home,Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental

La UNSAM y FUNINTEC donaron 6 mil “superbarbijos” al municipio de San Martín

La UNSAM, a través de FUNINTECH, llevó a cabo la donación de la primera partida de 6 mil superbarbijos de uso común Atom-Protect a la Municipalidad de San Martín. De la firma del acta participaron el rector Carlos Greco, el presidente de la FUNINTECH, Alberto Pochettino, y funcionarios del Gobierno nacional y el municipio de San Martín.

Por Florencia Maseda. Foto: Municipio de San Martín

La UNSAM, a través de la Fundación Innovación y Tecnología (FUNINTEC), donó a la Municipalidad de San Martín la primera partida de 6 mil superbarbijos de uso común Atom-Protect desarrollados por investigadorxs del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental (3iA) de la UNSAM y el Instituto de Física de Buenos Aires (IFIBA-UBA).

Participaron de las firmas del acta de donación el rector de la UNSAM, Carlos Greco; el intendente del partido de General San Martín, Fernando Moreira; el presidente de FUNINTEC, Alberto Pochettino; y el secretario de Pequeña y Mediana Empresa y Emprendedores de la Nación, Guillermo Merediz. 

La pyme textil KOVI le entregó a la UNSAM y a la UBA el 10 % de la tela producida a modo de regalía por la transferencia de tecnología. La partida recibida por la UNSAM fue destinada a la confección de las mascarillas gratuitas entregadas a la Municipalidad de General San Martín para ser distribuidas en el sistema de salud comunal en el marco de la pandemia y al personal que cumple funciones esenciales, entre otros destinos.

Durante el acto, el rector Carlos Greco destacó la importancia del trabajo conjunto entre la Universidad, el Estado y el sector privado: “En estos tiempos de incertidumbre, la sociedad mira al sector científico en busca de respuestas. Nosotros tratamos de hacernos las preguntas. El sector científico-tecnológico, es decir, nuestros profesores e investigadores, tienen la aptitud para responderlas, pero también el compromiso y el empeño de poner todo su conocimiento al servicio de las necesidades de todos”, agregó. 

La FUNINTEC, unidad de vinculación tecnológica de la UNSAM que apoya trabajos de investigación y desarrollo, estuvo a cargo de la gestión para la confección de las mascarillas. Su presidente, Alberto Pochettino, destacó el pedido que lxs científicxs realizaron en torno a las regalías por el licenciamiento de las telas: “Lxs investigadores dijeron que ‘como regalía nosotros queremos tela, no queremos dinero. Queremos la tela para hacer barbijos y enviarlos a los sectores de la sociedad que más los requieren’. Esta es una actitud destacable de nuestrxs colegas que han participado del desarrollo de esta tela”.

Las telas utilizadas para la confección de estos barbijos con triple capa de protección —antifúngica, antibacterial y antivirial—  son de algodón y poliéster adicionadas con un polímero ambientalmente amigable que facilita la retención de agentes activos basados en plata y cobre. Esta combinación reúne tecnología avanzada y materiales tradicionales y accesibles en el mercado local.

El secretario de Pequeña y Mediana Empresa y Emprendedores de la Nación, Guillermo Merediz, remarcó la importancia de la articulación virtuosa entre la Universidad, el Estado y lxs científicxs.  “Lo que hicimos el 1 de abril a partir de la decisión del ministro Kulfas fue poner en marcha un programa para la industria nacional, para las pymes, para que puedan brindar todos los insumos e equipamientos para afrontar esta pandemia. La Argentina produce 23 de los 24 insumos clave para enfrentar una situación de pandemia, y lo puede hacer porque tiene un sistema científico tecnológico y un entramado productivo con las capacidades de producción y de innovación necesarias”, dijo Merediz.

Al cierre de la firma, el intendente de San Martín, Fernando Moreira, reflexionó acerca del trabajo que lxs científicxs realizaron en condiciones adversas y en tiempo récord. “Hay que destacar que todo esto se dio en un marco de absoluta urgencia. Procesos como estos a lo mejor hubieran durado mucho más tiempo y acá lo que no había era tiempo. Cuando hablábamos de estos procesos nos propusimos que esto tenía que estar en 2 meses, en 3 meses. Sino no tenía sentido. Imaginar un desarrollo como este, tan virtuoso como fue, en tan corto tiempo parecía imposible. Sin embargo, lo pudimos hacer. Esto es un éxito de todos. Lamentablemente, la pandemia deja cosas malas pero también nos demuestra que esta sensibilidad y esta vocación de trabajar juntos para lograr objetivos superiores existe”, celebró.

El equipo de científicxs que llevó a cabo el diseño de la tela está integrado por  investigadorxs del Instituto de Física de Buenos Aires (IFIBA-UBA) y el Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental de la UNSAM (3iA). Este grupo interdisciplinario fue liderado por Griselda Polla y Roberto Candal (3iA) y por Silvia Goyanes y Ana María Llois (UBA). Por el 3iA también participaron lxs investigadorxs Patricio Carnelli, Lucas Guz, Belén Parodi y Alicia Vergara Rubio.

Nota actualizada el 5 de octubre de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *