home,Instituto de Arquitectura y Urbanismo,Territorio Educativo

Área Reconquista: De ciudad informal a nuevo territorio educativo

Estudiantes de Arquitectura de la Universidad de Stuttgart, la UBA, la UNC y la UNSAM diseñarán un proyecto de infraestructura para la Biblioteca Popular La Carcova. La iniciativa es parte de un taller internacional que busca potenciar la construcción colectiva de los barrios vulnerables de San Martín. 

Por Camila Flynn. Fotos: Pablo Carrera Oser/ Daniela Fernández

“¿Qué hacen todos ustedes acá? ¿No ven que nos tapan la calle?”, pregunta una vecina del barrio La Carcova, uno de los diecisiete asentamientos informales montados en la zona baja de San Martín que hoy presiona el Camino del Buen Ayre con problemas de infraestructura y saneamiento cada vez más serios.

Ella no sabe que los ochenta estudiantes alemanes, españoles, japoneses y argentinos que ocupan su calle son parte del Taller Summerschool 1:1, una plataforma internacional de arquitectura y urbanismo que busca aportar algunas soluciones proyectuales al Área Reconquista, esa nueva “línea de frontera” entre ciudad formal e informal que estrella la geografía local contra el mapa de Google.

“La escala del lugar es otra. A medida que nos acercamos a los terrenos más bajos, la manzana, la calle y el lote van desapareciendo”, dice Claudio Ferrari, decano del Instituto de Arquitectura (IA) de la UNSAM. “Todo lo que vemos es tejido de viviendas autoconstruidas, un trazado informal que se asienta sobre rellenos sanitarios y que crece a toda velocidad”.

Los/as estudiantes toman notas y hacen croquis para entender el espacio. Sin la calle como estrategia de ordenamiento urbano, el suelo se transforma en tierra y la huella de lo público desaparece.

Hidalgo, La Carcova, Independencia, 9 de Julio, Lanzone, Costa Esperanza… En total son diecisiete villas construidas sobre terrenos inundables y con necesidades urgentes como la vivienda, la salud, la electricidad, el agua y las cloacas.

El Street View tiene vedado el acceso a la zona. Los vecinos marcan sus propias calles como quien hace un surco. Allí se organizan a través de cooperativas comprometidas con la construcción colectiva del territorio y con la prevención de situaciones límite, como la judicialización o las adicciones.

“El objetivo es construir un corredor urbano calificado. La Casa UNSAM, la Escuela Secundaria Técnica y la Biblioteca Popular La Carcova son el eje educativo sobre el que vamos a trabajar”, dice Ferrari. La idea es que haya talleres de arte, deportivos y de formación profesional como actividades complementarias a la Escuela”.

La iniciativa es parte de Territorio Educativo, un macroproyecto de la UNSAM que propone revalorizar y profundizar las experiencias de trabajo, formación y producción de conocimiento impulsadas por la Universidad y las diversas organizaciones sociales y civiles del Área Reconquista. (Para ver notas relacionadas, clic acá y acá.)

“El Campus Miguelete está en el frente del partido de San Martín. Acá estamos en el fondo”, había dicho Martín Perdriel, director de la Escuela Secundaria Técnica, a los estudiantes del Taller, que antes de visitar la Biblioteca pasaron por la Escuela. “Nuestro proyecto es que el fondo sea el frente. Que los pibes y pibas de este lugar, que por lo general repiten en todas las escuelas, puedan llegar a la Universidad”.

Markus Vogl, profesor titular invitado de la Cátedra Walter Gropius (FADU-UBA)

Del plano al territorio

“La Biblioteca La Carcova es una entidad referencial del barrio que tiene posibilidades de crecer y que hoy necesita consolidar un proyecto arquitectónico y de ocupación del espacio a largo plazo”, dice Gustavo Dieguez, profesor del Taller de Experimentación Proyectual de la carrera de Arquitectura de la UNSAM. “El primer objetivo pedagógico del Taller 1:1 es desarrollar un programa de necesidades —comodidades físicas y usos futuros del espacio de la Biblioteca— en un planteo de construcción por etapas”.

En esta primera visita al territorio, los estudiantes locales y extranjeros conversaron con Waldemar Cubilla, director de la Biblioteca y uno de los principales referentes locales, para diseñar los programas de necesidades y los organigramas de funcionamiento. “En este primer ciclo los/as estudiantes van presentar tres o cuatro prototipos de ampliación con el detalle de los requerimientos técnicos. Esas propuestas luego se acoplarán en un único proyecto, que comenzará a construirse en octubre de este año”, cuenta Dieguez.

Los/as estudiantes trabajarán con collages, mapas, adaptaciones de modelos matemáticos, simulaciones y experimentos estructurales en base a las características sociales y las lógicas constructivas del lugar. Con todo eso diseñarán maquetas y documentación a escalas 1:50 y 1:20. Por último, Cubilla seleccionará una de las propuestas elaboradas para su construcción a escala 1:1 —escala real—, la cual se concretará a fin de año.

“La Biblioteca ahora tiene un módulo básico. Lo que vamos a entregarle a Waldemar en esta primera etapa es un plano de ampliación que además le va a servir para consolidar la normativa urbana del terreno dentro del plan del Municipio”, dice Dieguez, que en 2018 hizo una experiencia similar en el Merendero Los Amigos del barrio Sarmiento. “Iniciativas como esta funcionan en lugares en los que hay una voluntad y un interés genuinos, con referentes que tienen sensibilidad para encarar el trabajo”.

Los estudiantes extranjeros volverán a la UNSAM en octubre junto con otros docentes de las universidades participantes para iniciar la etapa de ampliación de la Biblioteca y participar de charlas y seminarios específicos en el Campus Miguelete.

Entidades que participan del Taller Summerschool 1:1:

Auspician el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) y la Fundación STO.

Nota actualizada el 8 de abril de 2019

Un comentario

  1. Marisns dice:

    Maravillosos!!!! Un trabajo q llena de optimismo!
    Me encantaría colaborar, no sé bien cómo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *