CAU,home,Unidad Interdisciplinaria de Salud

Ariel Herrera: El Covid se llevó a un enfermero ejemplar

Querido por vecinos de San Martín, colegas, docentes y estudiantes, Ariel Herrera murió en medio de la pandemia. Sus cualidades como enfermero, el compromiso con el lugar donde nació y trabajó, su entusiasmo para transmitir conocimientos y experiencia, lo volvieron un referente en el campo del cuidado, la atención y la gestión de equipos. Amigos, compañerxs y estudiantes lo recuerdan en este texto.

Por Martín Ale, Florencia Maseda y Gaspar Grieco

Gerardo Ariel Herrera tenía 45 años, tres hijos y más de dos décadas como enfermero. Era de las personas que ponen el cuero sin hacer aspavientos: en el hospital, en el centro de atención primaria, en las aulas donde enseñaba, hacía del compromiso acción cotidiana. Lo saben los vecinos de Villa Hidalgo, partido de San Martín, que lo vieron crecer y formarse. También quienes alguna vez estuvieron en las camas del Hospital Belgrano. Lo saben las vecinas de José León Suárez que llevaban a vacunar a sus hijos al Centro de Atención Primaria de Salud 17. Y también lxs estudiantes de las carreras de Enfermería de la UNSAM y de la UNPaz, donde enseñaba. Ellxs, que conocieron su don de gente y su capacidad de trabajo y docencia, su familia, amigxs, colegas, y tantísimos vecinos de San Martín hoy lo lloran. A Gerardo Ariel Herrera, un enfermero ejemplar, se lo llevó el Covid-19.

“Gracias…aquí dando lucha, sigo con disnea. Hay que tener paciencia, gracias por las novedades sobre Simulación, me entusiasma muchísimo. Mando un abrazo a la distancia”, escribió Ariel el viernes 14 de agosto. Hugo Mercer, Secretario de Investigación del Instituto de Ciencias de la Rehabilitación y el Movimiento (ICRM) seguía de cerca la evolución de Ariel, internado desde comienzos de agosto. Se escribían y pensaban en el futuro. Ariel se hizo cargo de la organización y montaje de la Sala de Simulación. Se trata de dos aulas (ubicadas en el aulario del campus) que fueron convertidas en salas de mediana complejidad similares a las de un hospital, en las que lxs estudiantes de enfermería realizan prácticas con muñecos que remedan pacientes de diferentes edades. Ariel se sumó a la Licenciatura en Enfermería de la UNSAM en 2016. Cinco años antes había empezado a dar clases en la Universidad Nacional de José C. Paz.

“La vida nos fue cruzando. Lo conocí cuando él estudiaba una tecnicatura en enfermería en Malvinas Argentinas. Después lo encontré ya como docente en José C. Paz y también compartíamos actividades en San Martín, donde él trabajaba ya como enfermero y yo era responsable regional de capacitación”, dice Elena de León, directora de la carrera de Enfermería de la UNSAM. 

Cuando a Elena la convocaron para pensar la formación en enfermería en la UNSAM pensó en Ariel. “Tenía muchas cualidades; primero, la empatía con los estudiantes. Segundo, una enorme capacidad técnica. Nuestra carrera tiene una metodología innovadora, trabajamos con la simulación clínica. Ariel se formó en eso, se recibió de instructor y son muy pocos en Argentina. Él armó la Sala de Simulación desde cero”.

Lxs docentes de la carrera de Enfermería de la UNSAM, como Ariel, son profesionales con un profundo arraigo en la región y muchos años de trabajo en centros de salud. Ariel venía de trabajar en el Hospital Belgrano y llevaba más de veinte años atendiendo en el Centro de Atención Primaria de Salud 17 del barrio Necochea en José León Suárez. “Esa sala de primeros auxilios fue primero una brigada de defensa civil, donde los que vivíamos ahí aprendimos a manejar un bote para la inundación, RCP, asistencias, entre cosas. Ariel fue hijo de todas esas experiencias, fue uno de los que también construyó trabajando a la par de sus vecinos este centro para la gente del barrio. Era el que vacunaba a los pibes de la colmena, era él el que mediaba entre la gente y los otros profesionales del centro y era él también el que curaba. Hoy nos deja con un profundo vacío. Los chicos lo van a extrañar muchísimo”, dice Lalo Paret, referente barrial y director del Programa de Desarrollo y Articulación Territorial (Lectura Mundi) de UNSAM.

***

Milenka, estudiante de la Licenciatura en Enfermería de la UNSAM:

Muchas gracias por tu dedicación, paciencia, sabiduría y ejemplo de profesionalismo como enfermero. Este es un homenaje en forma de agradecimiento de todos los que pasaron por su vida profesional. Tus enseñanzas fueron mucho más allá del contenido del plan de estudios; tuvimos importantes aprendizajes para la vida. Tu misión va más allá de la misión de un maestro, de un docente. Sabías cómo despertar nuestra admiración hacia la profesión de una manera única y te convertiste en una inspiración para todos nosotros.

Gracias por tu ayuda durante estos 5 años de carrera. Mi gratitud por inculcar valores, conocimientos y ética profesional, formándonos como mejores ciudadanos y buenos profesionales de la salud. Vuela alto, muy alto, Ariel Herrera”.

***

Ariel era hijo de enfermerxs. Su compañera, también enfermera. Sus primos, enfermeros. “En su biografía, personal y familiar, se puede ver una cultura de compromiso con el sufrimiento de los demás. Y no es discursivo: es algo cotidiano, práctico”, dice Hugo Mercer, que también lo define como “un enfermero con capacidad de gestión”. La enfermería, del presente y del futuro, explica Mercer, tiene tanto que ver con el cuidado individual como con la gestión de eventos colectivos: “Una crisis como la del Covid-19, por ejemplo. Ariel se preparó para trabajar ante una situación así”.

Carlos Muggeri, director del CAPS 17, conoció a Ariel en el 2017. Lo primero que le llamó la atención fue el respeto y cariño con el que los vecinos le hablaban. “Y enseguida entendí: Ariel nació ahí, todos los vieron crecer, lo vieron superarse, estudiar, trabajar. Además era un excelente enfermero, tenía una gran calidad técnica”, explica Muggeri.

¿Cómo era el trabajo diario de Ariel Herrera en ese centro de atención primaria? Como los otrxs cuatro enfermerxs, del CAPS 17, Ariel tenía un pool de tareas base: vacunación, controles de presión y glucemia, electrocardiogramas, controles mensuales a niños (peso, altura), salidas a la comunidad para actividades preventivas, búsqueda activa en el barrio de pacientes que necesitan control (por ejemplo, mujeres embarazadas). “A eso, él le sumaba un profundo interés por actividades ‘extramuros’: le importaba mucho ir a dar charlas a otras instituciones, sobre todo en temas de vacunación, tenía un rol muy importante en la detección de situaciones de riesgo y se formaba permanentemente. Pero quizás lo más importante era que hablaba el lenguaje de la gente. Si él daba una indicación, el vecino le hacía caso”, dice Muggeri.

***

Leticia, estudiante de la Licenciatura en Enfermería de la UNSAM:

“La verdad que es una tristeza enorme, la noticia me dejó helada. Ariel fue un excelente docente que nos acompañó durante toda la carrera, de esos docentes que cuando ya no podíamos más nos alentaba. La verdad que no hay palabras, se lo va a extrañar. Mis condolencias a su familia”.

***

Cuando comenzó la pandemia, el trabajo de Ariel se intensificó. El CAPS se dividió en dos: una parte para recibir a pacientes con consultas “comunes” y otra para hacer una primera atención o recepción a vecinos con síntomas posibles de Covid-19. Los cuidados se extremaron. Para Ariel, cuidar a los vecinos del Covid era una tarea esencial. Pero no descuidaba lo que estaba por delante: se estaba formando en los diferentes niveles para ser instructor de Simulación en Ciencias de la Salud y cursaba virtualmente una Maestría en Educación en Ciencias de la Salud en la Universidad de Barcelona, España.

“Ariel hizo toda la gama de formación que hace falta para un buen desempeño en enfermería: atención de alta complejidad (era especialista en cuidados críticos) y gestionaba la atención en un centro de atención primaria. Lo que académicamente a mí se me planteaba como una dificultad, Ariel lo resolvía con naturalidad porque era su trabajo cotidiano”, explica Mercer.

Además de su trabajo docente en UNSAM, Ariel se había incorporado al equipo de investigación conjunto del ICRM/UNSAM, Psicopedagogía/UNSAM y Secretaría de Salud del Municipio de San Martín que está trabajando en dos CAPS sobre aplicación de telesalud bajo las condiciones de la pandemia. Mientras sus condiciones se lo permitieron siguió las novedades acerca de los proyectos de investigación que se presentaron a concursos para la obtención de financiamiento y los proyectos que ayudó a elaborar para el desarrollo del Centro de Simulación.

***

Denis, egresada de la carrera de Enfermería de la UNSAM:

“Ariel se internó en el sanatorio donde yo ejerzo mi profesión, en la que él me formó. Cuando ingresó al área de asilados de Covid dónde yo prestaba servicio tuve la oportunidad de atenderlo. Nunca le dije que yo era su ex estudiante porque me daba vergüenza…Y hoy me arrepiento. Sé que hubiera estado orgulloso de saber que los alumnos que él formó con tanto esfuerzo, hoy están ejerciendo en un contexto mundialmente importante. Ariel fue quien nos tomó el examen final, nos dió la nota y nos dijo ‘felicidades te recibiste de enfermera’ “.

***

“Enfermeros y enfermeras hay muchos y muy buenos. Pero enfermeros con la capacidad de gestionar cuidados, gestionar equipos multidisciplinarios, capacitar docentes y además tener empatía con estudiantes…de esos, como Ariel, hay poquitos”, dice Elena de León, y agrega: “Yo admiraba eso: su capacidad en la Sala de Simulación para conducir equipos de simulación clínica en el cuidado más crítico y al mismo tiempo su trabajo con la comunidad en el centro de salud. Dos cosas que demostraban que la enfermería es mucho más que andar por los pasillos de un hospital, como muchos creen”. 

Ariel Herrera murió el miércoles 19 de agosto de 2020, en el Año Internacional de la Enfermería, peleando contra el Covid en la primera línea de cuidado.

Carta de estudiantes de 4to año de la Licenciatura en Enfermería de la UNSAM

En el día de la fecha hemos recibido la triste noticia del fallecimiento de nuestro docente y colega el Lic. Ariel Herrera.

En nuestros corazones quedarán cada uno de los momentos vividos y compartidos. Las clases dotadas de ese cariño y  profesionalismo tan característico; las charlas previas a una evaluación, las risas y los festejos de aquel día en el que compartió y sintió junto a sus estudiantes la satisfacción de una meta cumplida.

Ha dejado y dejará por siempre un inmenso vacío en la comunidad de enfermería y de la UNSAM. Pero su lucha, esa lucha que lo caracterizaba y lo acompañó hasta el final, ha sido su mayor legado, junto con el compromiso profesional y humano tanto en la comunidad, en la atención, en la educación y en el cuidado. De parte de todos los estudiantes de la Lic. en Enfermería de la Universidad Nacional de San Martín: Gracias. Simplemente gracias por cultivar el arte del cuidado en cada uno de sus estudiantes, por la paciencia infinita y la confianza plena.

Físicamente se ha ido, pero estará por siempre en nuestros corazones y en cada paciente que atenderemos con el arte de cuidar que usted nos legó. 

Vamos a recorrer la Comunidad y a promover la participación comunitaria en su nombre!!!

Otro héroe quedó en la trinchera, firme hasta sus últimos días. 

Nuestras condolencias y afectos  a los familiares y seres queridos.

Nota actualizada el 20 de agosto de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *