#CulturaUNSAM

Faye Driscoll pasó por la UNSAM: “En EEUU tenemos problemas para financiar el arte”

En su primera visita a la Argentina, la reconocida coreógrafa norteamericana que el 24 y 25 de octubre presentó “Thank You For Coming: Attendance” en el Centro de Arte Experimental de la UNSAM habla sobre sus inicios en la danza, su paso por la academia y sobre la importancia del incentivo económico a las artes.

Por Damasia Patiño Mayer

La artista y su compañía aterrizarán en Buenos Aires el viernes 23 de octubre para brindar dos funciones en el espacio de Sánchez de Bustamante 75 y culminar su visita el lunes 26 con un workshop exclusivo para alumnos de la UNSAM.

En comunicación vía Skype con Gerencia de Cultura, la multipremiada coreógrafa contó algo acerca de su historia con la danza y dio detalles de la obra que presentará en el Centro de Arte Experimental.

¿Cómo evolucionó este pasatiempo hasta convertirse en tu profesión?

Tenía tres o cuatro años cuando decidí que quería ser bailarina. Mi mamá era bailarina y mi papá actor, por lo que los dos estuvieron de acuerdo. Ninguno me mandó a buscar ‘un trabajo de verdad’. Ya de niña inventaba shows y performances. Entrené durante muchos años en muchos institutos de ballet y de danza moderna. Después fui a un secundario con orientación en artes y luego a la Universidad de Nueva York, en donde comencé a bailar profesionalmente para diferentes compañías. Pronto me empecé a sentir frustrada, no me sentía feliz participando en obras ajenas, tenía muchas cosas propias que quería expresar. Entonces comencé a crear mis propias obras. Supongo que ese fue el impulso, este sentimiento que tenía de niña, de poder hacer lo que quisiera, simplemente poniéndome un disfraz y jugando a actuar. Con el tiempo me profesionalicé. Empezar a crear mi propio arte fue rebelarme contra eso. Luego fueron muchos años de experimentación para tratar de encontrar lo que quería hacer, y de eso ya han pasado diez años.

¿De qué trata la obra que vas a presentar en octubre en el Centro de Arte Experimental de la UNSAM?

La idea que hay detrás de Thank You For Coming: Attendance es traer a la superficie la sensación de que estamos co-creando, creando simultáneamente, el mundo en el que vivimos. El público también debe sentir que es parte de esa creación. Intentamos atraerlos a través de los sentidos, el tacto, el arte en sí mismo, la canción… Siempre me interesé mucho por las relaciones, y los eventos en vivo son para mí una metáfora de nuestra experiencia social. Lo que sucede en el escenario se relaciona con cómo nos comportamos socialmente, en familia, en la calle. En la performance, esas situaciones son llevadas al exceso y se vuelven movilizadoras, transformativas. Para mí, esta obra es un experimento social que demuestra cómo, a pesar de ciertas estructuras externas, el mundo es fruto de nuestra co-creación.

Hablás sobre escuelas y universidades con orientación artística. ¿Cómo es la carrera del artista en los Estados Unidos?

Hay diferentes caminos. Podés ir al conservatorio, una institución exclusivamente dedicada al arte. Para ingresar necesitás audicionar y poca gente logra entrar. La mayoría de las universidades, privadas y públicas, tienen un departamento de arte. Pero, a pesar de esto, seguimos sufriendo la falta de incentivo económico a las artes, no se cuida lo suficiente a la cultura. El otro problema es que los chicos que terminan no necesariamente consiguen trabajo, muchos vuelven a la universidad para dedicarse a la enseñanza. Es como una serpiente que se muerde la cola.

¿Qué expectativas tenés en relación al estreno de Thank You For Coming en Argentina?

Me interesa mucho ver las reacciones, cómo se da la interacción con el público y lo que ellos experimentan y ven en mi obra. Incluso en los Estados Unidos las reacciones pueden ser muy fuertes. La pieza es inusual en cómo conecta con el público y como los mueve, literalmente. Pero en mi país, siempre cuento con ese conocimiento, esa familiaridad que me permite saber qué es tabú, de qué se va a reír la gente. Presentándolo en Argentina no tengo ese mismo conocimiento.

¿Cómo fue tu colaboración con Wesleyan University para la creación de Thank You For Coming?

Trabajé con los alumnos de Wesleyan University para la segunda parte, que no es la que presentaré en Buenos Aires. El título Thank You For Coming abarca una trilogía de obras con subtítulos diferentes. A Buenos Aires traigo la primera parte, llamada Attendance. Mi colaboración con la universidad fue para la segunda parte. Trabajé durante un semestre desarrollando ideas con los alumnos, formando un especie de equipo de investigación para discutir los conceptos ligados a la obra, experimentar con prácticas físicas, leer y debatir ideas.

¿Cómo fue el proceso de diálogo con los académicos y cómo lo tradujiste a la obra?

Hay muchas cosas que pueden vivir y ser muy emocionantes en el plano de las ideas, pero en la práctica uno está sujeto a lo desconocido. No puedo decir ‘esta es mi idea y estos son los pasos para llevarlo al cuerpo’, eso sería muy aburrido. El proceso no puede ser lineal. Por eso trabajo con imágenes y con juegos.

¿En qué consiste el workshop que vas a ofrecer en el Campus de la UNSAM?

Tengo mucha curiosidad por ver cómo funcionará con los alumnos y cuánto se permitirán experimentar, si son improvisadores, abiertos. Tengo muchas ganas de compartir mis ideas y ejercicios. Espero que les sea útil.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Todavía estoy trabajando con la parte dos de Thank You For Coming, a estrenarse en Nueva York en 2016. Además estoy empezando a trabajar la tercera parte, en vistas de estrenarlo en 2018, así que estoy embarcada en este proyecto por largo tiempo. Mientras tanto, tengo otros pequeños proyectos, pero espero algún día tener la posibilidad de presentar la trilogía de Thank You For Coming entera en un mismo evento.

Toda la info sobre Thank you for coming en el Centro de Arte Experimental, clic aquí

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota actualizada el 23 octubre, 2015

No están permitidos los comentarios.