Escuela de Humanidades,UNSAM en los Medios

Claudio Ingerflom escribe para Perfil

El director de Centro de Estudios sobre los Mundos Eslavos y Chinos (CEMECH) publicó una columna en la sección Sociedad sobre las condiciones de detención penal en Rusia, tras la detención de los activistas argentinos de Greenpeace.

“Rusia siempre tuvo aspiraciones a ser una potencia, a tomar un papel preponderante en la escena internacional. No de imperialismo, pero sí de potencia. Eso significa como corolario que en su jurisdicción se apoyen en la razón de Estado, y que todo lo que signifique otras razones, como las que tiene Greenpeace, sean secundarias a lo que los rusos consideran sus intereses estatales. Las condiciones de detención allí son duras, pero los detenidos de Greenpeace deben estar siendo mejor tratados que los presos rusos, ya que eventualmente ellos saldrán y podrán contar lo que vivieron allí.”

Para ver nota completa: clic aquí

Nota actualizada el 15 de octubre de 2013

No están permitidos los comentarios.