Biblioteca Central,home

La Biblioteca Central recibió un premio por su trabajo en el Proyecto UNES

La biblioteca de la UNSAM recibió el reconocimiento que otorga la Asociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina por su desempeño en el marco del Proyecto UNES (Universidad-Escuelas Secundarias), en el que, junto con 15 escuelas secundarias del partido de San Martín, desarrolló vínculos para la mejora del aprendizaje en ciencia y tecnología.

Bajo el lema “Pensar, trabajar y aprender juntos”, el equipo conformado por la UNSAM y 15 escuelas secundarias públicas del partido de San Martín trabajó durante todo 2015 y 2016 en el desarrollo de proyectos para mejorar la formación en las áreas de ciencias exactas, naturales y tecnología.

El equipo interdisciplinario conformado por docentes y alumnos de la Escuela de Ciencia y Tecnología, la Escuela de Humanidades, el 3iA, el Instituto Sábato, el Instituto de Nanosistemas, la Gerencia de Cultura y la Biblioteca Central implementó actividades orientadas a profundizar y ampliar las competencias básicas científico-tecnológicas de los alumnos y profesores de escuelas secundarias.

Por sus contribuciones al proyecto, la Asociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina (ABGRA), que nuclea a bibliotecarios de todo el país, decidió otorgarle una distinción a la Biblioteca Central de la UNSAM en una ceremonia llevada a cabo el 14 de septiembre en la Biblioteca del Congreso de la Nación para celebrar el Día del Bibliotecario.

La directora de la Biblioteca Central, Mariela Frías, destacó la importancia del reconocimiento: “Es muy importante porque es uno de los pocos premios que se dan a bibliotecas en la Argentina. Teniendo en cuenta que la Biblioteca Central solo tiene seis años, recibir un premio siendo tan jóvenes significa que vamos por buen camino”.

unes1

Por su parte, la directora del Proyecto UNES y profesora de la materia Ciencia, Tecnología y Sociedad de la UNSAM, Stella Maris Muiños de Britos, explicó que “no se trata de una capacitación, sino de un proyecto de producción compartida por las escuelas que tiene por ejes la enseñanza de las ciencias exactas y naturales, y la tecnología”.

Durante dos años de trabajo, los profesionales de la UNSAM se reunieron periódicamente con profesores y alumnos de las escuelas secundarias, visitaron las instituciones educativas, recibieron a los visitantes en el Campus Miguelete y concentraron sus esfuerzos en tres ejes: una mejor alfabetización para los estudiantes, el desarrollo de vocaciones específicas tempranas y acompañamiento pedagógico.

“Es importante entender que estamos en el siglo XXI, que el mundo ha cambiado mucho y que necesitamos hacer y pensar las cosas desde otro lugar. Debemos trabajar sobre nuevas herramientas para la educación desde múltiples dimensiones y que ese proceso sea posible en la medida en que el alumno de la escuela secundaria termine sabiendo que la universidad existe y es para él. Es necesario pensar el proceso de aprendizaje desde un lugar diferente, utilizando las nuevas tecnologías y favoreciendo la interpretación de la realidad”, subrayó Muiños de Britos.

Pero ¿cuál fue el rol específico de la Biblioteca Central?: el proceso de Alfabetización Informacional (ALFIN). Al respecto, la coordinadora del Área de Servicios de la Biblioteca Central, Florencia Provenzano, destacó: “Desarrollar la Alfabetización Informacional, entendida como una herramienta transversal al interior del proyecto, es importante porque sostiene y potencia los otros aprendizajes. Es necesaria para que los estudiantes puedan acceder con una mirada crítica y criterios de selección, para procesar la información y usarla adecuadamente”.

Durante la experiencia, docentes y alumnos aprendieron a utilizar los recursos digitales académicos y generaron estrategias con las que definieron criterios de selección para la búsqueda de material bibliográfico. “En principio, tratamos de visibilizar ALFIN y sus aportes. Los docentes de los secundarios se familiarizaron con estas herramientas e hicieron visibles los aspectos del proceso de búsqueda de información. Este año los profesores planificaron las actividades con sus alumnos, las llevaron a cabo en el aula y luego compartieron sus experiencias en un espacio de reflexión en pos de la mejora de las prácticas de enseñanza”, concluyó Provenzano.

alfinunes

Nota actualizada el 26 de septiembre de 2016

No están permitidos los comentarios.