CETyD,El trabajo en el mundo - CETyD

Putting people first. Un documento de la Confederación Sindical Internacional

Doce países muestran al mundo cómo proteger vidas, empleos e ingresos. Entre ellos, la Argentina.

Un nuevo estudio de la Confederación Sindical Internacional (CSI) analiza las respuestas de los gobiernos de 69 países a la pandemia del COVID-19. En el documento identificaron 12 gobiernos que han puesto a los pueblos en primer lugar, a la vez que abordan las consecuencias económicas de las medidas de emergencia adoptadas para contener la propagación del virus.

Argentina, Austria, Canadá, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda, Nueva Zelanda, Noruega, Singapur, Suecia y Gran Bretaña son los doce gobiernos que encabezan la lista de países que adoptaron políticas para proteger vidas, trabajos e ingresos, según el informe de la CSI.

El sostenimiento directo de la economía real es la única forma en la que lxs trabajadorxs podrán permanecer en sus hogares y cuidar a sus familias. Los doce países mencionados colocan un estándar sobre la protección a las y los trabajadores que debieran ser imitados por muchos más gobiernos en el mundo, según la CSI. “Hay todavía brechas importantes en muchos países y los sindicatos están presionando para cubrir estas brechas”, expresó Sharon Burrow, secretaria general de la CSI.

El estudio identificó cinco indicadores/demandas que tendrán el mayor impacto directo en la población trabajadora: pago de licencia por enfermedad; apoyo a los salarios e ingresos para trabajadores independientes, autónomos y empleos de plataforma; medidas de alivio para alquileres y pago de hipotecas; y salud de acceso gratuito.

“Estas medidas son un comienzo, pero su implementación con celeridad en los subsidios es clave. Una pandemia con fecha de finalización no conocida significa mayor necesidad de apoyo para las y los trabajadores. Las consecuencias sanitarias, sociales y económicas del COVID-19 requerirán nuevos niveles de cuidado, protección social y estímulos económicos en todos los países. Ello implicará un nuevo contrato social”, dijo Burrow.

Dos países en la región de las Américas, Argentina y Canadá, han promovido el apoyo a los ingresos de los trabajadores autónomos (y otras categorías laborales precarias). En el caso de la Argentina, se trata de un ingreso adicional de 10 mil pesos (U$S 157), en primera instancia por el mes de abril.

En Europa, ocho gobiernos –Austria, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda, Noruega, Suecia y Gran Bretaña-  encabezan la lista. Aunque hay mucho por hacer todavía en muchos de estos países, el modelo social europeo y el diálogo social tripartito han acelerado las respuestas.

En la región Asia-Pacífico, Singapur y Nueva Zelandia han establecido amplios programas de ingresos y aporte a los salarios para una amplia categoría de trabajadores.

Mientras estos gobiernos establecen un modelo y estímulo para el resto de los países, los sindicatos están profundamente involucrados por el impacto de las medidas necesarias para contener el virus en la India, donde el 94 % de los trabajadores se desempeña en la economía informal. Todos los trabajadores (y los informales en particular) necesitan apoyo en sus ingresos, ayuda alimentaria y alivio crediticio. El gobierno comenzó a dar respuesta a las demandas de los sindicatos, aunque todavía resultan insuficientes.

En Brasil, los sindicatos han bloqueado con éxito la más preocupante de las medidas del gobierno de Bolsonaro, de cancelar contratos laborales sin indemnización. Sin embargo, la normativa de emergencia recorta el gasto público y permite a las empresas avanzar sobre otros derechos laborales.

“Las respuestas positivas a la pandemia demostradas por estos doce países fueron el resultado de una fuerte tradición de diálogo social tripartito y/o de la presión y demanda de los sindicatos. El involucramiento de los sindicatos representando a las y los trabajadores es clave para asegurar que los gobiernos actúen poniendo la prioridad en los pueblos en la respuesta a la emergencia del COVID-19.  La CSI urge a los otros gobiernos a seguir estos ejemplos e involucrar a los sindicatos en el diseño de las respuestas económicas que se necesita aplicar con urgencia como respuesta global a la pandemia”, dijo Burrow.

Informe de la CSI, acá.

, ,

Nota actualizada el 15 de abril de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *