home,Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental

Cuenca Matanza-Riachuelo: Investigadorxs del 3iA dirigen el inventario de humedales

Galería

Lxs investigadores del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental de la UNSAM Gabriela González Trilla y Rafael Grimson están al frente del proyecto que será adoptado por la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo para el ordenamiento ambiental del territorio.

Por Mariana Lanfranco. Fotos: 3iA

Gabriela González Trilla y Rafael Grimson, investigadores del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental (3iA) de la UNSAM, dirigen el Proyecto de Investigación y Desarrollo para la Delimitación, Caracterización y Tipificación de los Humedales de la Cuenca Matanza-Riachuelo, en el marco de un convenio entre la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) y el CONICET.

Se trata de un proyecto financiado por la ACUMAR que apunta al ordenamiento ambiental del territorio en base a la identificación de los humedales de la cuenca. El proyecto inició en marzo de 2019 y tendrá una duración de 24 meses.

“Queremos elevar una propuesta de identificación de áreas protegidas”, cuenta Grimson. “Estas áreas tienen un valor especial debido a los servicios ecosistémicos que ofrecen, los cuales son percibidos por la sociedad. Son sitios que amortiguan las inundaciones, depuran las aguas, funcionan como espacios recreativos y albergan una importante biodiversidad”, amplía el especialista.

El inventario de humedales permitirá definir políticas públicas para la conservación de dichas áreas. “El ordenamiento ambiental del territorio debe contemplar los humedales entendiéndolos como ecosistemas frágiles ante el avance humano”, explica González Trilla, que define los humedales como “oasis dentro de la matriz urbana”.

Rafael Grimson

El proyecto también se enmarca en el Inventario Regiones de Humedales de la Argentina de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, del cual participan varixs investigadorxs del 3iA. “El inventario nacional se compone de 4 niveles. Nosotros estamos trabajando en los niveles 3 y 4, que describen las unidades de paisaje y de humedal”, aclara Grimson. “El nivel 2 del Inventario de Humedales de la Provincia de Buenos Aires fue elaborado por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, con el cual trabajamos”, completa. Cabe destacar que el proyecto de la ACUMAR es considerado por la Secretaría de Ambiente como uno de los inventarios piloto que servirán para determinar la metodología a utilizarse en el inventario nacional.

“Además del trabajo de campo, utilizamos imágenes satelitales ópticas y provenientes de radar. Ambos tipos de imagen brindan información complementaria. La señal del radar penetra la vegetación y nos habla sobre el estado del agua. Esa información es muy valiosa para estudiar humedales”, cuenta Grimson.

Gabriela González Trilla

González Trilla es doctora en Biología. Se especializa en el estudio de los humedales y en la utilización de herramientas de teledetección para su monitoreo. “Me interesan sobre todo los humedales urbanos, porque son áreas de oportunidad para la conservación y porque, en medio de una matriz urbana que crece aceleradamente, son fundamentales para la calidad de la vida de las personas”, dice la ecóloga, que vive en la cuenca.

Desde 2011, la investigadora impulsa junto con otrxs vecinxs la creación de una reserva de humedales. “En 2015 logramos que una porción de la zona fuera declarada Reserva Municipal. Hay un proyecto en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires para declararla Reserva Provincial”, cuenta González Trilla. En paralelo, la investigadora aporta a la formulación de la Ley de Reservas Urbanas. “Estas reservas cumplen requisitos diferentes a lo de una reserva natural tradicional y por eso necesitan una ley particular. Son reservas importantes no solo para la conservación sino también para la educación ambiental, y porque permiten el acceso público a un área natural próxima al conglomerado urbano”, concluye la investigadora.

Grimson, que es doctor en Matemática, hoy se dedica al desarrollo de modelos matemáticos y computacionales para el estudio de las ciencias ambientales. “Hice el doctorado en Bélgica y volví a la Argentina para seguir investigando temas que tuvieran relevancia ambiental”, cuenta. “Así encontré el grupo liderado por Patricia Kandus, investigadora del 3iA, y hace ya varios años que trabajamos juntos en temas ambientales.”

González Trilla y Grimson son investigadores del CONICET y forman parte del Laboratorio de Ecología, Teledetección e Informática del 3iA.

Nota actualizada el 3 de septiembre de 2019

Un comentario

  1. Gerardo Castro dice:

    Felicitaciones! Siempre haciendo cosas relevantes y comprometidas con el entorno donde vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *