Escuela de Ciencia y Tecnología,home

Brilla tu luz para mí: La UNSAM instaló paneles solares en el Edificio Tornavía

La Universidad cuenta ahora con 60 paneles solares colocados en el techo del Edificio Tornavía en el marco del proyecto IRESUD, que busca desarrollar e impulsar la generación de electricidad a partir de energía solar. La instalación estuvo a cargo de una empresa que emplea a estudiantes y egresadxs de la carrera de Ingeniería en Energía de la Escuela de Ciencia y Tecnología.

Por Florencia Maseda. Fotos: Pablo Carrera Oser

A partir de ahora, el techo del Tornavía tendrá un nuevo accesorio que garantizará no solo la posibilidad de comenzar a utilizar energías renovables sino que también se convertirá en una herramienta para el aprendizaje: paneles solares.

Los 60 paneles solares instalados en el Edificio Tornavía del Campus Miguelete fueron adquiridos a través del proyecto “Interconexión de sistemas fotovoltaicos de la red eléctrica en ambientes urbanos” o proyecto IRESUD-RI (Interconexión a Red de Energía Solar Urbana Distribuida), a cargo de Julio Durán, docente de la Ingeniería en Energía. Este proyecto tiene como finalidad promover la generación de electricidad a partir de sistemas fotovoltaicos de pequeñas potencias, integrados a edificios o viviendas y conectados a la red eléctrica de baja tensión.

 Los 60 paneles solares en el Tornavías

La instalación fue realizada por la empresa privada “FDG” a partir de la licitación dirigida por la Gerencia de Infraestructura de la UNSAM, quienes también estuvieron a cargo de la supervisión de la obra. 

El proyecto fue impulsado por el Consorcio IRESUD inicialmente conformado por la la UNSAM, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y 5 empresas privadas. A su vez fue parcialmente subsidiado por el Ministerio, Ciencia Tecnología e Innovación Productiva y contó con el apoyo de tanto de universidades como de organismos nacionales y provinciales vinculados al sector energético. 

“El objetivo principal del proyecto IRESUD fue, y continúa siendo, promover el desarrollo de legislación y reglamentación de la generación eléctrica distribuida conectada a la red eléctrica basada en energías renovables, muy especialmente la solar fotovoltaica, e impulsar el uso de esta tecnología en el país. Cuando empezamos a trabajar en el tema entre la CNEA y la UNSAM allá por el año 2011 no había ninguna legislación al respecto, ni a nivel nacional ni provincial. Actualmente, hay varias provincias que tienen legislación y reglamentación sobre la generación distribuida con renovables, y a nivel nacional está la Ley 27424, Régimen de Fomento a la Generación Distribuida”, explica Durán. 

Los sistemas fotovoltaicos son sistemas de generación de energía eléctrica a partir de paneles solares. La instalación consta de dos segmentos, los paneles solares y los inverters. Estos últimos se encargan de transformar la corriente contínua de los paneles solares en corriente alterna para inyectarla a la red. Esa energía se descuenta del consumo energético de la universidad, traduciéndose en un ahorro y, por lo tanto, generando un beneficio económico pero también un aporte al uso eficiente de la energía. 

 

Pero eso no es todo: “Las universidades, al igual que las escuelas, son una fuente fundamental de difusión de las nuevas tecnologías, la eficiencia energética y el uso racional, dado que a través de los alumnos y docentes la información llega a las familias. La existencia de una instalación fotovoltaica con gran visibilidad dentro de la universidad hará, seguramente, que muchos alumnos, y también docentes, se interesen en el tema”, reafirma el profesor asociado de la UNSAM.

Del Campus a la empresa, de la empresa al Campus

La instalación fue realizada por “FDG”, una empresa dedicada a proyectos de energías renovables y eficiencia energética que actualmente emplea a Nicolás Pierri y Abel Shannon, un ingeniero en energía egresado de la UNSAM y un estudiante de la misma carrera respectivamente. Ellos formaron parte de la obra que colocó los paneles solares en el Tornavías, que representan un beneficio doble para la Universidad: por un lado ambiental y económico, por el otro provee de una plataforma didáctica para que lxs estudiantes de la carrera de Ingeniería en Energía puedan complementar sus saberes acerca de los sistemas fotovoltaicos. 

Nicolás Pierri y Abel Shannon, de la Escuela de Ciencia y Tecnología, instalando los paneles solares

Nicolás comenzó su trayectoria en la carrera de Ingeniería en Energía de la Escuela de Ciencia y Tecnología en el 2015. Empezó su recorrido académico estudiando Ingeniería Electrónica, una elección que no lo convencía del todo. Poco a poco se empezó a interesar por las energías renovables y fue allí cuando encontró en la UNSAM la carrera ideal. 

Actualmente, Nicolás trabaja como Gerente de Operaciones en “FDG” y en este proyecto fue asignado como Jefe de Obra, teniendo dentro de sus responsabilidades la dirección de la misma y el armado de la ingeniería previa, entre otras tareas. 

 

Nicolás Pierri,  egresado de la Ingeniería en Energía de la UNSAM

Para él, la iniciativa es algo más que sólo un proyecto que promueve el uso de sistemas fotovoltaicos sino que también es una herramienta ejemplar para utilizar en la formación de futurxs ingenierxs en energía. “Que la UNSAM cuente con paneles solares me parece algo ideal. Más allá de las ventajas económicas o beneficios ambientales que estos significan, contar con una instalación de este tipo para analizar y estudiar es algo muy importante para lxs estudiantes. Es muy diferente que te enseñen cómo funciona un sistema de este tipo y sólo verlo en la teoría a poder tener acceso a uno que se encuentra en el propio techo de la universidad”, reflexiona Nicolás. 

Abel Shannon contaba con el título de Técnico Electrónico cuando egresó del secundario y a la hora de decidir qué carrera estudiar tenía una orientación clara: la ingeniería. La matemática y la física eran las orientaciones que más le gustaban mientras que el interés por la energía vino después. Decidió probar con la carrera de Ingeniería en Energía en la UNSAM y se quedó hasta hoy. 

Abel Shannon, estudiante de la carrera de Ingenieria en Energía

Tanto Abel como Nicolás tuvieron la oportunidad de volver al campus ya no como estudiantes sino como trabajadores: Shannon ya hace 2 años que trabaja en “FDG”. Para él, que su universidad cuente con estos paneles solares es un gran estímulo para promover que otras instituciones se interesen en ello: “Me parece muy bueno que se cuente con una tecnología de vanguardia que a su vez está posicionada en un lugar muy visible y así llegar a incentivar a otros a adoptar este tipo de sistemas. Estaría muy bueno que otras universidades también se enganchen y empiecen a hacer algo así”.

 

Abel y Nicolás con uno de los paneles que se instalaron en el Tornavía

Nota actualizada el 21 de abril de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *