#EstudiáEnLaUNSAM,Escuela de Ciencia y Tecnología

Historias de alumnos y egresados de la Ingeniería en Energía

En la semana del Día Mundial de la Energía, estudiantes y graduados de la Ingeniería en Energía de la UNSAM —única en el país— hablan de sus experiencias de cursada y destacan la necesidad de desarrollar un sector energético sustentable.

Por Gaspar Grieco | Video: Leandro Martínez

El Día Mundial de la Energía se celebra el 14 de febrero desde 1949. Se trata de una jornada que busca promover el uso de fuentes de energía alternativas y disminuir el consumo de energías no renovables. Asimismo, apunta a generar una toma de conciencia global sobre el cuidado y uso racional de la energía, indispensable para la vida en todos sus ámbitos.

Como generadora estratégica de bienes y servicios, la Escuela de Ciencia y Tecnología (ECyT) de la UNSAM creó en 2010 la primera y única Ingeniería en Energía del país. Hoy, la oferta ya cuenta con sus primeros egresados y más de ochenta inscriptos.

Estudiantes de la Ingeniería en Energía de la UNSAM, de visita en una refinería de YPF

Magalí Silva, alumna de la carrera que además trabaja en una ONG dedicada a temas de energía y medioambiente, destaca el nivel de compromiso del plantel docente y resalta la importancia de la oferta: “Que una universidad pública ofrezca una Ingeniería en Energía significa que no solo apoya el futuro de sus alumnos, sino también al futuro de todos, porque la energía es la base de cualquier actividad del país. Todo requiere energía y formar profesionales en ese ámbito trae múltiples beneficios”.

Por su parte, Sabrina Nava, primera egresada de la carrera y actual empleada de la Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética del Ministerio de Energía, recuerda sus primeros pasos como estudiante: “Desde el principio, supe que era una carrera interesante y muy necesaria. Después conocí el campo profesional e identifiqué la gran necesidad que hay en el país de profesionales con conocimiento en el área. En la UNSAM siempre encontré una excelente predisposición de los docentes para disipar dudas y acompañar el aprendizaje”.

Cabe destacar que la Ingeniería en Energía mantiene convenios de cooperación con instituciones afines —INTI, CNEA y ENARGAS, entre otras— y ofrece un ciclo final de tres cuatrimestres en el que los estudiantes culminan su formación profesional como pasantes en empresas, laboratorios de investigación y organizaciones vinculadas con el área energética. “Fue una experiencia muy enriquecedora que me permitió capitalizar lo aprendido e instruirme en las competencias interpersonales que cualquier trabajo demanda. La energía es un recurso que atraviesa todas las industrias, por lo que el poder de acción de un ingeniero en Energía es enorme”, resalta Pablo Sensini, quien se recibió en 2017 y hoy se desempeña en una empresa multinacional energética.

Al respecto, Nava afirma que la “salida laboral de la carrera es muy amplia” e identifica la eficiencia energética y el uso de las energías renovables como ejes centrales para el desarrollo sostenible del país. “La Argentina está impulsando el uso racional y eficiente de la energía. En mi opinión, también debe hacer hincapié en el crecimiento y mejora de las redes de distribución de gas y electricidad”, señala.

Silva también habla del apoyo recibido por parte de sus docentes y compañeros, y ofrece un mensaje a los jóvenes que están por finalizar sus estudios secundarios: “Les recomiendo que se animen. Que conozcan esta universidad hermosa y que piensen en la importancia de buscar una carrera que le guste, pero que también les brinde oportunidades. En el ámbito de la energía, las posibilidades son infinitas”.

 

Nota actualizada el 20 de febrero de 2018

No están permitidos los comentarios.