Escuela de Humanidades

Los lenguajes artísticos: armar la trama

Galería

La Licenciatura en Educación Inicial del Ciclo de Complementación curricular (MODALIDAD VIRTUAL) de la Escuela de Humanidades de la UNSAM organiza el Ciclo de Talleres debate Los lenguajes artísticos: armar la trama. La propuesta continúa el trabajo realizado desde la Licenciatura, construyendo un espacio de conocimiento, creatividad y debate a cargo de destacadas profesionales del […]

La Licenciatura en Educación Inicial del Ciclo de Complementación curricular (MODALIDAD VIRTUAL) de la Escuela de Humanidades de la UNSAM organiza el Ciclo de Talleres debate Los lenguajes artísticos: armar la trama. La propuesta continúa el trabajo realizado desde la Licenciatura, construyendo un espacio de conocimiento, creatividad y debate a cargo de destacadas profesionales del campo de la educación inicial. El ciclo de encuentros se propone pensar las múltiples posibilidades que ofrecen la pintura, la palabra y el juego como medios de expresión y de comunicación privilegiada dentro de los Lenguajes Artísticos Expresivos.

El primer taller, Sombras que asombran, se realizó en el mes de mayo y estuvo a cargo de Viviana Rogozinski,  especialista en títeres para bebés y niños pequeños con más de 26 años de experiencia. Viviana inauguró frente a un auditorio completo de docentes del nivel inicial el primer encuentro junto a docentes del campo educativo: Claudia Mallo, Laura Díaz, Gabriela Arto, Viviana Metri y Estela Coulonga. El ciclo de talleres está organizado y coordinado por la directora de la Licenciatura en Educación Inicial, Araceli Gentile, quien acerca a las docentes interesantes capacitaciones que permiten ampliar los caminos que acompañan la educación infantil.

El Taller I fue pensado como una propuesta de escenarios lúdicos con sombras en el jardín que invitan a imaginar,  a experimentar y a narrar historias a partir de la pincelada lumínica da vida a diferentes figuras que entran y salen de los relatos. La especialista en títeres se refirió a la importancia de generar y proponer caminos alternativos a la palabra que permitan expresar emociones y pensamientos mediante espacios de expresión creando huellas y registros sobre los cuales siempre se pueda volver. De este modo, el trabajo con títeres se presenta como una puerta abierta al asombro vehiculizando la expresión y evitando, en muchos casos, la violencia.

“El teatro de sombras –afirma Viviana- tiene algo de mentiroso porque con nada engañamos muy bien”, ya que es posible crear historias inimaginables con pocos recursos porque en realidad el protagonista debe estar en la capacidad de ver, crear, escuchar y poner el cuerpo en situación. Este juego, sin embargo, suele ser al principio bastante caótico, en especial porque requiere de una formación específica que es diferente al teatro negro, aunque suelen confundirse y asociarse.

El primer paso nos interpela individualmente a jugar con nuestra propia sombra, recordar nuestra infancia para poder escuchar a los niños y conectarnos con el lenguaje. Los caminos propuestos por Viviana son múltiples y enriquecedores, donde la falta de tiempo y de recursos nunca debe ser un impedimento. El teatro de sombras se transita jugando, oscureciendo, iluminando e incluye lámparas, linternas, siluetas recortadas, figuras tridimensionales y todo aquello que abre la puerta a la imaginación del relato. Es posible jugar con títeres corpóreos, con el cuerpo o simplemente adivinar quién pasa atrás de la pantalla porque no trabajamos con cuestiones del conocimiento de la física sino con lo mágico y asombroso de cada descubrimiento.

Un proyecto armado con sombras permite trabajar un universo muy rico y variado generando incógnitas sin caer en verdades absolutas. Es posible partir de los miedos, los sonidos, los sentimientos, los interrogantes, los deseos y también de los estereotipos para probar desde allí las  luces y las sombras.

Viviana manifestó lo positivo de ubicarse como espectador del trabajo de sombras. En este sentido, la docente recomienda el trabajo realizado en la Escuela de Arte de la UNSAM y la lectura de la revista virtual UMBRA, que presenta diversas notas filosóficas que pueden servir como disparadores y complemento para transitar el escenario de juego con sombras en el jardín reflexionando sobre nuestras prácticas.  A lo largo de todo el taller, la especialista en títeres muestra al auditorio diversas actividades realizadas para explicar y contextualizar las propuestas y la magia en la construcción de la escena y los materiales trabajados (siluetas de cartón, botellas de plástico, papel celofán).

“Es importante – señaló- no caer en la tentación de mirar al objeto sino a la pantalla porque siempre es necesario hacer sombras con una luz al lado, ya que es usual la creación de una buena figura pero que sin embargo, no resulte funcional a las sombras”. El taller de sombras es, entonces, un camino de descubrimiento que puede comenzar por ejemplo con los perfiles de las manos unidas de distintas formas. Se trata de salir de figuras estereotipadas (flores, árboles y mariposas) y trabajar con pedazos de cosas, uniendo y logrando figuras insólitas. Allí estará el punto de partida, cuando se abre la puerta a lo desconocido y la sombra toma protagonismo para narrar historias por fuera del relato común y predecible.

Al finalizar el taller, y luego de realizar y acompañar diversas improvisaciones de las asistentes, Viviana regala al auditorio parte de su magia con dos frases que funcionan seguramente como premisas del arte titiritero. La especialista cita y recomienda el trabajo de Julieta Tabbush, una sombrista que vivió mucho tiempo en México y hace proyectos que tienen que ver con la política la violencia y los DDHH. Siguiendo esta línea, afirma que alrededor del teatro de sombras se genera un calor similar a un fogón sin fuego que ubica a cada uno de los protagonistas en una entidad de respeto hacia ese espacio y esa magia por develar.

La especialista remarca, por último, la importancia de la atmósfera que se crea en cada historia, habilitando un espacio compuesto por sábanas, manteles calados, múltiples pantallas que permiten rearmar una propuesta. Es fundamental no pensar en términos de sombristas/público, sino como una relación dialógica, con roles intercambiables donde no existe un escenario clausurado ni definitivo. La luz es para Viviana una pintura que permite dibujar con una linterna, un espacio que tiene múltiples y dinámicas pantallas. El desafío es descubrirlas y dejarlas narrar su historia.

El sábado 14 de junio, a las 9:30 en el Auditorio Tanque del Campus Miguelete de la UNSAM, se realizará el Taller II: Entrecuentos, que estará a cargo de Gabriela Arto y Viviana Metri. El taller reflexionará y revalorizará los recursos literarios infantiles como una compuerta hacia la producción de nuevos sentidos que dinamicen los procesos de enseñanza y aprendizaje, promoviendo la formación de sujetos productores de conocimiento. Brindará las herramientas para que los docentes como mediadores ayuden a los niños a hablar sobre los libros que han leído, como así también expresar lo que la imagen les cuenta.

INSCRIPCIONES: [AQUÍ]

+INFO: [email protected]

, , , , ,

Nota actualizada el 12 de junio de 2014

2 comentarios

  1. Bibiana Cassol dice:

    Buenos días, quisiera saber cómo poder contactarme con la especialista en títeres Viviana Rogozinski. Soy docente del Taller de Prácticas del IFDC de Villa Regina (Río Negro) y queremos proponer una capacitación a docentes de Nivel Inicial de la ciudades y lugares aledaños. Me gustaría contar con material y sugerencias de trabajo de la especialista. Desde ya muchas gracias.

    Bibiana Cassol

No están permitidos los comentarios.