Pigna y De Mendiguren

Notas de tapa,Secretaría de Gobierno y Relaciones Institucionales

De Mendiguren en el Campus Miguelete: “Argentina no tiene una burguesía nacional”

El historiador Felipe Pigna y el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) conversaron sobre el desarrollismo, la producción nacional y los salarios. Fue el primer encuentro del ciclo Perspectivas para el desarrollo en la Argentina, organizado por el Foro del Libertador. El próximo encuentro será con Jorge Neme, coordinador del PROSAP, el jueves 19 de septiembre.

Por Paula Bistagnino – Fotos: Verónica D’Alia / Equipo de Comunicación UNSAM

¿Argentina tiene una burguesía nacional? ¿Por qué el desarrollismo no logró convertirse en una política de largo plazo? ¿El empresariado ya está comprometido con la democracia o todavía hay resabios de la dictadura? ¿Cuál es la realidad de la industria nacional hoy? Estas fueron algunas de las preguntas que José Ignacio de Mendiguren respondió a Felipe Pigna, director del Centro de Divulgación de Historia Argentina (CDHI) de la UNSAM, en la primera de una serie de entrevistas públicas que el historiador hará hasta fin de año a figuras de la política nacional.

El encuentro fue en el Auditorio Carpa del Campus Miguelete. Durante más de una hora, el titular de la UIA conversó con el  historiador sobre todos los temas. Y dio varias definiciones fuertes: “Argentina no tiene una burguesía nacional en términos de compromiso con el país, que le va bien cuando a la Nación le va bien y a la inversa. Esa es una asignatura pendiente que tenemos. A diferencia de otros países, nunca trabajamos en esto con la conciencia necesaria”, respondió.

Luego hizo un breve repaso de la historia de la industrialización y el desarrollismo en el país. Y lo comparó con  Brasil: “En el ’58 teníamos el mismo Producto Bruto que ellos e incluso hicimos planes de desarrollo de la industria similares. Pero claro, después actuamos de manera muy distintas: Brasil nunca más abandonó el proyecto industrial, ni siquiera en la dictadura militar; mientras que Argentina no sólo no lo mantuvo en el largo plazo, sino que lo deshizo rápidamente”. Y agregó: “Basta un ejemplo de lo que significó el desarrollismo allá y acá. Juscelino Kubitschek tiene avenidas, calles, muchas cosas que llevan su nombre en Brasilia. Acá Arturo Frondizi no tiene ni una bocacalle”.

Para el titular de la UIA, “Argentina tuvo todo, incluso antes que Brasil: por ejemplo YPF se fundó en  1927 y Petrobras en 1950. Y así con la mayor parte de las industrias clave. Entonces no se trata de que no lo hayamos hecho. El tema es que no lo sostuvimos. Esto sin dejar de saber que la decisión de seguir el camino del desarrollo industrial afecta profundos intereses. Cosa que supieron bien Perón y Frondizi”.

Pigna también quiso saber su opinión acerca de las supuestas confrontaciones entre campo e industria y capital y trabajo. “Si uno analiza los 200 años de historia argentina vemos que siempre hemos funcionado con estas oposiciones y que nunca logramos encontrar una síntesis. En el caso de industria y campo, creo que es algo que ya se está superando en la práctica, aunque todavía el presidente de la Sociedad Rural dice lo que dice. En cuanto al enfrentamiento capital-trabajo, todavía no hay una conciencia de que si al empleado le va bien, al empresario también. Aún prevalece el concepto de costo y no el de motor de la actividad económica”.

Ante la pregunta de Pigna sobre el compromiso del empresariado argentino con el sistema democrático, el industrial fue claro: “Ya nadie tiene sueños trasnochados pero todavía hay intolerancia en algunos sectores, que surge de no entender que la que conduce un proceso democrático es la política. Uno puede sugerir y proponer, pero en un sistema democrático la decisión está en la política”, dijo, y atribuyó parte de esa actitud “a la oposición, que no aparece ni tiene propuestas”.

Por último Pigna se refirió al proceso de crecimiento regional y argentino en particular frente a la crisis que atraviesa el mundo. El titular de la UIA calificó este momento como “una oportunidad que requiere voluntad política para armar una agenda común estratégica, que hay que sentarse a conversar con Brasil, que si bien es Brasil, no se niega a sentarse cuando el Gobierno argentino se pone firme”. Sobre la situación de la economía y la industria argentinas hoy, De Mendiguren reconoció que desde el segundo semestre de 2011 hay una desaceleración. “Se cayeron el sector automotriz y de metales básicos, que son los que antes nivelaban mucho para arriba. Pero la realidad es que desde el piso de la crisis hasta hoy hubo un crecimiento del 112%, el más sostenido e intenso de la región”. Y concluyó: “Además un país que crece y se desarrolla genera déficit” .

Entre los asistentes hubo funcionarios de la Municipalidad de San Martín, la provincia de Buenos Aires y el Gobierno Nacional. La entrevista fue presentada por Hugo Nielson, secretario de Relaciones Institucionales de la UNSAM,  y por el profesor Fernando Suárez, director del espacio de investigación Foro del Libertador, el espacio de investigación de la Universidad que organiza el ciclo de entrevistas públicas. “Queremos que el foro, y a través de él esta casa, sea un lugar de aproximación a los grandes problemas del país; que de estas entrevistas surjan ideas y proyectos para avanzar en el crecimiento a largo plazo. No pensamos en hoy, sino que queremos trabajar en  políticas de carácter estratégico”, dijo Suárez. En tanto Nielson remarcó la intención de aportar al debate y el desarrollo del país. “Estamos orgullosos de que estas prestigiosas figuras del país visiten la UNSAM. Queremos que la Universidad no sea un enclave en sí mismo, sino que se abra y aporte a la sociedad”.

También estuvieron el vicerrector de la Universidad, Daniel Di Gregorio, y el decano de la Escuela de Economía y Negocios (EEyN), Marcelo Paz, que también participa de la organización del ciclo.

Los encuentros continúan hasta fin de año: Jorge Neme, coordinador del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP) el 19 de septiembre;  Héctor Valle, titular de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), el 24 de octubre; y la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, el 14 de noviembre.

Nota actualizada el 23 de agosto de 2012

No están permitidos los comentarios.