home,Instituto de Arquitectura y Urbanismo,Territorio Educativo

Transformar el territorio: Jéssica Silvero Ruiz y una propuesta de diseño eficiente para San Martín

Galería

Jéssica es estudiante del Instituto de Arquitectura y Urbanismo de la UNSAM. Su proyecto de tesis está vinculado al territorio donde vive y plantea una reforma radical del espacio urbano al interior de cada de manzana.

Por Florencia Maseda

De Costa Esperanza a la UNSAM y del Campus a Villa Lynch. Jéssica Silvero Ruiz se pasó los últimos años atravesando de punta a punta el partido de San Martín. Es estudiante de Arquitectura y cuando tuvo que pensar en la tesis combinó saberes y territorio: su proyecto plantea el rediseño urbano de Villa Lynch para transformar la vida cotidiana de los vecinos.

Después de estudiar las problemáticas de la zona en 2019, Jéssica se dio cuenta de las carencias estructurales del barrio: falta de un pulmón verde, construcciones masivas sin control, ausencia de espacios públicos y equipamiento educativo. Su proyecto de tesis nace de la combinación de experiencias cercanas: su barrio Costa Esperanza, la labor como docente en la Escuela Secundaria Técnica de la UNSAM y el trabajo junto con Roberto Busnelli, secretario de Coordinación Ejecutiva del Instituto de Arquitectura y Urbanismo (IA) de la UNSAM.

“Básicamente, estoy interviniendo dentro de la manzana. Eso es lo nuevo de este proyecto, es el planteo más ‘radical’ que estoy haciendo. Porque en Villa Lynch no existe este tipo de fisonomías. Esto de meterte adentro y que haya espacio público y público-privado”, cuenta. 

En sus primeros años en la UNSAM, Jéssica se volcó a trabajar en el territorio. “Me iba a los barrios 8 de Mayo, Lanzone y más al fondo y hacía relevamiento de las viviendas para dibujar los planos y conseguir algún financiamiento que permitiera ayudar a esas personas”, recuerda. 

La estudiante vive en el barrio Costa Esperanza, también ubicado en el partido de San Martín. El predio con forma de trapecio se caracteriza por una gran cantidad de construcciones y la falta de espacios verdes. 

Su propia vivienda y su barrio tuvieron una clara influencia en su trayectoria académica. “La problemática de la vivienda siempre me interesó. En mi caso particular, crecí en Costa Esperanza cuando recién empezó todo, cuando esto era un baldío lleno de agua por las inundaciones del río Reconquista. Y nuestra vivienda en los inicios era muy precaria y siempre tuve esa situación muy poco amigable con mi vivienda. La precariedad, la falta de comodidades incidió en la elección de mi carrera. Siempre me gustó tratar lo que es la cuestión de las viviendas”, dice Jéssica.

Pero su proyecto es más que construir viviendas: está pensado para transformar un barrio y las vidas de quienes lo habitan. Para eso, pensó en guarderías para beneficiar a la primera infancia y un espacio verde que permita el encuentro y el disfrute de lxs vecinxs del barrio. 

“Sé que la vivienda es muy importante para el crecimiento y es algo que influye en el día a día. El hecho de no tener comodidades, que para bañarte necesites calentar agua con leña en una olla… Yo pasé por todo eso y por eso planteé la vivienda social, con construcción estandarizada. Algo que no salga caro para que la gente pueda acceder a la vivienda”, comenta la estudiante.

Los materiales que eligió son poco convencionales: madera y botellas de plástico recicladas como aislante térmico-acústico. A esta elección se suma el armado de paneles prototípicos, que llegarán armados para la construcción. De esta manera, la obra se vuelve más eficiente, con mano de obra no calificada y a un bajo costo. Una propuesta de viviendas eficientes, pero cómodas para todxs. 

Sobre la carrera

La Unidad Académica de Arquitectura comenzó a funcionar en la UNSAM en 2013. Cuatro años después, por resolución del Consejo Superior, se creó el Instituto de Arquitectura y Urbanismo (IA).

Uno los objetivos fundamentales del Instituto es responder de manera integral a la tradición científica y humanista de la UNSAM vinculándose con el conocimiento multidisciplinario que se despliega en medioambiente, economía, arte, ingenierías, ciencias políticas y sociales, patrimonio y nuevas tecnologías. 

El programa de la carrera de Arquitectura tiene como misión iniciar y formar jóvenes para la práctica específica de la disciplina arquitectónica. Además, se espera que la Escuela amplíe los límites de la profesión y plantee una actividad crítica respecto a la realidad en la que vivimos.

Nota actualizada el 5 de junio de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *