IIPC UNSAM

TAREA-IIPC

La Universidad restauró la obra de Collivadino que se expone en el Museo de Bellas Artes desde el 23 de julio

Luego de seis años de trabajo de un equipo multidisciplinario del IIPC-Taller Tarea, la colección del artista de Barracas llega al público en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA). Con el auspicio de la Secretaría de Cultura de la Nación y curaduría de Laura Malosetti Costa, directora de la Maestría en Historia del Arte Argentino y Latinoamericano de la UNSAM, la exposición ‘Collivadino, Buenos Aires en construcción’ cuenta con más de cien obras y es la mayor que se haya hecho del artista.

Por Camila Flynn. Fotos: Pablo Carrera Oser.

Fruto del trabajo realizado por un equipo multidisciplinario del Instituto de Investigaciones sobre el Patrimonio Cultural (IIPC), las piezas que se suman el catálogo final de la muestra del MNBA, Collivadino, Buenos Aires en construcción’ (compuesta por un centenar de obras de distinto formato y soporte provenientes de colecciones particulares y museos nacionales), cierran los proyectos “Materiales, técnicas e imagen en Buenos Aires entre fines del siglo XIX y la Segunda Guerra Mundial” y “Modernidad y Academia en Buenos Aires entre el Centenario y la Segunda Guerra Mundial”, a través de los cuales la UNSAM pudo analizar, restaurar y catalogar el legado de la colección del Museo Pío Collivadino, perteneciente a la Universidad de Loma de Zamora.

A lo largo de casi seis años, historiadores del arte, restauradores y físico-químicos dirigidos por Laura Malosetti Costa trabajaron para la estabilización de este patrimonio, compuesto por una serie de óleos, aguafuertes, bocetos y dibujos preparatorios del artista, hallados en condiciones de conservación precarias. “Las acuarelas estaban mojadas en los bordes y el archivo general presentaba deterioro por la baja calidad del papel, que en esa época se hacía con pasta mecánica. Otro problema fue el de los dibujos realizados con tintas ferrogálicas, que con el tiempo se autodestruyen. Recuperar estas 400 tintas requirió un trabajo de investigación, diagnóstico e intervención muy delicado”, cuenta Nora Altrudi, una de las investigadoras principales del proyecto. “A grandes rasgos, lo que hicimos fue estabilizar el total de la colección, con el agregado de guardas de conservación para cada pieza. En cuanto al archivo, las 5000 piezas que recibimos –entre cartas, postales y bocetos- fueron limpiadas, aplanadas, reparadas y, en algunos casos, intervenidas con acciones de restauración más intensivas”.

Sobre el trabajo con los óleos y las acuarelas, Néstor Barrio, decano del IIPC, detalla: “Llegaron 102 piezas, en su mayoría cartones. El desafío de trabajar este soporte fue muy interesante, sobre todo porque no encontramos antecedentes ni bibliografía sobre cómo tratar cartón. Investigamos las fibras del material, los tipos de cartón que había en el mercado de esa época, tomamos muestras de la sucesión de las capas, radiografías, reflectografías. Aproximaciones que nos permitieron tener un conocimiento mucho más integrado de la obra de Collivadino, además de hacer una contribución interesante a la materialidad de estos objetos”. Responsable de la organicidad del proceso, Barrio explica: “Cuando se restaura una serie hay que poner el ojo en la totalidad del conjunto, para que se vea armónico. Esto probablemente sea una de las cosas más difíciles de hacer en restauración, pero creo que lo conseguimos”.

Pío Collivadino fue el primer pintor urbano de Buenos Aires. Nació en Barracas en 1869 y vivió en Italia entre 1890 y 1906, donde se especializó en muralismo. De regreso al país, decidió plasmar en sus obras la transformación acelerada de su ciudad. La muestra del MNBA rescata esta mirada paisajística, con un mapa de las escenas portuarias, los rascacielos y avenidas del centro, los nuevos edificios industriales, las usinas y puentes de sus orillas y los barrios marginales de la ciudad porteña de principios del siglo XX.

“Collivadino fue una de las figuras más influyentes del campo artístico local. Como director de la Academia Nacional de Bellas Artes enseñó a pintar a sucesivas generaciones de estudiantes. Allí mismo abrió los talleres de grabado y escenografía, e introdujo en el país la técnica del aguafuerte. Los Artistas del Pueblo estudiaron con él”, apunta Malosetti, quien también estuvo a cargo de la curaduría de la muestra. “Era un hombre que enseñaba técnica y cuya cocina era trascendente: tenemos cartas de Cándido Portinari pidiéndole la receta para secar rápido un fresco, por ejemplo. Fue el fundador del grupo Nexus junto a Fernando Fader, Carlos Ripamonte y Arturo Dresco, entre otros; director de la decoración de los desfiles de carnaval de Plaza de Mayo y el primer argentino en participar en la Bienal de Venecia. Tuvo una actividad enorme. En este sentido, el estudio que hicimos en el IIPC tiene una importancia que va más allá de la figura del artista”.

Hasta el 15 de septiembre podrá visitarse esta muestra, que atraviesa la época de formación del pintor en Roma, su breve actividad como muralista en Montevideo y su rol en la formación del grupo Nexus. Habrá un catálogo prologado por el Secretario de Cultura, Jorge Coscia y la directora del MNBA, Marcela Cardillo que incluirá ensayos de Laura Malosetti Costa y las investigadoras Marta Penhos, María Bjerg, Claudia Shmidt, Verónica Tell y Catalina Fara, además de un dossier elaborado por Néstor Barrio y miembros del equipo de restauradores e investigadores del Instituto de Investigación sobre el Patrimonio Cultural (IIPC-TAREA) de la UNSAM.

“Mi tarea como curadora fue tratar de decidir qué mostrar”, explica Malosetti. “En términos de impacto, para que una exposición resulte efectiva tiene que haber un concepto. Lo que yo propongo es que el núcleo duro de la obra de Collivadino está en el paisaje urbano. Sabemos que la mirada paisajística aparece con la distancia. La persona que vive en el paraíso no puede verlo, a menos que se aleje. Collivadino se aleja de Buenos Aires en un momento de mucho cambio y vuelve con la mirada de un gringo, extrañada y amorosa a un mismo tiempo. Y entonces pinta los arrabales, los bordes de la ciudad opulenta, las calles todavía de barro, los faroles a gas, el impacto de la electrificación, los márgenes de la ciudad, desde un lugar trascendental”.

Museo Nacional de Bellas Artes
Pabellón de Exposiciones Temporarias
23 de Julio al 15 de septiembre de 2013
Martes a viernes: 12.30 a 20.30
Sábado y domingo: 9.30 a 20.30
Visitas guiadas: de martes a domingo a las 18:00 (excepto feriados), a partir del 30 de julio.
Entrada libre y gratuita.

 

 

EQUIPOS DE RESTAURACIÓN | IIPC -TAREA | UNSAM:
• PIP N° 112-200801-00757. Equipo de trabajo: Nora Altrudi, Julia Ariza, María Isabel Baldasarre, Néstor Barrio, Patricia Basualdo, Catalina Fara, María Filip, Ana Gayoso, Agata Gigante, Deborah Grant, Ana Hib, Cecilia Jorge, Nicolás Kwiatkowski, Marina Liguori, Laura Malosetti Costa, María Ángela Silvetti, Gabriela Siracusano, Sandra Szir y Verónica Tell.

• PICT N° 2120. Equipo de trabajo: Nora Altrudi, Julia Ariza, Néstor Barrio, Patricia Basualdo, Catalina Fara, Luciana Feld, María Filip, Judith Fothy, Damasia Gallegos, Agata Gigante, Alejandra Gómez Paredes, Dolores González Pondal, Deborah Grant, Ana Hib, Cecilia Jorge, Nicolás Kwiatkowski, Luis Liberal, Marina Liguori,Laura Malosetti Costa, Fernando Marte, Sergio Medrano, Ana Morales, Marta Penhos, Juan Carlos Plumari, Daniel Saulino María Ángela Silvetti, Sandra Szir, Marcos Tascon, Verónica Tell, Catalina Valdés y Carolina Vanegas.

Para ver el capítulo de la serie documental ‘Restauradores’ (Canal Encuentro) dedicado a Collivadino: clic en Colección Collivadino. Papel

Nota actualizada el 19 julio, 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *