Escuela de Arte y Patrimonio, home

La UNSAM restauró los murales urbanos de Santiago Maldonado

Galería

Especialistas de la Escuela de Arte y Patrimonio relevaron los murales realizados por Santiago en 25 de Mayo, barrio natal del joven artista desaparecido el 1 de agosto de 2017. La iniciativa incluyó trabajos de restauración junto con la comunidad local y la oferta de charlas, talleres y jornadas de formación a cargo de especialistas en arte urbano y conservación.

Los murales realizados por Santiago Maldonado en 25 de Mayo, barrio donde nació y se formó como artista visual, tienen un valor patrimonial y simbólico muy importante para la cultura y la construcción de la memoria colectiva. Su obra, que aborda fuertes ejes temáticos como la soberanía alimentaria, los pueblos originarios o la sustentabilidad ambiental, fue declarada Patrimonio Cultural Municipal en 2017 por iniciativa de familiares y vecinxs.

Este año, en colaboración con el Ministerio de Cultura de la Nación y el Municipio de 25 de Mayo, un grupo de especialistas del Centro TAREA de nuestra Escuela de Arte y Patrimonio (EAyP) relevó cinco murales ubicados en distintos puntos del barrio con el objetivo de establecer un plan de trabajo para su restauración y puesta en valor. El proyecto involucró la participación de la comunidad local a partir de un plan de capacitaciones virtuales con prácticas presenciales a cargo de Ana Morales, Damasia Gallegos, Carla Coluccio, Lucas Gheco y Ana Lizeth Mata Delgado. Los talleres abordaron temas como la conservación y puesta en valor del patrimonio, las expresiones artísticas urbanas, su impacto en la comunidad, los primeros aportes científicos para su estudio y reflexiones entre arte mural y arte prehispánico.

En cada visita a 25 de Mayo, el equipo de TAREA contó con la presencia de la madre de Santiago, Stella Peloso, además de vecinxs, familiares y colegas que aportaron datos relevantes sobre las obras.

El tiempo estimado para la realización del proyecto fue de ocho meses. En ese lapso, y a lo largo de diferentes campañas, las tareas incluyeron el registro de cada mural, la investigación material e histórica de su ejecución y contexto de elaboración y, por último, la realización de los trabajos de conservación de las pinturas en su lugar actual de emplazamiento. Como tarea final, se elaboró una serie de recomendaciones para la correcta preservación de los materiales intervenidos.

El trabajo implicó mucho más que tareas de restauración: la participación activa de la comunidad ーdesde adolescentes hasta adultxs de edad avanzadaー contribuyó al desarrollo de la cultura y la permanencia de los recuerdos y memorias colectivos. Cada nuevo retoque, cada estudio del trazo en los murales de Santiago, cada limpieza y remoción de suciedad superficial fijaron un sentido de permanencia, un estado de latencia del espíritu de la obra y su creador en una localidad que, hoy más que nunca, lo recuerda como un gran referente.

, , , , , , ,

Nota actualizada el 24 de noviembre de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *