Presentación del libro de Héctor Palma

Escuela de Humanidades,home,Lectura Mundi

Héctor Palma: “El periodismo científico tiene una responsabilidad enorme”

“Infidelidad genética y hormigas corruptas”, el libro de Héctor A. Palma, filósofo, docente e investigador de la UNSAM, fue presentado en el Auditorio Lectura Mundi en el marco del Seminario sobre Ciencia y Narración a cargo del escritor y periodista italiano Bruno Arpaia.

El trabajo sobre periodismo científico y comunicación pública de la ciencia contó con los comentarios de Arpaia, del doctor Aníbal Gattone, secretario de Investigación de la UNSAM; y de la doctora Ana María Vara, investigadora del Centro de Estudios de Historia de la Ciencia y la Técnica “José Babini”, dependiente de la Escuela de Humanidades, y directora de la Licenciatura en Comunicación Audiovisual de la Universidad.

Los panelistas fueron presentados por Mario Greco, director del Programa Lectura Mundi, quien contó que la obra de Palma también inauguraba un espacio nuevo, organizado entre la Escuela de Humanidades, Lectura Mundi y el Centro “José Babini”, que propone la práctica del desacuerdo.

El primero en hablar sobre Infidelidad genética y hormigas corruptas, que aborda la práctica del periodismo científico tras analizar más de 300 artículos publicados en los diarios de mayor circulación en Argentina durante los últimos 10 años,  fue Aníbal Gattone, quien destacó que “no hay placer más lindo que aprender cuando uno lee”. “Pasé del asombro al gusto, a entender un poco más. Me encanta ser un tipo que sabe más hoy después de haberlo leído”, dijo.

Sin embargo indicó que con el correr de las páginas no pudo evitar sentir angustia por la falta de compromiso de los medios de comunicación a la hora de tratar la información científica, algo que Héctor Palma resalta.

“Esa angustia está quizá algo alivianada porque se trata de ciencia y para el normal de la gente no pega en nuestra vida diaria. Pero crece al pensar que esto podría hacerse con la política o la economía. En ese caso, mi dios, no podría creer ni la primera línea de lo que aparece en un diario”, dijo Gattone.

Tras su discurso fue Ana María Vara quien tomó el micrófono y, apegada al eje del desacuerdo anunciado minutos antes por Mario Greco, fue contundente: “Héctor en su libro dice que es mejor saber que no saber, que es mejor saber más que saber menos y que el conocimiento debe ser difundido universalmente. Ahora, yo me pregunto, ¿Queremos que se difunda democráticamente el conocimiento para hacer armas químicas, para hacer explosivos, para hacer tóxicos, para torturar?”. Fue una larga enumeración de conocimientos que no deberían estar en manos de la sociedad por dañinos o inaceptables, entre otros, la que realizó.

Luego llegó el turno del italiano Bruno Arpaia, quien tomó una de las posturas que Palma explicita en su libro, “Los modelos científicos son metáforas”, para relacionarla con una de sus tesis, la que entiende a la ciencia también como un cuento. “La ciencia es una narración, no es un cofre de certezas, sino un cofre de preguntas. Es una manera de interrogar al mundo”, dijo el autor de La energía del vacío.

Héctor Palma fue el último en hablar. Para explicar el porqué de su trabajo, utilizó una noticia que salió ayer en todos los medios de comunicación, que anunciaba el probable hallazgo de la mal llamada “partícula de Dios”.

“Esta es una metáfora muy equivoca. Si van a los comentarios de las notas de los diarios, el 80 por ciento de las discusiones es sobre Dios. Ahí uno claramente ve algo que dice el libro: finalmente el que lee tiene eso como el dato duro, lo único que tiene frente a sí para informarse y sobre eso no va a buscar más datos. La noticia del diario se toma eso como una fuente”, dijo.

Por eso, a su entender “el periodismo científico, la comunicación publica de la ciencia, tiene un poder enorme y una responsabilidad también enorme” y si quiere cumplir con los argumentos que utiliza para justificarse debería funcionar de otra manera.

Palma finalizó la presentación de su libro con un postulado contradictorio y algo trágico: “La comunicación pública de la ciencia es una tarea imposible pero insoslayable. Es siempre una batalla perdida. Y es algo demasiado serio como para dejarlo en manos de los grandes medios de comunicación”.

 

Foto: Verónica D’Alia

Nota actualizada el 6 de julio de 2012

No están permitidos los comentarios.