p5090060

Cátedra Coetzee

Finalizó la quinta edición de la Cátedra Coetzee: “Del libro a la pantalla”

Galería

La actividad de cierre del encuentro internacional sobre cine y literaturas del Sur “Del libro a la pantalla”, de la Cátedra Coetzee, tuvo lugar el domingo 7 de mayo en al 43.ª Feria Internacional del Libro. Disertaron el premio Nobel de Literatura John M. Coetzee; los guionistas Anna Maria Monticelli, Alicia Garciadiego y Nick Drake; y el cineasta argentino Tristán Bauer.

En la apertura de la actividad, el cineasta Tristán Bauer definió la quinta edición de la Cátedra Literaturas del Sur como “un encuentro en defensa de la diversidad cultural”. “Por iniciativa de John Coetzee y del rector Carlos Ruta, pudimos hacer un intento por develar la relación entre el cine y la palabra. Este evento fue importante para redescubrirnos y defender nuestra palabra y nuestras imágenes”, aseguró el director de Iluminados por el fuego.

Luego, Coetzee reflexionó sobre las limitaciones que sufren los países del Sur cuando intentan conocer el cine de otros países del Sur y advirtió que las decisiones de traducción y financiamiento suelen provenir de los países del Norte. “Deberíamos poder hacer filmes de nuestros países sin la mediación del Norte”, expresó.

Por su parte, la guionista australiana Anna Maria Monticelli compartió detalles del proceso de adaptación de la novela Desgracia, de Coetzee, que fue llevada al cine en 2008. “Me gustaba mucho la novela y no sabía qué sacar. El tema es que es imposible poner todo un libro en noventa minutos, por lo que intentamos amalgamar la obra sin cambiarla demasiado”, explicó y luego agregó: “Es muy difícil adaptar una novela al cine porque cada obra varía de una persona a otra”.

p5090045

Más tarde, la cineasta mexicana Paz Alicia Garciadiego opinó que “es infinitamente más fácil escribir una historia original que adaptar una obra porque el guionista debe adaptarse a los tiempos del film” y destacó las adaptaciones del Sur por considerarlas “cine de autor” a diferencia de las producidas en Hollywood “que se rigen por una lógica más mercantil”.

El último disertante fue el poeta y guionista británico Nick Drake —autor del guión de Rómulo mi padre, basado en la autobiografía de Raimond Gaita—, quien manifestó que “la adaptación no es traducción, sino una transposición de formatos que tienen cualidades descriptivas muy diferentes”.

Sobre el final del encuentro, los cineastas compartieron miradas contrapuestas sobre el oficio de la adaptación a partir de una pregunta disparadora de Bauer: “¿Cuáles son las claves para la adaptación?”. “El deber del guionista es destrozar al autor de la novela para apropiársela y darle la forma que requiere la película. Hay que tener en claro qué se quiere contar y cómo hacerlo”, opinó Garciadiego. “Uno tiene que contar la esencia de la historia, respetar la visión del autor”, confrontó Monticelli. “Nuestra esperanza es que se mantenga el espíritu del texto, pero son lenguajes muy diferentes”, concluyó Drake.

Nota actualizada el 9 mayo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *