iteda

ITeDA

El ITeDA exhibe instalaciones para personas con discapacidad en Tecnópolis 2016

El Instituto de Tecnologías en Detección y Astropartículas de la UNSAM instaló en Tecnópolis un planetario, constelaciones con LED y placas impresas en 3D en braille para que personas con discapacidad visual, auditiva y motora puedan aprender astronomía y contemplar el espacio.

Un planetario para ciegos, cartas celestes creadas por una impresora 3D en braille y hasta un módulo interactivo táctil de una región de la superficie marciana son adelantos que el ITeDA llevó a la megamuestra Tecnópolis 2016 para enseñar de manera simple y atractiva cómo está conformado el universo. Con la premisa de acercar la astronomía a todas las personas, el Instituto cuenta con instalaciones aptas para personas con discapacidad visual, auditiva y motora.

Al respecto, la vicedirectora del Instituto, Beatriz García, destaca la importancia de estos complementos: “Nuestro objetivo es acercar las ciencias naturales a todos. Como la astronomía es una disciplina netamente visual, estos módulos interactivos permiten un acercamiento a personas ciegas o a poblaciones normalmente marginadas. La base de estos desarrollos es, por definición, que la educación es un derecho humano para todos y todas”.

Entre otras atracciones, la exposición cuenta con pequeñas maquetas o “módulos” que simbolizan la superficie de Marte y que, cuando se las toca, activan un audio que brinda información sobre ese planeta. Los visitantes también podrán observar una báscula planetaria que permite saber cuánto pesaría una persona en cada planeta del sistema solar y un teatro de sombras con astronautas, naves y marcianos que juegan en la superficie del planeta rojo.

iteda-2

“Más de dos millones de personas visitaron nuestras exposiciones en las tres ediciones en las que se presentó y la idea es que los módulos e instalaciones queden en poder del Ministerio de Ciencia y Tecnología  para pasar a formar parte de su patrimonio y ser exhibidos en todo el país en cada edición de Tecnópolis itinerante”, concluyó García.

El ITeDA, una institución creada por convenio entre la UNSAM, la CNEA y el CONICET, tiene un rol activo y protagónico en la investigación a través del Observatorio Pierre Auger. Los rayos cósmicos que estudia el gran observatorio de Malargüe son partículas cargadas de energía que viajan por el universo a las más altas velocidades concebidas. Cuando chocan con las moléculas de la atmósfera terrestre, después de viajar distancias astronómicas, producen una cascada de miles de millones de partículas secundarias que llueven sobre la superficie. El gran desafío del Instituto es entender qué son y cómo se producen.

Nota actualizada el 27 septiembre, 2016

No están permitidos los comentarios.