CUSAM,Escuela de Ciencia y Tecnología,Territorio Educativo

De las cajas de pizza a los “cardboards”: El viaje virtual de las estudiantes del CUSAM

Galería

El Programa de Desarrollo y Articulación Territorial y la Escuela de Ciencia y Tecnología de la UNSAM diseñaron lentes de realidad virtual de cartón microcorrugado para que las internas de la Unidad 46 de San Martín mantengan el contacto con sus familias durante la cuarentena y los utilicen como herramienta educativa.

Por Gaspar Grieco. Fotos: Pablo Carrera Oser. Video: UNSAM Audiovisual

Una tarde de diciembre de 2019, Noelia salió de su pabellón y junto con otras internas fue al taller que organiza el colectivo Osadía Cárceles en el penal 46. Nunca imaginó que ese día iba a sobrevolar las yungas tucumanas sin salir del lugar. Con el casco de realidad virtual y aferrada fuertemente a su silla, voló en libertad por unos minutos y se emocionó con el paisaje del Jardín de la República. Hoy, Noelia espera que el mundo virtual le permita ver a su familia y su barrio.

Desde el viernes 20 de marzo de 2020, cuando la Argentina entró en “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, lxs internxs del Servicio Penitenciario Bonaerense no reciben visitas. Diez días después del decreto que reglamentó la primera cuarentena, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires permitió el uso de teléfonos celulares dentro de los penales para que las personas privadas de su libertad puedan estar en contacto con sus familias.

En este contexto, el Programa de Desarrollo y Articulación Territorial de la UNSAM y la Escuela de Ciencia y Tecnología (ECyT) comenzaron a confeccionar lentes de realidad virtual económicos para las internas de la Unidad Penal N.º 46 de José León Suárez. “Lo importante es que este proyecto potencia el vínculo entre las presas y sus familias. La idea es hacer de esta técnica una herramienta también para la educación y la formación”, dice Lalo Paret, director del programa que funciona dentro de Lectura Mundi.

De las 91 internas del penal de San Martín, 15 son estudiantes de las carreras de Sociología y Trabajo Social, 12 cursan la Diplomatura en Arte y Gestión Cultural y 15 cursan los talleres de educación, artes y oficios en el Centro Universitario San Martín (CUSAM) de la UNSAM. El proyecto de lentes de realidad virtual se enmarca dentro de los talleres que brinda el colectivo artístico Osadía Cárceles – Teatro del Oprimido.

“La realidad virtual, al ser una experiencia inmersiva, da la sensación de que realmente estás en otro lugar. Por eso, la idea es abrir ese mundo a la gente que está encerrada”, dice Cecilia Sainz, guionista y realizadora audiovisual, colaboradora del grupo Osadía e ideóloga del proyecto. “Podemos simular situaciones formativas para su libertad, como entrevistas de trabajo, recorrer el Campus para que se piensen alumnas en la universidad, un viaje a otra provincia… hacer que vayan reconociendo nuevos lugares antes de atravesarlos”, completa.

Antes de la cuarentena, Cecilia y el grupo Osadía llevaron un casco de realidad virtual al penal y lograron que las internas del taller sobrevolaran las yungas tucumanas en parapente. “Nunca se habían puesto un casco de realidad virtual, ni volaron en parapente, ni fueron a Tucumán. Las chicas se agarraban de las sillas, miraban para atrás, sentían que estaban volando, sentían la libertad. Hubo gritos y llanto. Fue una experiencia maravillosa, de una belleza conmovedora”, cuenta Cecilia.

El prototipo

El grupo de trabajo que confecciona los lentes de realidad virtual está conformado por el decano de la ECyT Federico Golmar, el docente Gabriel Sanca, el estudiante Mateo Sauton y la no docente Maitén Schifman. “Nosotros lo único que hacemos es cortar cartón”, bromea Golmar cuando habla de la innovación.

La estructura de los lentes es fabricada con cajas de pizza de cartón microcorrugado, lo que los vuelve económicamente viables. El cartón es marcado y cortado con la máquina cortadora láser para prototipado situada en un laboratorio de la ECyT. Luego, a esa estructura se le agregan dos lentes de realidad virtual y se le encastra el celular, donde se reproducen los videos en formato de realidad virtual.

En una primera instancia, la idea es reproducir los videos de Google Cardboard y los producidos por la Secretaría de Turismo de la Nación para que las internas conozcan cada rincón del país. Si el proyecto prospera, se filmarán sus hogares y sus barrios y se producirá contenido educativo y formativo. “Más adelante nos gustaría dar un taller en el penal sobre como armar estos lentes, para poder después hacer una producción más grande y repartirlos en todos los penales de Buenos Aires”, dice Golmar.

Nota actualizada el 19 de agosto de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *