Escuela de Ciencia y Tecnología,home,Instituto de Artes Mauricio Kagel

Arte y ciencia: Dos polos que se atraen

Galería

El encuentro Horizontes Humanos en Observación (H2O) reunió a destacados artistas, científicos y gestores culturales de todo el mundo. Durante cuatro días en Bariloche y uno en la UNSAM se presentaron decenas de proyectos que tuvieron al arte y la ciencia como protagonistas.

Por Gaspar Grieco. Fotos: Pablo Carrera Oser

Una instalación audiovisual que modifica la percepción del tiempo. Una obra de teatro como terapia para el Alzheimer. Guitarristas que desenredan madejas neuronales. ¿Una locura? No tanto. Estos y muchos otros proyectos se presentaron el 26 de febrero en el Campus Miguelete de la UNSAM. Fue el evento de cierre del congreso Horizontes Humanos en Observación (H2O), cuyas primeras jornadas tuvieron lugar en Bariloche.

De entrada, cuando pensamos en los campos de la ciencia y el arte nos imaginamos dos mundos diferentes. Dos polos opuestos y con trayectorias propias que nunca se cruzan. Sin embargo, la historia demuestra que esos polos no son tan opuestos y que, de hecho, se atraen como imanes. Por ejemplo, Pitágoras desarrollaba teoremas mientras interpretaba escalas musicales en clave matemática. No fue el primero ni el último.

El encuentro en Bariloche y Buenos Aires fue la primera actividad del nuevo Centro de Ciencia y Arte del Instituto de Artes Mauricio Kagel (IAMK) de la UNSAM. Rodeados de montañas y a orillas del Nahuel Huapi, artistas, científicos y gestores culturales locales y extranjeros debatieron sobre diversos temas vinculados con el binomio ciencia-arte, como la inclusión de ese mismo concepto en la educación de grado y en la niñez y la generación de políticas públicas para su desarrollo.

“Fue una experiencia muy enriquecedora, en la que no faltaron discusiones, divergencias, convergencias y proyectos”, dijo Marina Pampín, codirectora del nuevo centro y directora del Área de Artes Escénicas del IAMK.

En la segunda parte del encuentro, esta vez rodeados de césped y con vista al mástil Firulete, artistas y científicos se reunieron en el Campus Miguelete. “Celebramos el cruce de distintas disciplinas que, en la concepción tradicional, se presentan como polos opuestos. Ustedes han aceptado el desafío de que ese diálogo sea constructivo, responsable, creativo y tendiente a favorecer la innovación y la creatividad”, dijo Carlos Greco en la apertura del encuentro.

Científicos/as y artistas presentaron sus proyectos en forma rápida y entretenida con la idea de lograr futuras colaboraciones.

Diego Golombek, cronobiólogo y divulgador de la Universidad Nacional de Quilmes, propuso crear una estación audiovisual para medir la percepción del tiempo. “¿Qué pasa si nos encerramos en una cabina con una película iraní e intentamos estimar cuánto tiempo pasó? ¿Y si vemos una película futurista?”, se preguntó.

A Julieta del Pozo, directora de teatro, se le ocurrió montar una obra sobre la memoria, cuyos dispositivos sirvan para tratar a pacientes con Alzheimer temprano. “El teatro y la ciencia tienen algo en común, parten hacia lo desconocido”, fundamentó.

Nadia Justel, directora del Laboratorio Interdisciplinario de Neurociencia Cognitiva de la Escuela de Ciencia y tecnología (ECyT) de la UNSAM, contó que allí interpretan redes neuronales con la ayuda de músicos y neurobiólogos. “En ciencia uno tiende a cerrarse, a ver las cosas con un microscopio muy chiquito. Esto ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva. Amplía la mente. Es muy enriquecedor”, dijo.

Por su parte, Pampín destacó la importancia del encuentro: “Invitamos a artistas y científicos/as para que pudieran presentar sus proyectos y compartir intereses respecto de futuros espacios de trabajo colaborativo. Surgieron futuras colaboraciones, pero también invitaciones de festivales internacionales a participar con binomios artista-científico”.

El evento fue organizado por el British Council, el Centro de Investigación en Arte-Ciencia de la UNSAM, la Secretaría de Cultura de la Argentina, el Centro Cultural San Martín y la Fundación INVAP y contó con el apoyo de la Fundación Williams.

Nota actualizada el 1 de marzo de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *