Escuela de Humanidades,Lectura Mundi

Markus Gabriel: Una filosofía para enfrentar lo real

El director del Centro Internacional de Filosofía de Alemania llega a la UNSAM para hablar sobre el espíritu humano y polemizar con algunos postulados de las neurociencias y las ciencias de la computación a los que considera fascistas. “La idea de la inteligencia artificial atenta contra la autodeterminación y la libertad de las personas. No somos cerditos en el espacio”. 

Por Camila Flynn

“Sin la conspiración de la filosofía, la ciencia y la tecnología no habría democracia tal como la conocemos hoy”, dice Markus Gabriel, especialista en filosofía antigua y literatura alemana por las universidades de Bohn, Hagen y Heidelberg y creador del “nuevo realismo” alemán, una corriente filosófica que proclama que “el mundo no existe” y que las ideas son tan reales como los objetos materiales.

“Al igual que el concepto de democracia, la discusión entre los ciudadanos, el debate público, es una invención filosófica”, dice, y advierte que en la actualidad hay un doble riesgo: “El ejercicio de la política sin ciencia, que es lo que ahora sucede en Estados Unidos, y el ejercicio de la ciencia sin filosofía”. Para Gabriel, la política sin ciencia es nada y la ciencia sin filosofía también es nada. “Sin ellas, somos muy manipulables. Es por eso que necesitamos una filosofía radicalmente innovadora. Una filosofía que entienda lo que pasa en el campo de la ciencia y que intente describir los hechos tal como son. Una filosofía que tenga el coraje de enfrentar lo real”. 

El 27 y 28 de junio a las 18, el profesor de Epistemología y Filosofía Moderna y Contemporánea de la Universidad de Bohn ofrecerá dos conferencias en Buenos Aires —la primera en el Centro Cultural de la Ciencia (C3) y la segunda en el Campus Miguelete de la UNSAM—, en las que analizará la actualidad del espíritu humano, la ideología del “neurocentrismo” y los alcances de la inteligencia artificial.  

“La inteligencia artificial tampoco existe, es un sinsentido. La inteligencia es una característica de lo viviente: lo que no vive no piensa”, asegura, y nos recuerda que “detrás de la inteligencia artificial está la inteligencia humana.”

Según Gabriel, la representación de nuestra propia inteligencia influye en la forma en la que educamos a las nuevas generaciones. “Hoy los cientistas sociales no hacen bien su trabajo. Si los únicos valores que tenemos surgen de los campos de la biología y la tecnología, entonces vamos hacia una ciberdictadura”. Contra esa tendencia, el rol de las ciencias sociales y las humanidades será estudiar la autopercepción del ser humano, la antigua máxima heracliteana “Conócete a ti mismo”. 

Gabriel también habla de la teoría cuántica y dice que nada es permanente: “A cada momento estamos muriendo. Escribir un libro nos da mucha más permanencia que sacar una foto de un plato de comida para subir a las redes sociales. Necesitamos más artistas, gente que piense. Allí donde hay religión, filosofía, poesía, pintura y ciencia hay una pregunta por la realidad”. 

La pregunta por la realidad es entonces la pregunta por el sí mismo. “¿Estamos despiertos o soñamos? ¿De verdad somos eso que parecemos ser? ¿O vivimos como cerditos perdidos en el espacio? No sabemos quiénes somos, pero comenzamos con la búsqueda. Ser hombre o ser mujer significa encontrarnos con la búsqueda de lo que es ser humano.”

Durante su conferencia en la UNSAM “El espíritu humano y su cerebro. Más allá de la ideología del neurocentrismo”, el autor de Yo no soy mi cerebro (2017) devolverá los ataques de las neurociencias y las investigaciones sobre la inteligencia artificial dirigidos a la autodeterminación humana y la libertad de las personas. “No me interesa argumentar en contra de la auténtica neurociencia o de las investigaciones sobre la inteligencia artificial, sino en contra de las aberraciones pseudofilosóficas que afirman que somos idénticos a nuestro cerebro o que sabemos —en virtud de la inteligencia artificial— que no somos libres, sino completamente previsibles”. 

En la primera parte de la charla, Gabriel presentará algunos argumentos en contra del neurocentrismo, el cual sostiene que el ser humano, su conciencia o su Yo son idénticos a su cerebro. En la segunda parte, esbozará un autorretrato diferente del ser humano, concebido como un ser vivo espiritual. Por último, el filósofo desarrollará los principios de su concepción de la universidad como espacio para la investigación del sí mismo y la preservación de su carácter enigmático. 

Además, el jueves 27 de junio a las 18, Gabriel ofrecerá en el Centro Cultural de la Ciencia (C3) la conferencia “¿Qué es propiamente una ‘inteligencia artificial’?”. La actividad es gratuita con inscripción previa acá.

Invitan la Embajada de Alemania en Buenos Aires, la Fundación Medifé y la UNSAM.

Más información, acá

Nota actualizada el 1 de julio de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *