La ganadora, Silvina Prieto

Lectura Mundi

Premio La Voluntad: la crónica ganadora ya está online en Anfibia

“Mis días con Giselle Rímolo en la cárcel”, de Silvina Prieto –una mujer condenada a cadena perpetua-, fue el texto ganador de la primera edición del concurso organizado por la revista digital de la UNSAM, la Fundación Tomás Eloy Martínez, la editorial Planeta y los escritores Martín Caparrós y Eduardo Anguita, que busca nuevas maneras de contar la realidad de la Argentina.

La revista digital de la UNSAM, la Fundación Tomás Eloy Martínez, la editorial Planeta y los escritores Martín Caparrós y Eduardo Anguita organizaron la primera edición de este concurso que busca nuevas maneras de contar la situación actual de la Argentina.

La propuesta del Premio La Voluntad era escribir historias sobre la actual situación social, política, económica, cultural de nuestro país del modo que cada cual considere más apropiado. Silvina Prieto, quien convivió casi un año con la falsa médica Giselle Rímolo en el penal de Ezeiza, eligió contar su historia despojada de sordidez, con ironía pero sin llegar al cinismo, superando los clichés, el lugar común de la compasión progresista, y dándole a la cultura tumbera, ese mundo de violencias y tragedias cotidianas, el aire fresco de una escena en libertad.

Ahora, su texto, que ya fue publicado en Anfibia, conformará junto con los demás trabajos finalistas –”Camino de ida” de Julia Comba, “El hombre de la tierra” de Agustina Grasso, “El soldado de Cristina” de Gabriel Sued, “Exiliados transitorios: los porteños de la matanza” de Rosario Marina, “La hora del referí, o el clásico entre Fuerte Apache y Ciudad Oculta” de Mariano Murphy, “La muerte en el viento” de Ezequiel Casanovas, “Perfil de Germán Ejarque” de Rolando López, “Sanación en el cañaveral” de Máximo Chehin y “The Garza Dietrich” de José Emilio Malé y Martín Paoltroni- un libro que será publicado antes de fin de año por la editorial Planeta.

Todos los ganadores y el jurado

Todos los ganadores y el jurado

Para leer la crónica, hacé clic aquí.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *