Dirección de Género y Diversidad Sexual

#8MUNSAM: relato de Andrea Flores Ruilova, abogada, investigadora, migrante ecuatoriana en Buenos Aires

La pandemia mostró la fragilidad de nuestra humanidad, pero a su vez la fortaleza de las mujeres que rompemos el silencio, salimos del círculo de la violencia y somos parte del cambio. Somos parte del todo y parte de la fortaleza. Afirma Andrea Flores Ruilova, abogada, investigadora, defensora de derechos humanos, migrante ecuatoriana en Buenos Aires.

Somos parte del todo latinoamericano y a la vez parte de la esperanza. La pandemia dejó su huella en las mujeres de todo el planeta, en especial en Latinoamérica. Millones de niñas y mujeres convivieron con sus agresores, sin tener un lugar seguro a donde ir. La pandemia para muchas mujeres migrantes significó enfrentar la soledad, pobreza y desigualdad, ser parte de la gran Latinoamérica, pero ser negadas en ocasiones por el contexto actual.  La pandemia mostró la fragilidad de nuestra humanidad, pero a su vez la fortaleza de las mujeres que rompemos el silencio, salimos del círculo de la violencia y somos parte del cambio. Somos parte del todo y parte de la fortaleza.

Soy consciente del privilegio que tengo al ser mujer profesional migrante, la pandemia me permitió estrechar lazos con mi familia y amigues en la distancia. Argentina, tierra de oportunidades, me abrió la puerta para investigar la situación de derechos humanos en Latinoamérica. Muchas veces la soledad y lejanía de nuestra tierra natal se transforma en esperanza y nuevos caminos en distintos lugares. El amor de mis amigas en la distancia siempre me hizo sentir cerca de casa. Aquí, allá, en cualquier lugar somos parte del todo y somos parte del cambio de nuestro continente.

Nota actualizada el 15 de marzo de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *