, tanto dentro del sector privado como del  público.

En Ingeniería Ambiental, Mielnicki y Villaverde afirman que “nuestrxs egresadxs encuentran empleos en empresas, en ministerios y municipalidades, en instituciones como INTI, AySA, ACUMAR; y en consultoras que trabajan para diversas industrias”. La actividad profesional no es el único horizonte para quienes logran graduarse en UNSAM: “muchxs se siguen formando, realizando maestrías o doctorados en el país y en el exterior”, señalan.

En el campo del transporte, actualmente existe un escenario propicio y de mayor visibilidad del sector respecto a otros contextos o momentos históricos. Se presentan innumerables oportunidades en las que se requieren profesionales capacitadxs para aportar soluciones innovadoras y creativas para la problemática del transporte y con una visión más amplia de la logística, aspecto cada vez más importante para el crecimiento y progreso de las empresas y de los países o regiones. En palabras de Piazza: “la realidad es que las oportunidades laborales son muchas y creo que lxs graduadxs tendrán la posibilidad de escoger aquella que mejor se adapte a sus propios intereses e inquietudes”. 

El director de la carrera considera que lxs nuevxs ingenierxs no sólo pueden desempeñarse en empresas directamente vinculadas con la provisión de servicio de transporte de cargas o de pasajeros, sino también en empresas de logística o productoras de bienes que deben resolver sus problemas de distribución de insumos y productos. A nivel público, sostiene que “están capacitadxs para participar directamente en la planificación, desarrollo, implementación, ejecución y control de políticas de transporte, pero también en otras áreas que tengan relación con dicho sector”.

 

 

Capacidades para resolver los problemas del entorno

Otro elemento distintivo de las carreras de Ingeniería de la EHyS es su capacidad para brindar respuestas a las necesidades de su área de influencia. La solución de los numerosos y diversos problemas ambientales y de movilidad es un requerimiento cada vez mayor de la población. Mielnicki y Villaverde consideran que “las soluciones no son simples, y por eso se requiere cada vez más aplicar conocimientos especializados. Nuestrxs estudiantes colaboran con empresas, organizaciones y organismos de gestión a través de pasantías, proyectos de extensión y de vinculación y transferencia tecnológica”. 

De un modo similar, Piazza plantea que “en el área metropolitana de Buenos Aires, y especialmente en el conurbano bonaerense hay muchos aspectos que pueden ser mejorados, como el transporte público, el impacto de la logística en la congestión, y la seguridad vial, entre otros. Por eso es importante que lxs estudiantes de la carrera vayan participando en proyectos de cooperación técnica para ofrecer soluciones a estas necesidades”.

Los desafíos de la formación de ingenieros/as de cara a los próximos años

La evolución de las sociedades luego de transitar los efectos disruptivos de la pandemia de Covid 19 ha sido signada por la acentuación de la incertidumbre y la complejidad como por la emergencia de nuevas y crecientes problemáticas ambientales y sociales. En este sentido, en el corto, mediano y largo plazo la formación de ingenierxs adquiere un rol central para posicionarse frente a la interpelación del escenario actual y del porvenir. Lxs directorxs de las carreras coinciden cuando se trata de pensar acerca de los principales desafíos de la formación de lxs futurxs ingenierxs de la EHyS de cara a los próximos años: es necesario promover una formación universitaria de excelencia para mejorar las condiciones de vida de la población.

 

Mielnicki y Villaverde lo expresan de la siguiente manera:  “a medida que pasa el tiempo y los problemas ambientales no se resuelven, se agravan: cambio climático, pérdida de biodiversidad, problemas con el agua, la contaminación urbana, escasez de recursos. Necesitamos más y mejores ingenierxs, con nuevas ideas y capacidades para enfrentar estos problemas”.  

Por su parte, Piazza, manifiesta que “el desafío es formar personas que sean capaces de resolver la aparente disyuntiva entre lograr los objetivos tradicionales o privados del transporte, como mayor eficiencia y rapidez, mayor seguridad y menores costos, y satisfacción del usuario o cliente, pero al mismo tiempo no perder de vista los desafíos que surgen de una visión más global y social como la reducción de las externalidades negativas, la disminución de la vulnerabilidad, la mejora de la calidad de vida y la promoción del desarrollo equitativo y sostenible”.

, , , , , , ,

Nota actualizada el 2 de junio de 2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *