Instituto de Nanosistemas

Científicos del CONICET, la UBA y la UNSAM desarrollaron un nuevo método para el diagnóstico de la diabetes

La investigadora del Instituto de Nanosistemas de la UNSAM Mariana Hamer lideró el desarrollo de una técnica más rápida y menos invasiva para diagnosticar diabetes con nanotecnología.

Por Agencia CyTA-Instituto Leloir

Investigadores argentinos desarrollaron una técnica de bajo costo que podría simplificar las mediciones de rutina a nivel hospitalario y ambulatorio para confirmar el diagnóstico de la diabetes.

Para diagnosticar esa patología, que afecta a uno de cada diez adultos en la Argentina, además de determinar la glucemia en ayunas es preciso realizar un análisis de sangre que mida los niveles de hemoglobina glicosilada: una proteína con azúcares que actúa como un “sensor” de los niveles sanguíneos promedio de glucosa en los últimos tres meses.

“Este estudio tarda menos de una hora en arrojar los resultados. Nuestra técnica es más rápida y menos invasiva y requiere una mínima cantidad de muestra de sangre”, señaló a la Agencia CyTA-Leloir la primera autora del desarrollo, la doctora Mariana Hamer, investigadora del CONICET en el Instituto de Nanosistemas de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Tal como describe la revista “Electrophoresis”, Hamer y sus colegas lograron cuantificar con precisión los niveles de hemoglobina glicosilada empleando nanopartículas de dióxido de silicio o sílice recubiertas con un compuesto químico llamado ácido borónico. Las nanopartículas separan el azúcar de la proteína y permiten medirlo con especificidad, explicó Hamer, quien también es docente de la Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFyB) de la UBA.

Para corroborar la eficacia de la novedosa técnica, los científicos llevaron a cabo varios ensayos con muestras de sangre extraídas de diferentes pacientes cuya hemoglobina glicosilada se había determinado paralelamente por medio de un kit comercial. “Los resultados fueron equivalentes, pero con nuestro desarrollo el proceso fue más rápido y requirió menor cantidad de sangre”, destacó Hamer.

Los autores del trabajo están realizando estudios adicionales para mejorar el dispositivo y, más adelante, tratar de transferirlo al mercado.

Del desarrollo también participaron Denise Agata Grela, y Narella Bassi, ambas bioquímicas y docentes de la FFyB de la UBA.

Nota actualizada el 6 de junio de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *