Escuela de Ciencia y Tecnología,UNSAM en los Medios

Andrés Kreiner escribió para Página/12

El docente de la Escuela de Ciencia y Tecnología e investigador de la Comisión Nacional de Energía Atómica analizó la situación del sector nuclear.

“Es pertinente mencionar que la Argentina optó, en la primera mitad de la década de los 70, por la línea de reactores de uranio natural y agua pesada para independizarse de la costosa y proliferante tecnología de enriquecimiento de uranio, que aún hoy no poseemos a nivel industrial. Nuestras tres centrales de potencia trabajan de manera segura con esta tecnología que hoy en día dominamos después de muchos años de trabajo e inversión y que además tiene un gran potencial de innovación. Una de las más grandes y exitosas inversiones para sostener esta línea fue la construcción de la PIAP, una verdadera joya tecnológica que necesitamos para proveer de agua pesada de altísima calidad a nuestras centrales presentes y futuras y a los reactores de investigación que fabrica y exporta INVAP. Acabamos de tomar conocimiento de la dolorosa, insólita e ilegal circunstancia de que se han acabado los fondos para pagar los sueldos de los trabajadores de la PIAP”, explicó el especialista.

Para leer la nota completa, clic aquí.

kreiner

Nota actualizada el 21 de agosto de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *