Horacio Tarcus

Notas de tapa,Rectorado

15 años del CeDInCI, donde vive la memoria de la cultura de izquierdas

Fundado en 1998 a partir del archivo y la biblioteca personal del historiador Horacio Tarcus, es el mayor centro de documentación de la cultura de izquierdas en América Latina: atesora 85 mil libros y folletos, 3 mil colecciones de revistas culturales nacionales e internacionales, 4 mil periódicos y revistas políticas y 60 fondos de archivo de intelectuales argentinos, entre ellos el de José Ingenieros. Un recorrido por sus rincones y curiosidades, y un adelanto de la muestra sobre el peruano José Carlos Mariátegui con la que celebran sus primeros 15 años de historia.

Por Paula Bistagnino. Fotos: Pablo Carrera Oser / Gentileza CeDInCI

 

Horacio Tarcus saca dos hojas perfectamente dobladas del bolsillo del pantalón; escritas en ambas carillas. Sea en Buenos Aires, en Amsterdam, en México o en Rusia, por donde sea que vaya, las dos hojitas viajan con él. Es la lista de libros, revistas y periódicos que faltan en su colección. Así, haciendo un trabajo obsesivo y detallado, buscando entre cajones de liquidaciones y ofertas de ferias, librerías, locales de antigüedades o coleccionistas particulares, día a día enriquece el CeDInCI, que este año cumple 15 años de historia formal, pero que en realidad empezó a crearse sin objetivo conocido hace más de 40, poco antes del comienzo de la dictadura militar, cuando él era un estudiante de historia y empezó a juntar “papeles” en su casa.

“Tuve una especie de sentimiento benjaminiano de que había algo que iba a arrasar con una memoria y entonces sentí la necesidad de conservarla y salvarla”, explica en su oficina, rodeado de algunos cientos de los miles de libros y documentos que hoy forman el Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas en la Argentina (CeDInCI); en una casona del barrio de Flores en la que ya no cabe un estante más: en bibliotecas y estanterías, del piso al techo, y hasta sobre los marcos de las puertas;  sobre escaleras, en placares y muebles acomodados como un “tetris” sin dejar espacios en blanco; conservados en cajas y bolsas especialmente tratadas para evitar la humedad y la acidez; con la dedicación y el trabajo de 15 personas que comparten la pasión de Tarcus.

CeDInCI

“El milagro argentino”

Tulio Halperín Dongui dice que el CeDInCi es “un milagro argentino”. Y lo es: logró sobrevivir a crisis, avatares, tiempo, manos diversas y herencias en juego.  Así ha llegado hoy a atesorar 80.000 libros y folletos, 1.800 colecciones de revistas culturales argentinas y 1.200 internacionales, casi 4.000 títulos de periódicos y revistas políticas argentinas y extranjeras, 60 fondos de archivo de intelectuales y políticos argentinos, además de miles de fotografías, volantes, afiches, boletines, suplementos y distintos objetos; muchos de ellos únicos y casi todos inhallables.

El centro incluye biblioteca, hemeroteca y archivo. Allí trabajan 15 personas, que se dedican a la preservación, conservación, catalogación y difusión del material, que abarca las producciones políticas y culturales de las izquierdas desde sus orígenes en la segunda mitad del siglo XIX hasta la actualidad.  Aunque el eje con el que nació y alrededor del cual se construyó es la cultura de izquierdas, el acervo actual del CeDInCi  incluye publicaciones anarquistas, socialistas, comunistas, trotskistas, de la “nueva izquierda”, radicales, peronistas, democristianas, liberales, conservadoras y nacionalistas. Los documentos cubren una variedad de temas y lo hacen tanto desde espacios partidarios como independientes: políticos, gremiales, intelectuales, artísticos, estudiantiles, de género, de derechos humanos, etc. “Acá vinieron y vienen investigadores argentinos y del exterior. Es un lugar de referencia obligado para quien investigue estos temas. Y todos ellos, como lo tuve que hacer yo y casi todos los colegas de mi generación, antes de la existencia del CeDInCI, tenían que ir a ver esto mismo a Ámsterdam, que es donde existe el mayor archivo de anarquismo y prensa obrera del mundo”, cuenta Tarcus. Hoy, a través de un convenio, aquel material también está disponible en el país a través del CeDInCI.

Sus colecciones conservan piezas únicas, desde rarísimos periódicos obreros del siglo XIX hasta revistas de proyección continental como la chilena Babel, la colombiana Eco, la habanera Orígenes o la mítica Marcha de Montevideo, además de miles de cartas, borradores, apuntes, libros de viajes que testimonian todo el siglo XX de la mano de intelectuales, escritores y artistas, desde
José Ingenieros hasta el recientemente fallecido José Sazbón. En el primer caso, por la decisión de sus herederos motivada por la obsesión de Tarcus; en el segundo, por deseo y voluntad del propio Sazbón, que conocía y valoraba la labor del CeDInCi. Para guardar y conservar su obra, de unos 10 mil volúmenes, tuvieron que alquilar un departamento a tres cuadras de la casona de Flores y, también, llenarlo de estanterías.

CeDInCI

“Los 15 años de historia y trabajo nos han generado un reconocimiento en cuanto a la responsabilidad y el cuidado con el que trabajamos para conservar todas estas piezas, que son invalorables. Y la unión estratégica con la UNSAM nos da un respaldo institucional que no sólo nos permite tener la garantía de la continuidad del trabajo de la gente que forma el equipo y que, por años, puso su tiempo y esfuerzo ad honórem; sino que además nos enmarca en una estructura que sin duda sobrevivirá al tiempo. Porque como con todo, nunca es bueno que las cosas dependan de una persona o un pequeño grupo. Hoy tengo la certeza de que todo esto me sobrevivirá y seguirá creciendo. Y esa tranquilidad es invalorable”, dice Tarcus, ansioso por la mudanza al flamante edificio que la UNSAM está construyendo en Bartolomé Mitre y Sánchez de Bustamante. “Ahí podremos reunir todo el CeDInCI en un solo lugar y eso es una gran noticia para nosotros”, concluye.

 

Muestra sobre José Carlos Mariátegui

Los bibliotecarios, archivistas e investigadores que conforman el equipo del CeDInCI festejarán estos 15 años a lo largo de todo 2013 con diversas actividades. La primera es una muestra -recién inaugurada- sobre el marxista peruano José Carlos Mariátegui, de quien se expondrán afiches, cartas, fotografías,  libros y la colección original de su legendaria revista Amauta. Se puede visitar de lunes a viernes de 10 a 19 en Beltrán 125.

 

Más información en www.cedinci.org / 4631-8893 / [email protected]

 

Nota actualizada el 8 de mayo de 2013

2 comentarios

  1. Liliana dice:

    Me alegra profundamente la idea de conservar la memoria a través de publicaciones.Siento un gran respeto hacia la misma. Mis saludos sinceros:Liliana Etlis

  2. Como expresa el filósofo izquierdista argentino Oscar del Barco: “Creo que parte del fracaso de los movimientos ‘revolucionarios’ que produjeron cientos de millones de muertos en Rusia, Rumania, Yugoeslavia, China, Corea, Cuba etc., se debió principalmente al crimen. Los llamados revolucionarios se convirtieron en asesinos seriales, desde Lenin, Trotzky, Stalin y Mao, hasta Fidel Castro y Ernesto Guevara”.

    [email protected]

No están permitidos los comentarios.