#CulturaUNSAM

Tetsuro Yasunaga en la UNSAM: “Mi música comienza a partir de lo que no entiendo”

Galería

Los días 13 y 15 de marzo, el artista japonés especializado en música experimental visitó la UNSAM. Invitado por la Universidad a través de la Embajada de Japón, ofreció una conferencia-taller en el Campus y dos conciertos en el Centro de Arte Experimental.

Por Damasia Patiño Mayer | Fotos: Pablo Carrera Oser

“La Universidad de San Martín me inspira. Me resulta sorprendente que sea pública y gratuita”, cuenta Tetsuro mientras pasea por el Campus. “La enseñanza de música en Japón en universidades e institutos se conecta más con lo comercial, y la música experimental no puede ser comercial, debe expresar otras cosas”, afirma.

¿Cómo fue su experiencia en el Centro de Arte Experimental?

Al comienzo me preocupaba un poco cómo reaccionaría el público. El mundo de la música experimental en Japón no es conocido, y no sabía qué impresión iba a generar en la Argentina. Sumado a esto, mi propio estilo es ambiguo y no necesariamente fácil para el público. De todas formas, quise hacer lo que hago siempre, algo sencillo, y ver qué pasaba. Me sorprendió positivamente la reacción del público porque hubo mucho interés y estoy muy contento. Supongo que los argentinos deben tener su propia imagen de lo que es Japón, y ahora pudieron agregar música a la imagen.

¿Cuál es su impresión de la Argentina?

En la Argentina, la gente es mucho más expresiva que en Japón. En general, cuando termino una performance en Japón, el público se retira inmediatamente. El domingo, en el Centro de Arte Experimental, la gente se quedó y pudimos charlar. Eso fue muy bueno. Escuchar opiniones e ideas diferentes me estimula y me resulta muy creativo. ¡Ojalá el público en Japón fuera así!

¿Podría contarnos algo acerca de la conferencia que ofreció antes de su performance?

Ante de viajar tuve que estudiar mucho para preparar la conferencia, averigüé bastante acerca de la música experimental en Japón. Existen, por ejemplo, músicos muy ruidosos y otros en extremo silenciosos. Quise expresar estas diferencias a través de la proyección de videos. La palabra experimental, como músico, se siente rara. Establece un límite entre lo que es y lo que no es experimental. El problema es que los artistas de música experimental justamente buscamos salir de los límites, expresar más. Al cierre de la charla expresé mi opinión de que hay que deshacerse un poco de esta palabra para poder abrir horizontes y expresar más profundamente.

¿Hay otra palabra que le guste más?

Hay un crítico japonés que dijo que, en vez de música experimental, se podría decir música EX. Es algo más simbólico.

¿Cómo es en Japón la relación de la música experimental con las universidades?

En Japón, la mayoría de los artistas de música experimental no estudiaron música antes. Hay carrera de música en la universidad con propuestas de música clásica, académica.

¿Qué abarca la música experimental desde su punto de vista?

Mi música comienza a partir de lo que no entiendo o de lo que no se puede definir. Así comienza mi proceso de creación. En un mundo con tanta información, la gente pide cosas que entiende, pero son las cosas que no entiende las que de verdad importan, y aceptar las cosas que no se entienden es como aceptar este mundo. Me interesan mucho las cosas ambiguas y lo que aún no tiene nombre, la incertidumbre. Cuando toco un objeto o un instrumento y suena algo que no esperaba, me siento exitoso. Esos sonidos y las cosas innombrables son lo que más me interesa.

¿Cómo conoció a Federico Durand?

En 2014, Federico fue a Japón para hacer un concierto y tocamos juntos en un templo tradicional budista. Todo fue improvisación, sin hablar antes, pero cuando tocamos sentimos que éramos amigos desde hacía mucho tiempo. Aun siendo de culturas diferentes, no tuvimos ningún problema para entendernos.

Nota actualizada el 16 de septiembre de 2016

No están permitidos los comentarios.