Lectura Mundi,Notas de tapa

Richard Sennett se despidió de la UNSAM

En su introducción a la conferencia magistral del viernes 3, el rector Carlos Ruta valoró el concepto de una universidad de la periferia metropolitana que, a la vez que se propone convocar a referentes mundiales de las ciencias sociales, tiene como exigencia vincularse con la población de su territorio.

Por Verónica Gago – Foto: Pablo Carrera Oser/Equipo de Comunicación UNSAM

Richard Sennett hizo un adelanto de su último libro Together, que saldrá en castellano en seis semanas. El nudo de su conferencia fue plantear la cooperación como un arte. ¿Cómo se aprende a hacerlo entre ajenos y desconocidos? ¿Qué habilidades y destrezas son necesarias? “Es similar a la cooperación que se requiere en la música de cámara: cada quien aprende por sí mismo, pero se ve exigido de otra manera cuando debe cooperar con el conjunto”, explicó.

Para tal fin, desplegó el análisis de tres tensiones. La primera, referida al lenguaje: “Hay una distinción entre la dialéctica y la dialógica. La dialéctica, referida a la relación entre el amo y el esclavo planteada por Hegel, supone siempre una lengua del intercambio a partir de esa relación jerárquica. La dialógica planteada por Bajtín, en cambio, supone que no hay cierre en la conversación”. Sennett desarrolló brevemente esta segunda forma para mostrar que hay allí siempre la idea de una lengua inadecuada e insuficiente: la dialógica refiere a situaciones en las que el orador no logra decir lo que quería así como al músico muchos veces no le sale el sonido que esperaba. Pero también que ese modo del lenguaje debe valerse de gestos que no se reducen al habla.

“Cuando era joven tuve la suerte de poder tocar con un director muy bueno, cuya clave de la dirección era el movimiento que hacía con sus cejas. Ese gesto era parte de un lenguaje no verbal, una voz subjuntiva que busca la respuesta del otro”, detalló el sociólogo. Esto supone, a su vez, una dialógica de la escucha que va más allá de la superficie, una interpretación de signos más compleja.

En este punto Sennett señaló una nueva tensión: entre una voz declarativa –siempre clara y precisa– y una voz subjuntiva, que siempre abre espacio a la duda, a la ambigüedad y, por tanto, a la apertura del diálogo. La voz subjuntiva, aclaró, es fundamental para la cooperación “porque deja más lugar para el intercambio”. Pero también porque es más compleja y menos monótona que la voz declarativa.

La última tensión estuvo vinculada al modo en que nos relacionamos con los otros. El sociólogo distinguió entre la simpatía y la empatía. La simpatía es casi un sinónimo de la compasión: “Una emoción del corazón, hermana de la pena. Está basada en la identificación con el otro y tiene raíces bíblicas”. La empatía, en cambio, es un poco más fría pero se nutre de la curiosidad: “Se busca entender la situación del otro pero sin referirla a uno mismo, no hace falta sentir el dolor del otro como si fuera nuestro pero sí querer comprenderlo”. Para Sennett es la empatía la que posibilita la cooperación compleja. En la simpatía, agregó, lo que se pone en primer lugar es el “yo”, mientras que ante la empatía lo que sucede es una suerte de “objetificación”: lo que sucede toma fuerza expresiva por sí misma.

Para terminar, Sennett dijo que en el siglo XIX hubo una división entre una izquierda social y una izquierda política que aún está vigente. ¿En qué se funda? La izquierda social se centra en la política que va de abajo hacia arriba mientras que la izquierda política se sostiene en base a una disciplina que va de arriba hacia abajo. “La izquierda política –señaló el sociólogo para retomar los conceptos expuestos- se vincula a la dialéctica, a la voz declarativa y a la simpatía”. Y aclaró su posición: “Hoy necesitamos poner más énfasis en la izquierda social que es la que sabe trabajar con la cooperación compleja. Necesitamos esas destrezas si verdaderamente queremos trabajar de abajo hacia arriba”. Para concluir dijo que la tensión puede sintetizarse entre “una política de la cooperación y una política de la solidaridad”. Pero no es sólo una distinción analítica, se trata fundamentalmente de conflicto entre prácticas.

Nota actualizada el 6 de agosto de 2012

3 comentarios

  1. Diana dice:

    Quisiera saber si puedo obtener en algún lugar las conferencias desgarbadas de Sennett.
    Gracias

No están permitidos los comentarios.