#DebateUNSAM

Los muertos que no importan

76 asesinatos en las masacres de La Saline y Belé, violaciones en la cárcel de mujeres de la ciudad de Gonaïves, delitos de corrupción, inflación y desocupación, son los argumentos por los que el pueblo de Haití exige la renuncia del presidente Jovenel Moïse. Jackson Jean, haitiano y estudiante de la Escuela de Política y Gobierno de la UNSAM alerta sobre el accionar de las fuerzas represivas en su país.

“Las autoridades de Haití deben poner fin al uso ilegítimo de la fuerza contra manifestantes y deben garantizar el derecho a la vida”, dice el comunicado de Amnistía Internacional del 31 de octubre. Es que 35 personas murieron y otras 200 resultaron heridas entre el 16 de septiembre y el 17 de octubre, según la ONG haitiana Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos; y 41 personas murieron y 100 resultaron heridas según la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Jackson Jean, referente de la comunidad haitiana en argentina y estudiante de la Escuela de Política y Gobierno, contó el motivo de las movilizaciones en el país: “La gente exige la renuncia de Moïse porque está implicado en la dilapidación del fondo Petrocaribe (proyecto impulsado por Hugo Chávez que permitió a varios países acceder a petróleo venezolano a precios preferenciales).  El pueblo no puede más y está pidiendo justicia, reparación, que metan presos a los corruptos anteriores y a los actuales y una nueva forma de vivir”.

Después de años de interferencia militar en la política, que incluyó docenas de golpes militares, Haití disolvió sus Fuerzas Armadas en 1995. Pero en 2017, fueron removilizadas por el presidente Moïse. Además, Haití es el país más pobre de América Latina y el Caribe y uno de los más pobres del mundo. Su economía está sumergida en una profunda devaluación, a tal punto que 1 dólar equivale a 97,24 gourdes (moneda haitiana).

Jackson señala a la invisibilización de la situación haitiana como uno de sus problemas históricos. “Más de 500 haitianos murieron en las guerras de independencia de los países de América Latina, incluso la Argentina ha sido beneficiada por la ayuda de Haití. Manuel Dorrego pasó dos años de exilio en Haití y diplomáticamente nuestro país fue el primero en reconocer la independencia argentina. Hay una educación racista que hizo que el pueblo no conozca la historia real de la relación internacional de Argentina y Haití. Esto se debe a la infiltración del imperialismo y el neoliberalismo”, concluyó. 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nota actualizada el 29 de noviembre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *