1

Instituto de Investigaciones Biotecnológicas,Instituto de Nanosistemas

La UNSAM tendrá dos nuevas empresas tecnológicas

Investigadores del IIB-INTECH y del Instituto de Nanosistemas y del CONICET obtuvieron financiamiento por más de catorce millones de pesos para producir tecnologías de avanzada en conjunto con las empresas Biochemiq y Adox. Es en el marco de la convocatoria nacional Empretecno 2016 de la ANPCyT, cuya Comisión de Biotecnología aprobó cuatro de los doce proyectos finalistas.

Por Alejandro Zamponi

La UNSAM sumará dos nuevas empresas tecnológicas a su ecosistema de innovación: por una  parte, los investigadores del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB-INTECH) Andrés Ciocchini, Diego Comerci y Juan Ugalde se asociaron con la empresa Biochemiq para crear Profar Biológicos; por otra, los investigadores Martín Bellino y Paolo Catalano (Comisión Nacional de Energía Atómica), Martín Desimone (Universidad de Buenos Aires) y Galo Soler Illia del Instituto de Nanosistemas (INS) se vincularon con la compañía Adox para fundar Hybridon. Está previsto que ambas empresas tengan presencia en el Campus Miguelete.

Profar Biológicos producirá insumos biológicos para la formulación de vacunas y kits de diagnóstico de enfermedades infecciosas. A su vez, Hybridon producirá recubrimientos antibacterianos para reducir infecciones intrahospitalarias. En una primera etapa, la fabricación y distribución de estos productos se realizará a través de las compañías asociadas. Posteriormente, ambas empresas podrían llegar a desarrollar canales de distribución propios.

La viabilidad de ambos emprendimientos fue respaldada por la Agencia Nacional de Promoción Científica Tecnológica (ANPCyT), que otorgará fondos por 6 millones de pesos para Profar y por 4,3 millones para Hybridon. Además, las empresas asociadas aportarán como contraparte 2,2 y 1,8 millones, lo que implica un financiamiento total por 8,2 y 6,2 millones respectivamente, o 14,4 millones en total.

El financiamiento otorgado por la ANPCyT se obtuvo en el marco de la convocatoria nacional Empretecno 2016, cuya Comisión de Biotecnología evaluó 12 proyectos finalistas de todo el país, entre los cuales se aprobaron 4. Profar e Hybridon fueron parte de ese resultado.

Vale destacar que cada proyecto requirió la conformación de consorcios público-privados (CPP) y que, de la mano de Profar e Hybridon, hoy la UNSAM integra dos de los cuatro aprobados por la comisión de la Agencia. El consorcio de Hybridon también está conformado por el CONICET.

Profar

parte-del-equipo-profar_-en-las-instalaciones-de-chemtest

“Para Biochemiq, la creación de Profar en asociación con la UNSAM y sus investigadores representa una nueva unidad de negocios. Apuntamos a obtener un porcentaje del mercado que ya existe y, al mismo tiempo, buscamos un mercado global para el diagnóstico de enfermedades como la Escherichia coli, para el que hoy no hay competencia”, explica Juan Manuel Capece, presidente del laboratorio de productos veterinarios Biochemiq.

“Los laboratorios argentinos competimos con empresas internacionales permanentemente. Para evitar que nos pasen como a un poste, tenemos que innovar”, advierte Capece, quien, como contraparte de los seis millones de pesos provistos por la ANPCyT, destinará a Profar dos millones de pesos para cubrir necesidades de personal, infraestructura y equipamiento.

De acuerdo con un informe presentado por el consorcio de la empresa a la Agencia, la producción local de insumos para vacunas y kits de diagnóstico, en su mayoría aún se realiza con tecnologías que no han incorporado la biotecnología moderna, por lo que su eficacia es menor, su costo es mayor y su suministro, inestable.

“La tecnología recombinante supera esos problemas, pero su desarrollo requiere personal calificado con dedicación exclusiva. En Biochemiq, producir un recombinante nos llevó años, y eso que somos uno de los dos o tres laboratorios argentinos que maneja tecnología para usos veterinarios. En este sentido, Profar es la respuesta”, asegura Capece, que además adelanta: “Biochemiq será consumidor de los productos de Profar y, al mismo tiempo, generador de nuevos productos. Hasta la competencia se verá beneficiada”.

Por su parte, el investigador del IIB-INTECH Diego Comerci se remonta en el tiempo y explica: “Vamos a integrarnos hacia atrás. Hace un año y medio, con Biochemiq creamos Chemtest, una empresa tecnológica instalada en la sede de la Fundación Argentina de Nanotecnología que se dedica al desarrollo de tiras reactivas para la detección de enfermedades. Hoy estamos concluyendo el proceso regulatorio ante la ANMAT y el SENASA para iniciar su producción. Parte de los insumos biológicos que demande CHEMTEST para la producción de las tiras diagnósticas serán provistos por PROFAR”.

En esta línea, el investigador Juan Ugalde amplía: “Los agentes infecciosos poseen antígenos distintivos. Nuestra tecnología nos permitirá producir glicoproteínas recombinantes idénticas a esos antígenos que podrán ser aprovechadas por plataformas diagnósticas, como las que ofrece Chemtest, o como insumos para la formulación de vacunas de uso veterinario, como las que desarrolla Biochemiq o cualquier otra empresa”.

Hybridon

equipo-hybridon_-tras-la-presentacion-del-proyecto-en-la-anpcyt

“La interacción constante con investigadores es el principio de muchas soluciones”, asegura el presidente de Adox, Javier Viqueira, quien, para la creación de Hybridon, y como contraparte de los 4,3 millones provistos por la ANPCyT, destinará casi 2 millones de pesos para cubrir necesidades de personal, infraestructura y equipamiento. “El funcionamiento de Hybridon revalorizará nuestra línea de productos y nos permitirá crear nuevos”, añade el fundador de la empresa dedicada a innovar desde hace 25 años en los rubros de salud, agroindustria y electrónica.

“Para hacer cosas grandes, hay que juntarse. El CONICET era como la madre de todos los investigadores. La UNSAM respondió rápidamente el requerimiento y firmó un convenio asociativo”, explica el decano del INS e investigador del CONICET, Galo Soler Illia.

El concepto detrás del primer producto que ofrecerá Hybridon es tan novedoso que aún está bajo secreto comercial. Vale destacar que el equipo científico que lo desarrolla obtuvo el Gran Premio INNOVAR 2016 por la idea base que le dio origen: un recubrimiento nanoestructurado antibacteriano con poder residual que funciona dosificando un bactericida.

“Introdujimos cambios con respecto a nuestro trabajo previo para que este producto pueda aplicarse a una variedad de superficies de manera sencilla. Al jurado le pareció interesante que hubiéramos ido más allá del concepto original y que encontráramos una empresa nacional innovadora capaz de incluir el desarrollo en su producción y en la comercialización de sus productos”, asegura Soler Illia.

“Creo que ninguno tuvo como plan crear una empresa, porque el paradigma científico te lleva para otro lado. Ahora parece muy lógico, pero al principio no lo fue”, revela Martín Bellino, investigador del CONICET en la CNEA.

Por su parte, el investigador Paolo Catalano señala la importancia del Gran Premio Innovar 2016. “Nosotros veníamos trabajando en el laboratorio como siempre. Después de recibir el premio el modo en que empezamos a interactuar con profesionales de otros ámbitos fue bastante sorprendente. No conozco a muchos empresarios, pero valoro la facilidad con la que pudimos comunicarnos con Viqueira. También fueron importantes las incorporaciones de las tecnólogas Carolina Blaiotta y Mara Alderete, y del investigador Juan Galdoporpora, que agilizaron la etapa experimental de mejora del producto con una mirada más comercial”.

Al respecto, el investigador del CONICET en la UBA Martín Desimone amplía: “Nuestra expectativa es poder ejecutar el Empretecno para comprar equipamiento y encontrar la forma de que los resultados del laboratorio puedan reproducirse a escala comercial. Esta es la manera en que podremos devolverle a la sociedad todo los que nos brinda”.

Ecosistema de innovación UNSAM

Actualmente, en la UNSAM existen otras cuatro empresas tecnológicas —instaladas en el Campus Miguelete— que operan con la participación de investigadores de la Universidad: Solarmate, Biomatter, Inmunova y Chemtest. Además, en la sede de Chascomús del IIB-INTECH también se encuentra activo el Centro de Desarrollo Genético Ovino, inaugurado en 2016.

“La UNSAM es una universidad dinámica, que se involucra en los procesos para tener un impacto en la sociedad. No solo en la educación, sino también en la industria”, asegura Viqueira. A su vez, Capece plantea: “El universo de investigación de la UNSAM tiene un recurso humano superior, con una visión macro alimentada por muchos viajes al exterior en búsqueda de nuevas técnicas. Además, tiene avances muy importantes en infraestructura y gente joven que está en temas de vanguardia en el ámbito internacional. Eso se nota en la calidad de las publicaciones, patentes y empresas que producen”.

Por su parte, Galo Soler Illia asegura que “en la Argentina, si bien hay desarrollos en nanotecnología, aún falta profundizar en el ecosistema nanotecnológico” y considera que la UNSAM es pionera en su intención de generar uno: “Si nuestra Universidad queda siempre en las primeras posiciones cuando se presenta a proyectos que involucran altas tecnologías, significa que está generando una masa crítica”.

Asimismo, Soler Illia señala que, en la UNSAM, aún hay campo libre para crear más empresas y atraer a inversionistas y tecnólogos. “Identificamos nichos y hay empresas interesadas, pero necesitamos gente que sepa de economía, que arme planes de negocios, que determine la factibilidad y sustentabilidad de los proyectos. Son un montón de cuestiones laterales a la ciencia que aportan a la construcción de un círculo virtuoso de ciencia básica, desarrollo tecnológico e innovación”.

Por último, Comerci afirma: “Con Galo decimos, un poco en broma, que no vamos a parar hasta ser el MIT de la Argentina, el Miguelete Institute of Technology’, como lo bautizó nuestro colega Federico Golmar. Estas dos empresas, más las cuatro o cinco que ya están instaladas, son los primeros frutos de este campus tecnológico que empezó como proyecto hace más de una década. El desafío ahora es conseguir el espacio físico en el Campus para instalar nuestras nuevas empresas”.

, , , , , , , , , , , , ,

Nota actualizada el 24 agosto, 2017

Un comentario

  1. Gabriel dice:

    Felicitaciones.
    No busquen tan lejos gente que sepa de economía….en la EEyN segkro encuentran jóvenes talentosos.
    Cualquier cosa me avisan.

Responder a Gabriel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *