IDAES

El IDAES triplicó su cantidad de graduados

Al cierre de 2015, el IDAES tendrá 17 nuevos licenciados en Sociología y en Antropología Social y Cultural, mientras que en 2014 los egresados fueron 6. La mejora se logró gracias a una modificación en el plan de tesina y a un mayor acompañamiento de los alumnos durante el trabajo de investigación, que incluyó la modificación a régimen anual del Taller de Redacción de Tesina II.

Al cierre del ciclo lectivo 2015, el IDAES casi habrá multiplicado por tres el número de graduados de sus carreras de grado. Desde la creación en 2007 de las licenciaturas en Antropología Social y en Sociología, en total son 27 los alumnos que finalizaron su carrera, y 15 los que egresaron en los últimos meses. A fines de diciembre habrá 2 nuevas exposiciones de tesinas, elevando a 17 el número de egresados en todo el año y a 29 el total.

La mejora es fruto de un trabajo minucioso de revisión y adecuación de los planes de estudio, que incluyó una reforma profunda del proceso de elaboración de tesinas. “Muchos colegas dicen ‘si fueran estudiantes de sociología de la UBA tendrían un nivel de graduación mucho mayor en la carrera porque los estudiantes se gradúan sin tesina’” cuenta Paula Abal Medina, directora de la Licenciatura en Sociología. Medina también remarca que este tipo de trabajo final es fundamental dado que “la investigación es una herramienta para el conocimiento social, y enriquece las ciencias sociales, la definición de una política pública y el abordaje mediático de una situación o problema social”.

Para mejorar la tasa de graduados, se llevaron a cabo diversas acciones tendientes a incrementar la difusión al interior del IDAES de la producción de su equipo de investigación (el Instituto cuenta con un equipo de más de 80 investigadores). También se reforzó el trabajo en los talleres de investigación y las materias metodológicas, y se transformó en anual el Taller de Redacción de Tesina II. Por último, se relanzó la revista Márgenes, que permite a los estudiantes movilizar activamente sus propias prácticas de investigación.

El desafío es impulsar las graduaciones pero no desde una visión resultadista. Por el contrario, se apunta a la inserción de nuevos sujetos en el ámbito académico, con posibilidad de habilitar miradas novedosas sobre los procesos sociales.

Un caso paradigmático en este sentido es el de Martín Maduri, primer graduado de la Licenciatura en Sociología dictada en el Penal de José León Suárez. Maduri se graduó este año con un trabajo etnográfico sobre la cárcel, que escribió estando privado de su libertad. Otras tesinas abordan experiencias de trabajo en arroyos contaminados del conurbano (Beltrán Besada), o representaciones sobre el trabajo entre policías de la Provincia de Buenos Aires (César Mansilla).

El aumento en el número de graduados no es entonces un simple dato estadístico. Implica el surgimiento de nuevos saberes y el ingreso de nuevas experiencias dentro del mundo universitario. Como resume Paula Abal Medina “los estudiantes, cuando se ponen a investigar, muchas veces miran lo impensado, producen la incomodidad de un conocimiento inesperado”.

, , , , ,

Nota actualizada el 8 de abril de 2016

No están permitidos los comentarios.