CETyD

Lxs trabajadorxs de Google ya tienen su propio sindicato.

“Es la oportunidad de mostrar que es posible una negociación colectiva en el sector digital”, dice Juan Manuel Ottaviano, investigador de CETyD-IDAES, UNSAM sobre plataformas.

Alphabet es la dueña de Google. Tiene 120 mil empleadxs en todo el mundo, la mayoría contratadxs como temporales. “Google transformó los ámbitos de trabajo y el paradigma del uso de los tiempos. Confío en que tendrá una actitud corporativa distinta a la de Amazon o Uber”, reflexiona el abogado laboralista.
El sindicato, Alphabet workers Union, tiene una característica interesante. Su organización embrionaria fue secreta. Gran parte de estas acciones en la era digital son clandestinas, como ocurría a fines del siglo XIX y principios de siglo XX.
Su conformación es la respuesta a la contratación de IRI, una consultora de servicios corporativos antisindicales. No es un hecho aislado: la industria digital de Estados Unidos gastó 200 millones de dólares para desacreditar a sindicalistas activistas y profesionales universitarios.
¿El motivo? Evitar que California estableciera derechos laborales en Uber. “Ganaron ese debate”, advierte Ottaviano y agrega: “El telón de fondo más problemático del sector sigue siendo la clasificación de los trabajadores”.
Es que lxs programadorxs e ingenierxs de Google tienen el mismo problema que un repartidor de Rappi: están subclasificadxs como contratistas cuando en verdad son empleadxs. Son profesionales bien pagos, pero sin derechos.
Contrario a lo que se piensa, para el investigador del CETyD, los problemas laborales de la economía de plataformas tienen un común denominador: el trabajo remoto, las comisiones injustas, el hiper control de sus tareas e intimidad, jornadas extendidas y variables.
“La descolectivización del trabajo necesita de nuevos dispositivos de organización sindical: herramientas digitales democráticas para la toma de decisiones y personas que organicen a lxs trabajadorxs mientras ellxs están ocupados”, analiza Ottaviano.
“El futuro del trabajo llegó para quedarse y el sindicalismo, también”, concluye. Mirá Plataformas, una serie documental de Revista Anfibia  http://bit.ly/38obV5n

,

Nota actualizada el 7 de enero de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *