Noche de Ronda foto Renata Prati

Instituto de Artes Mauricio Kagel

El Grupo de Danza de la UNSAM, gratis en el Teatro Plaza de San Martín

El 9 de julio a las 20, bajo la dirección de Oscar Araiz, se presentaron los espectáculos “Noche de ronda”, “Adagietto” y “La consagración de la primavera”. Además, danza-homenaje a Ana Itelman, coreógrafa de “Ciudad nuestra, Buenos Aires”.

PROGRAMA

(80 minutos de duración, con intervalo)

  • Ciudad nuestra, Buenos Aires / Coreografía Ana Itelman / Música de Astor Piazzolla

Basado en el poema “Poeta al pie de Buenos Aires” de Fernando Guibert, este espectáculo de la celebrada coreógrafa Ana Itelman fue estrenado en 1968 por el Ballet del Teatro San Martín, como teatro-danza. Nacida en Chile, Itelman se formó en Argentina y formó parte de la mítica compañía de Miriam Winslow, de la que surgió la primera generación argentina de maestros de danza moderna. En New York estudió con Martha Graham, Hanya Holm, José Limón y Louis Horst. Estudió pintura con Emilio Pettoruti y escultura en el Brooklyn Museum of Arts. Su obra coreográfica y pedagógica se repartió generosamente entre Estados Unidos y Argentina, donde se reinstaló en 1969, abriendo su propio estudio -hoy sede del Taller de Danza del Teatro San Martín-. A 25 años de su muerte, el grupo de danza de la UNSAM la evoca con esta danza.

  • Noche de Ronda | Coreografía de Oscar Araiz

Sobre la inconfundible voz de Elvira Ríos, ícono del bolero, se despliega un collar de retratos vinculados al sentimentalismo de una época que imponía los cánones morales de la conducta femenina.

  • Adagietto | Coreografía Oscar Araiz

Creado para el Ballet Contemporáneo de la Ciudad de Buenos Aires en 1971, fue retomado por el Royal Winnipeg de Canadá, el Ballet del SODRE (Uruguay), el Ballet del Grand Theatre de Ginebra, el Ballet Nice Mediterranée, el Ballet de la Opera de Bordeaux y el Balé da Cidade de Sao Paulo. En ocasión de su montaje para la Opera de París la crítica francesa lo definió como “las bodas del agua y del aire”. Su coreografía recibió una distinción en el II Concurso Mundial de Tokio. La fluidez, la densidad y la levedad son las características de esta obra, concebida como un acto de comunión.

  • La Consagración de la Primavera | Coreografía Oscar Araiz

“La fiesta aparece como una liturgia global, como un fenómeno total: pone en juego la sociedad unánime, cuya cohesión se encuentra al mismo tiempo, reafirmada. La comunidad, en ese clima de paroxismo, se afirma como comunión; la existencia toda se transfigura. La fiesta es el gran juego social de la trascendencia, el recomenzar del Gran Comienzo .El universo se halla en tren de nacer y su nacimiento, en el mismo momento en que se manifiesta la potencia creadora de lo sagrado, restituye a los humanos las inmensas posibilidades perdidas. La fiesta restablece la situación límite donde el orden ha nacido del desorden; donde caos y cosmos se hallan todavía contiguos. El mismo torbellino ocasiona la unanimidad de los hombres en este esfuerzo de reintegración, donde las individualidades pierden su distancia y tienden a confundirse. Las liturgias festivas se desenvuelven en expresiones de conjunto, bajo la forma de cortejos, cantos, danzas. La fiesta se constituye como una representación sin público. Todo el mundo representa para todo el mundo. La fiesta celebra la alegría del hombre y la juventud del mundo, la alegría del mundo y la juventud del hombre.” (George Gusdorf, Mito y metafísica)
Día: 9 de julio

Hora: 20

Lugar: Campos, entre Belgrano y Mitre, San Martín.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *