Escuela de Política y Gobierno

La EPyG despide a Arturo Fernández

Con profundo pesar, informamos el fallecimiento de Arturo Fernández, reconocido politólogo que ejerció como profesor y secretario académico en la Escuela de Política y Gobierno de la UNSAM.

El doctor Arturo Fernández, quien se desempeñó como docente y secretario académico de la Escuela de Política y Gobierno de la UNSAM, falleció el sábado 8 de julio. Fernández estudió Abogacía en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Ciencia Política en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), donde obtuvo su doctorado.

Comenzó su carrera de investigador en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y formó parte del plantel de científicos del CONICET que integró el Consejo Directivo del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL-PIETTE) e incorporó la perspectiva politológica.

Asimismo, Arturo Fernández fue decano de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNR y director de la carrera de Ciencia Política de la UBA. Dictó clases en la Universidad del Salvador y estuvo al frente de cursos de posgrado en las universidades nacionales de Córdoba, La Plata y Entre Ríos, y en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). En el exterior, se desempeñó como docente en las universidades de Annaba (República de Argelia), Lima (Perú), Carabobo (Venezuela) y en la Universidad Autónoma Nacional de Honduras.

Por su extensa trayectoria, recibió el título de doctor Honoris Causa de manos de distintas universidades que destacaron sus aportes a la disciplina.

Además, desarrolló una intensa tarea en instituciones vinculadas con la ciencia política: presidió la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP), fue miembro del Consejo Directivo de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política (ALACIP) y representante en los Consejos Directivos de la Asociación Internacional de Ciencia Política (IPSA).

Autor de más de una decena de libros, publicó también numerosos artículos científicos en revistas nacionales e internacionales. Sus contribuciones le permitieron realizar múltiples consultorías para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Fundación IDEAS (Instituto de Estudios y Acción Social), que también presidió.

Más allá de sus logros académicos, Arturo Fernández fue una persona íntegra y comprometida con la ciencia política y la propia política. Supo mantener discusiones en ambas esferas, pero promoviendo el diálogo como un elemento central de la condición humana.

Con profundo pesar, pero con la convicción de que su obra y compromiso seguirán vigentes, la comunidad universitaria despide al doctor Fernández.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *