#ComunidadUNSAM,Notas de tapa,Secretaría Académica

Nueva encuesta de opinión estudiantil sobre la enseñanza

Desde el lunes 27 de junio y hasta que termine la inscripción a materias del segundo cuatrimestre, podés responder la nueva encuesta sobre la enseñanza en la UNSAM. Ingresá al SIU Guaraní y accedé al formulario publicado en “Encuestas pendientes”. En esta oportunidad, deben contestarla todos los alumnos de carreras de pregrado y grado, excepto quienes estén cursando el CPU, carreras a distancia y ciclos de complementación curricular. La encuesta es anónima y obligatoria.

Dirigida a la comunidad estudiantil, la encuesta de opinión sobre prácticas de enseñanza es una iniciativa de la Secretaría Académica y de las distintas unidades académicas de la Universidad. Ideada para el mejoramiento continuo de la formación, está orientada a la reflexión, el análisis y la intervención sobre diversos aspectos de la educación universitaria para contribuir a la mejora de la formación en la UNSAM.

Diseñada en conjunto con todas las unidades académicas, se trata de la primera experiencia de encuesta estudiantil que la UNSAM lleva adelante. El objetivo es hacer una evaluación al final de cada cuatrimestre para que la Universidad cuente con información actualizada sobre la actividad académica. La información obtenida, que surge de un único cuestionario para toda la comunidad estudiantil, será analizada y difundida para que, posteriormente, puedan tomarse decisiones relativas a la mejora de cada una de las áreas. La encuesta es un instrumento metodológico que permite obtener información estadística sobre distintas dimensiones que hacen a la enseñanza: organización, contenidos, bibliografía y evaluación, entre otras.

Promover la participación activa de estudiantes, docentes, autoridades y personal de apoyo a la gestión en las distintas instancias del diseño y la implementación del cuestionario, y en el análisis de los resultados favorece el involucramiento de la comunidad universitaria en la mejora de las prácticas de enseñanza y fomenta el desarrollo de instancias de autoevaluación de las carreras.

Con la primera edición, sobre el segundo cuatrimestre de 2015, se relevaron 41 carreras de pregrado y de grado. Los estudiantes pudieron responder el cuestionario entre el 28 de enero y el 4 de marzo de 2016, fecha en que finalizó el período de inscripción a materias del primer cuatrimestre. En esa oportunidad, 4676 estudiantes respondieron más de 13.000 cuestionarios sobre la enseñanza. Los resultados han sido distribuidos a decanos y secretarios académicos.

Los resultados de la primera encuesta muestran una tendencia positiva en el conjunto de la Universidad, con algunos aspectos por mejorar que plantean particularidades en cada unidad académica. El relevamiento mostró que la mayoría de los estudiantes de la UNSAM finalizan sus cursadas con la aprobación de las materias elegidas —con una deserción de 1 cada 10 inscriptos—. En relación con los contenidos de la materias, la mayoría de los estudiantes los consideró “interesantes, útiles y suficientes”. Otro ítem que obtuvo un gran porcentaje de respuestas iguales fue el vinculado a cuestiones relacionadas con la calidad de la enseñanza —el interés de los docentes por enseñar, la relación entre el alumno y el docente, el apoyo brindado, la dinámica de trabajo, etc.—; en este caso, los estudiantes se mostraron conformes con las metodologías propuestas por los docentes, así como con las instancias de trabajo, tanto individuales como grupales, y con aquellas específicas para la formación práctica.

Actualmente, se está completando el procesamiento de datos por carrera, materia y comisión en cada unidad académica, lo que permitirá afinar el análisis y detectar los ejes sobre los que es necesario trabajar. Esto forma parte del proceso de devolución de los resultados a la comunidad universitaria por parte de la Secretaría Académica.

Desde el lunes 27 de junio, estará disponible el cuestionario correspondiente a la materias del primer cuatrimestre de 2016. En esta oportunidad, la encuesta deberá ser completada por los alumnos de carreras de pregrado y grado, excepto quienes estén cursando el CPU, carreras a distancia y ciclos de complementación curricular. Será la primera vez que los estudiantes de las nuevas siete carreras de grado que comenzaron a cursar en 2016 completarán la encuesta. La encuesta es anónima y obligatoria, y estará disponible hasta el día 29 de julio, fecha en que finaliza el período de inscripción a materias.

Por consultas, escribir a [email protected]ar.

Nota actualizada el 27 de diciembre de 2017

3 comentarios

  1. Candela Gómez dice:

    Hola, buen día. Soy alumna de la Escuela de Humanidades y tengo que completar esta encuesta, pero el sistema SIU dice que no tengo encuestas pendientes.

  2. nicole nina loyola dice:

    Aun falta mucho en Educar en la Nueva Sociedad del Conocimiento, la Educación hace la Diferencia.

    La nueva ciudadanía

    En las últimas décadas de este siglo asistimos a una serie de procesos que configuran lo que indudablemente puede reconocerse como un cambio de era. La era industrial nacida a la luz de la Revolución Francesa, de la revolución científica y de la revolución industrial, está dando paso a otra era ¿posmoderna? ¿posindustrial?. Hoy el problema es cómo se construye una opción superadora, cómo se construye la nueva democracia. ¿Qué nueva forma debe adoptar hoy “el gobierno del pueblo para el pueblo”? ¿Qué condiciones humanas deben desarrollar quienes serán los ciudadanos de esta nueva sociedad?

    Surge así una nueva ciudadanía. Y serán nuestras escuelas, nuestro sistema de educación pública, el que tendrá que hacerse cargo de esta tarea.

    La sociedad del conocimiento

    Un rasgo indudable de esta nueva era es la importancia sin precedentes que adquiere el saber científico tecnológico. Son claras las tendencias que indican que ingresamos en la “era del conocimiento”. Como dicen los Toffler: “Todos los sistemas económicos descansan sobre una ‘base de conocimientos’. Todas las empresas dependen de la existencia previa de este recurso, de construcción social. A diferencia del capital, el trabajo y la tierra, aquél suele ser desdeñado por economistas y ejecutivos cuando determinan las aportaciones precisas para la producción. Y, sin embargo, este recurso es el más importante de todos.”

    Es el más importante porque es el más humano. Porque sólo conoce (aprende) el ser humano, pero también porque “el conocimiento tiene virtudes intrínsecamente democráticas. A diferencia de las fuentes de poder tradicionales (la fuerza, el dinero, la tierra) el conocimiento es infinitamente ampliable. Su utilización no lo desgasta sino que, al contrario, puede producir más conocimiento. Un mismo conocimiento, puede ser utilizado por muchas personas y su producción exige creatividad, libertad de circulación, intercambios, críticas constructivas, diálogo. Todas ellas condiciones propias de una sociedad democrática” (Tedesco, 1995)

    Una “sociedad del conocimiento” se perfila, entonces, como una forma social superadora de las actuales, a condición de que el conocimiento – que es la base – sea un bien que está disponible para todos. Esta es la nueva sociedad. Mucho conocimiento al alcance de todos, distribuido de tal manera que garantice igualdad de oportunidades.

    ¿Cómo se logra? A través de un sistema escolar que sea el encargado de garantizarlo, al cual toda la sociedad le dé no solamente el mandato de hacerlo, sino también los recursos para lograrlas.

    La ética de la solidaridad

    Pero no se trata del conocimiento como valor último, ya que este tipo de prácticas está desnudando rápidamente sus falencias en temáticas tan actuales como la clonación. Conocimiento dentro de una sociedad ética, con altos valores que construyan lo ‘público’ como un espacio donde se resguarde realmente el bien común y la dignidad de todo ser humano.

    Una sociedad ética y solidaria, ya que solidaridad es lo mismo que responsabilidad, y ésta se traduce en compromiso ético ante la historia. Una sociedad ética es una sociedad regida por la solidaridad. La solidaridad expresa la condición ética de la vida humana. La regla de oro que constituye la norma moral básica, no es más que el desarrollo enunciativo de la solidaridad: “Haz por los demás, lo que quisieras que hicieran por ti”.

    A lo largo del desarrollo de la humanidad, el instrumento pacífico más potente para lograr esto ha sido la educación. La educación rompe el círculo vicioso de la pobreza, ya que es el determinante fundamental del empleo y desde allí, del acceso a todos los bienes materiales y culturales que la sociedad ofrece.

No están permitidos los comentarios.