Festival de cine

Instituto de Artes Mauricio Kagel

Los ganadores del Primer Festival Latinoamericano de Cine

Tras cinco días a puro cine, el domingo 30 de septiembre terminó la competencia cinematográfica organizada por la UNSAM con una ceremonia en el Centro Cultural Plaza de San Martín.

Por Dolores Caviglia – Fotos: Alfredo Srur – Equipo de Comunicación UNSAM

 

El acto de premiación comenzó con un recital de la Banda Municipal de San Martín, que deleitó a los vecinos y a los participantes del festival que se habían acercado para disfrutar del cierre de la primera fiesta del cine de la Universidad.

Luego habló la directora del festival y de la carrera de Realización y Producción en Cine Documental, Dolly Pussi, quien agradeció a la Universidad, a la municipalidad y al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) por la oportunidad y por el apoyo: “Estamos muy felices de haber llevado adelante esta iniciativa, el cine también es parte de la cultura”. Además contó que el festival surgió para celebrar los 20 años de la UNSAM y pidió la colaboración de todo el municipio para que el evento se repita año tras año.

Fueron más de cien películas, entre cortos y mediometrajes, las que se presentaron en la competencia de la UNSAM. En la categoría corto de animación, Paraíso Terrenal del chileno Tomás Welss obtuvo una mención especial, mientras que el ganador fue Luminaris, del argentino Juan Pablo Zaramella. Lobo está fue el corto de ficción que se llevó el premio del festival. Su director, Hugo Curletto, agradeció a la UNSAM por la posibilidad y dijo que el reconocimiento es “un mimo que alimenta y abre la posibilidad de seguir haciendo cosas. Todo lo que apunte a difundir, a mostrar historias fuera de lo que es históricamente el centro de producción, Buenos Aires, está bueno”. En el rubro corto documental fueron reconocidas con menciones especiales las películas extranjeras Ella, del colombiano Andrés Felipe Vera Poveda; y Ser tão cinzento, del brasileño Henrique Dantas; y las nacionales Juan, el primer astronauta argentino, del cordobés Diego Julio Ludueña; y Mal llamado, de Lautaro Di Maio. El corto ganador fue Constitución, de Natalia Ardissone y Jimena Cantero.

Lorefice y Pussi junto al equipo de la Unidad Académica de las Artes

Los mediometrajes que obtuvieron el primer puesto fueron: en la categoría ficción, Una cama para Valentina, del mexicano Inti Aldasoro; y en la categoría documental Escondidos al oeste del Pichi Leufu de la rionegrina Natalia Cano, quien agradeció el reconocimiento de la Universidad, la ayuda de los vecinos de Bariloche que brindaron su testimonio para la película y dijo que espera ver crecer esta iniciativa de la UNSAM para “generar un espacio de cine para la Argentina”. “Este premio es muy importante porque la historia que cuento es muy local pero de alcance nacional. Pero que llegue a todos lados depende de que se tenga la intención de que ocurra. Estas historias hacen que los argentinos nos podamos vincular con América Latina”, agregó. El mediometraje documental Chinahuapa (bajo las estrellas), del mexicano Ricardo Garfias, recibió una mención especial.

Además fue premiado en la sección Contar San Martín el trabajo realizado por los chicos del Centro Comunitario 8 de Mayo, Arte de mayo. El intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, subió al escenario del Centro Cultural Plaza para entregarles el reconocimiento. “Felicitaciones a todos los que hicieron que el municipio tenga su propio festival de cine. La cultura, el cine, es una manera de encontrarnos, de relacionarnos y de descubrirnos”, dijo.

En el final de la ceremonia, Miguel Ángel Lorefice, el director de la Unidad Académica de las Artes -la organizadora del evento- tomó el micrófono para homenajear a la cineasta Dolly Pussi, a quien calificó no como una mera profesora, sino como una verdadera “maestra”.

 

 

Nota actualizada el 3 de octubre de 2012

No están permitidos los comentarios.